Cabo de San Vicente

El cabo de San Vicente es un accidente geográfico situado en el extremo sudoeste de Portugal, que marca el límite occidental del golfo de Cádiz. Se encuentra cerca de Sagres, concejo de Vila do Bispo. Se le conocía en tiempos romanos como Promontorium Sacrum, lugar dedicado al dios Saturno.

SDC14607 - copia copia

Estrabón al describir la península ibérica, dijo de él que “no era el punto más occidental de Europa, sino de todo el mundo habitado”. Aunque hoy se sabe que el punto más occidental de la Europa continental es el cabo de Roca.

SDC14625 copia

En el mismo cabo de San Vicente hay una antigua fortaleza visitable y un faro dentro de la misma fortaleza. También existen otras fortalezas en las proximidades de este cabo, como en Sagres, localidad donde residió Enrique el navegante durante la última etapa de su vida.

SDC14602 copia

Enrique de Portugal, apodado “El Navegante” (Oporto 4 de Marzo de 1394 – Sagres, 13 de noviembre de 1460),​ Infante de Portugal y primer duque de Viseu, fue uno de los protagonistas de la política portuguesa de la primera mitad del siglo XV y del inicio de la Era de los Descubrimientos en Portugal. Por ser hijo, hermano y tío de reyes consiguió el monopolio de las exploraciones por las costas africanas y las islas del Océano Atlántico.

SDC10470 - copia - copia copiaSDC10454 - copia copia

Lagos, a escasos veinticinco kilómetros al este del cabo de San Vicente, se convirtió en un importante lugar de construcción naval gracias a su puerto. Desde allí partieron las expediciones de la casa del infante Enrique, donde estableció su escuela de navegación en el siglo XV, impulsora de los grandes descubrimientos portugueses.

SDC10429 - copia copiaSDC10410 - copia copia

Frente a este cabo se produjo la conocida como batalla del Cabo de San Vicente el 14 de febrero de 1797, donde una flota española comandada por José de Córdova fue derrotada por la flota británica comandada por John Jervis.

SDC10413 copiaSDC10416 copiaSDC10414 copia

Aunque otras batallas anteriores también recibieron el mismo nombre; La batalla del Cabo de San Vicente de 1719, que tuvo lugar el 21 de diciembre, con victoria de un escuadrón de la Real Armada Española al mando de Rodrigo de Torres sobre una fuerza similar de la Marina Real Británica comandada por el comodoro Philip Cavendish. Y la batalla del Cabo de San Vicente de 1780, que tuvo lugar el 16 de enero, donde una flota española comandada por Juan de Lángara es derrotada por la flota británica al mando de George Rodney.

SDC10422 copiaSDC10420 copia

Desde este cabo es posible apreciar el paso continuo de barcos que transitan entre el Mediterráneo y el norte de Europa.

Cabo Sardao, el cabo de las cigüeñas

Existe un cabo en la costa alentejana de Portugal, que tiene una curiosa particularidad. Sus negros y escarpados acantilados son el lugar elegido por las cigüeñas para anidar y criar sus pollos. Está situado en el concejo de Odemira, distrito de Beja, más o menos a medio camino entre el cabo de Sines y el cabo de San Vicente.

Aunque fui más veces, os dejo unas fotos de tres de esas visitas.  Los nidos se pueden ver desde una posición privilegiada, desde la parte superior de los acantilados sin molestar a las aves.

El primer día, con un cielo cubierto, el mar tenía un bonito color verdoso y las cigüeñas estaban cuidando de los huevos en sus nidos.

SDC13147 - copia copiaSDC13143 - copia copiaSDC13157 - copia copiaSDC13110 - copia copiaSDC13170 - copia copia

El segundo día pude ver varios nidos con las cigüeñas criando sus polluelos.

SDC16187 - copia copiaSDC16189 copiaSDC16198 - copia copiaSDC16219 - copia copiaSDC16235 - copia copiaSDC16274 - copia copia

Y en la última visita unas vistas del farol del cabo y el océano Atlántico luciendo un azul maravilloso.

SDC16738 copiaSDC16753 copiaSDC16756 - copia copiaSDC16729 - copia copiaSDC16746 - copia copia

Valverde de los Arroyos

Valverde de los Arroyos es un municipio situado en la provincia de Guadalajara, en la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Destaca por el uso de la arquitectura negra en sus construcciones.

IMG_9158 copiaIMG_9154 copia

La arquitectura negra es un tipo de arquitectura popular que emplea como elemento constructivo principal la pizarra, mineral de tonos grises, violetas, azulados, pardos, plateados o negruzcos. Es una técnica empleada tradicionalmente en algunas zonas españolas como la sierra de Ayllón (entre Guadalajara, Segovia y Madrid) y la sierra de Alto Rey (Guadalajara), en las que la pizarra es un material abundante. Además, debido al aislamiento y a los precarios medios de comunicación existentes, donde no se disponía de otros materiales alternativos se ha usado tradicionalmente este material casi exclusivamente.

IMG_9150 copiaIMG_9142 copia

Este tipo de arquitectura es aplicable a todo tipo de construcciones, tanto viviendas como vallados y delimitaciones agrícolas y ganaderas, tainas y majadas para el ganado, edificios comunitarios como Iglesias y Ayuntamientos, caminos, puentes y otros usos varios.

IMG_9138 copiaIMG_9113 copia

En las localidades de la vertiente norte de la sierra de Ayllón, en la provincia de Segovia, se presenta una fantástica mezcla de arquitectura negra y arquitectura roja.

IMG_9105 copiaIMG_9096 copia

Los ayuntamientos de Campillo de Ranas, Majaelrayo y Valverde de los Arroyos han aprobado nuevas normas encaminadas a proteger el estilo arquitectónico propio de la arquitectura negra tales como el uso exclusivo de la pizarra negra propia de la zona, la prohibición de cables cruzando las calles, de cubiertas planas y de terrazas o ventanas sobre la cubierta.

IMG_9082 copiaIMG_9075 copiaIMG_9072 copia

El Cancho de la Bola

Desde que se introdujeron en la sierra de La Cabrera los buitres leonados, el cancho de la Bola se ha convertido en un santuario de estas curiosas aves. La gran roca se ha blanqueado en los últimos años debido a los excrementos depositados por los buitres, estas aves tienen un privilegiado lugar de observación desde esta ubicación.

Tomando el desvío que sirve para subir al cancho gordo por el collado Alfrecho desde el camino del convento, pronto encontramos esta curiosa piedra a los pies de la sierra.

IMG_7762 copia

Otra roca singular que encontramos en el camino de los canchos con algunas pintadas, sirve para hacer una parada y beber un trago de agua antes de acometer el tramo más duro de la subida.

IMG_7768 copia

Según se va ascendiendo a la sierra se va tomando una espectacular vista del pueblo de La Cabrera y más al fondo las estepas cerealistas situadas entre las vegas del Jarama y el Henares.

IMG_7769 copia

Debido a la pobreza del suelo, la vegetación que se puede ver en esta ladera sur está compuesta principalmente por matorrales, como jaras, cantuesos, tomillos, retamas y algunos árboles acostumbrados a la escasez de agua como enebro y encinas.

IMG_7774 copia

Al llegar al collado Alfrecho nos encontramos con un amontonamiento de piedras que han ido juntando los numerosos excursionistas que pasan por aquí. En este punto se pueden tomar varios senderos, uno a la izquierda que te lleva al cancho gordo, otro recto que baja hacia el Espaldar y lleva al collado del medio Celemín y otro a la derecha que lleva a hacer la cuerda de la sierra de La Cabrera hasta el Pico de la Miel.

IMG_7789 copia

Tomando en el collado Alfrecho el sendero de la derecha que va hacia el Pico de la Miel, pronto llegamos a un punto desde donde se ve claramente el cancho de la bola, donde normalmente los buitres nos vigilan.

IMG_7796 copia

Esta zona está llena de bolos graníticos y algún barranco con espectaculares vistas del pueblo.

IMG_7800 copia

Si nos aproximamos con cautela y tenemos suerte podemos ver algún buitre sobre la bola, aunque en cuanto nos vea acercarnos seguro que emprenderá su majestuoso vuelo.

IMG_7818 copiaIMG_7819 copiaIMG_7820 copiaIMG_7821 copiaIMG_7822 copia

Desde la plataforma que se ubica el cancho se tienen unas increíbles vistas de toda la comarca, no es de extrañar que los buitres lo hayan elegido como su santuario.

IMG_7823 copiaIMG_7828 copiaIMG_7844 copiaIMG_7826 copia

24 formas de ver la sierra de La Cabrera

La sierra de La Cabrera es uno de los montes-isla más importantes de la vertiente sur de la sierra de Guadarrama. Sus principales cumbres son el Cancho Largo con 1564 metros, el Cancho Gordo con 1.563 metros y el Pico de la Miel con 1.392 metros y su longitud es de aproximadamente cuatro kilómetros.

Está formada por rocas plutónicas, con dos tipos de granito, de grano fino y de grano grueso, que resultan especialmente visibles en su vertiente sur. Esta presenta un relieve muy escarpado, con paredes rocosas casi verticales, muy diferente al de la vertiente norte, caracterizada por una pendiente más suave. El paisaje está conformado principalmente por pedrizas y berrocales, de forma redondeada en las zonas de menor altura y aguda en las cumbres.

SDC18901 copiaSDC18887 copiaSDC17352 copiaSDC17225 copiaSDC13658 (2) copiaSDC13186 copiaSDC12797 - copia (2) copiaSDC12477 - copia copiaSDC11878 copiaSDC11688 copiaSDC11664 copiaPanorama La Cabrera copiaPanorama 40 - copia copiaPanorama 37 copiaPanorama 36 copia copia (2)Panorama 34 - copia copia (2)Panorama 33 copiaPanorama 3 copiaIMG_3340 copiaIMG_2484 copia (2)IMG_0553 copiaIMG_0445 copiaIMG_0421 copiaIMG_0016 copia

La flora de la sierra de La Cabrera 2. La jara

La Jara es, con el cantueso y la retama, el matorral o arbusto mas abundante de la sierra de La Cabrera, que junto a enebros y encinas fundamentalmente, conforman en manto vegetal que cubre la ladera sur de la sierra.

SDC13362 (2) copia

La jara pringosa (Cistus ladanifer) o ládano es una especie fanerógama perteneciente a la familia Cistaceae. Es una de las plantas más comunes y conocidas de la península ibérica debido a su abundancia, a sus brillantes hojas pringosas y a su inconfundible olor.

SDC13506 (2) copia

Aparece en forma de matorral en zonas secas y soleadas, en terrenos no calcáreos, sobre suelos pobres, en encinares degradados, en zonas de tránsito entre el encinar y el robledal. Crece desde el nivel del mar hasta unos 1500 m. de altitud. Es nativa de la cuenca del Mediterráneo sobre todo en España y Portugal, creciendo junto con las encinas y el cantueso, en terrenos graníticos y pizarroso con clima cálido y seco.

SDC13969 copia

Es un arbusto de hasta 2,5 m de altura, aunque en algunos casos puede alcanzar los 4 metros. Las hojas son alargadas y estrechas, y están abundantemente impregnadas de una sustancia pegajosa, el ládano, aceite fuertemente oloroso que les da un aspecto brillante y se adhiere fácilmente a las manos y ropa. Tienen 5-10 cm de longitud y son opuestas, lanceoladas y de color verde oscuro. Sus flores son grandes, de unos 10 cm de diámetro, con cinco pétalos blancos, que muchas veces presentan una pequeña mancha morada.

El fruto es una cápsula globosa con diez celdas en su interior. Se ha encontrado que tienen asociaciones micorrizas con Boletus edulis, Boletus rhodoxanthus y Laccaria laccata.

SDC14328 (2) copia

Dioscórides dice sobre la jara “Es una mata que crece a la manera del cisto empero produce mas luenga y negras las hojas, sobre las cuales se recoge cierta grasa y unctosa viscosidad, a la prima vera. Untado con vino, disminuye la fealdad de las cicatrices. Instilado con agua y miel, o con aceite rosado, sana el dolor de oído”. Andrés Laguna añade “Esta especie de cisto que aquí describe Dioscórides de la cual se coge el licor de las boticas llamado ládano, y laúdano, es aquella planta muy pegajosa, que en castilla tiene por nombre xara. Escribe Plinio el Viejo que se coge de la yedra cierto licor, del cual suele hacerse el ládano. Pero este error, como tengo ya declarado, procede de la semejanza de los vocablos, porque cisto significa xara y cisso por otra parte yedra, de suerte que tomó el uno por el otro”.

SDC14173 (2) copia

SDC14248 (2) copia

El ládano es una sustancia resinosa que la planta emplea para evitar competencia de otras especies vegetales, ya que inhibe el crecimiento de otras plantas. Aunque ya no se usa, el ládano se tomaba en jarabes para la tos. También fue usado como antiséptico en caso de leucorrea y en la preparación de linimentos, pomadas y emplastos para el tratamiento de dolores reumáticos.

SDC14281 copia

Otros nombres por los que se conoce son; cogollos, estepa, estepa blanca, estepa de ládano, estepa del ladán, estepa ladanífera, gallarín, hierba lobera, jara, jara blanca, jaracepa, jara común, jara de flor manchada, jara de hornos, jara de láudano, jara de las cinco llagas, jara de ládano, jara del ládano, jara de Sierra Morena, jara estepa, jara estepa y pegajosa, jara gomosa, jara ladanifera, jara manchega, jara melosa, jara mora, jara negra, jara pegajosa, jara pegantosa, jara pringosa, jara sabia, juagarzo blanco, lada, lada ladón, ladano, ladón, ládano, ledo, mangala, mangla, meloja, mángala, mánguila, pringe, repipión, ripión, rosa de la jara, sarro, trompillo, trompo, turmeruela, xara.

20150502_110942 copia

20150502_110946 copia

20150502_110949 copia

20150502_110955 copia

 

 

La flora de la sierra de La Cabrera 1. El Cantueso

En la Sierra de La Cabrera hay tres especies de matorrales o arbustos que destacan por encima de todos los demás gracias a su capacidad de adaptación, son el cantueso, la jara y la retama. Debido a la orografía del terreno con inclinadas y empedradas laderas, a las condiciones de clima continental con temperaturas extremas (invierno frío y verano seco y caluroso) y también a las pobres características del suelo con escasez de agua, estos matorrales junto con las encinas y los enebros conforman el tapiz vegetal que cubre la sierra en su cara sur.

Cantueso

SDC10009 copia

Su nombre científico es Lavándula stoechas, también llamado comúnmente tomillo borriquero, es un arbusto ramoso, muy aromático, de hasta un metro de altura de la familia de las lamiáceas. Es una especie nativa de la Cuenca mediterránea.

SDC13591 (2) copia

SDC14165 copia

Forma una mata muy ramificada que puede alcanzar 1 m de altura. Sus tallos son de color verde, blanquecinos por la presencia de pilosidad, más o menos abundante. Las hojas de color algo grisáceo sobre todo por el envés, tomentosas, nacen enfrentadas, son largas y estrechas, de borde entero. Inflorescencia compacta, de sección cuadrangular. Las flores están apiñadas en densas espigas terminales de forma cuadrangular, que llevan en su terminación un conjunto de brácteas estériles de color violeta o rojizo. El cáliz, pequeño y recorrido por 13 venas, queda oculto por la bráctea. Corola de color morado oscuro. Las flores forman líneas verticales que recorren el conjunto de la inflorescencia. Esporofilos de 4-8 mm de largo, acorazonados-romboidales, de color violeta amarronado, membranosos, tomentosos de gris en 4 hileras, los superiores agrandados, sin flores axilares, de 1-5 cm de largo, ovalados, púrpuras hasta violeta azulado. El penacho coloreado sirve para atraer a los insectos.

Florece en primavera y principios de verano, a partir del mes de marzo, según el clima donde habite.

SDC13580 copia

Se distribuye por toda la región mediterránea, habitando en matorrales abiertos, desarrollados sobre suelos sin cal, silíceos, como granitos, cuarcitas, pizarras, etc. También en los básicos originados sobre serpentinas y peridotitas. En altitud se extiende hasta los 1000 metros sobre el nivel del mar y en alguna de sus variedades hasta los 1800. Va asociada muchas veces a la jara y al tomillo blanco. En la Península Ibérica es muy común.

Se usa en jardinería por su colorido y también está incluida en la flora apícola por su gran producción de néctar.

Esta planta tiene propiedades medicinales como son; antisépticas, antirreumáticas, tónicas estomacales, anticatarrales, diuréticas, cicatrizantes, tranquilizantes.

Se la utiliza para tratar llagas, quemaduras, heridas cutáneas no muy profundas para desinfectar y favorecer la cicatrización, para traumatismos, reuma y dolores articulares, afecciones renales, espasmos gastrointestinales, bronquitis, algunas afecciones pulmonares como enfisema pulmonar. Además de ser efectiva para enfermedades como la psoriasis, catarros, sinusitis, leucorrea, vaginitis, estomatitis.

Para aprovechar las cualidades curativas de esta planta se puede preparar un cocimiento con 30 gramos de flores en 1 litro de agua, se deja enfriar un poco, se filtra y se le pueden colocar una cucharadita de miel o azúcar para que sea más agradable el sabor. Se pueden adquirir la esencia de esta planta colocando 3 o 4 gotas en medio litro de agua con este y realizar lavados y baños sobre heridas.

También se puede conseguir jarabes realizados en base a esta planta solo o mezclado con otras.  El Cantueso al ser una planta muy aromática se utiliza en aromaterapia, su aceite se emplea para lograr relajar al cuerpo.

El uso de esta planta esta contraindicado para mujeres embarazadas, en periodo de lactancia y niños menores de 6 años ya que puede resultar toxica para estos grupos sensibles.

SDC13406 copia

El nombre genérico “lavándula” se cree que deriva del francés antiguo lavandre y en última instancia del latín lavare (lavar), refiriéndose al uso de infusiones de las plantas. El nombre botánico Lavandula como el usado por Linneo se considera derivado de este y otros nombres comunes europeos para las plantas. Sin embargo, se sugiere que esta explicación puede ser apócrifa, y que el nombre en realidad puede ser derivado del latín livere, “azulado”.

SDC14355 copia

Otros nombres por los que se conoce el cantueso son: Alucema, astecados, azaya, aztecados, cantagüeso, cantahueso, cantigüeso, cantihueso, cantrojo, cantrueso, cantuerca, cantueso, cantueso arábigo, cantueso basto, cantueso blanco, cantueso borde, cantueso común, cantueso de zarzuela, cantueso fino, cantueso montés, cantueso morisco, cantueso purpúreo, cantueso real de España, cantueso verde, esplego, espliego, estecados, esticados, flor del Corpus, flor del Señor, galanita, hierba de San Juan, hierba sabia, lavanda, nazareno de Jesús, rabo, romero cantúo, romero cantuoso, romero de señor, te de moro, tomillo, tomillo basto, tomillo borriquero, tomillo burrero, tomillo cantimpalo, tomillo cantueso, tomillo cantueso caballar, tomillo cantuoso, tomillo de cantueso, tomillo de flor morada, tomillo del Señor, tomillo mielero, tomillo morao, tomillo salvaje.

 

 

Catorce formas de ver La Cabrera

 

La Cabrera es un municipio perteneciente a la Comunidad de Madrid. El municipio se encuentra ubicado en la comarca de la Sierra Norte de Madrid, a unos 58 km al Norte de Madrid. Con una población de algo más de dos mil habitantes y una extensión de 22,4 Km cuadrados, limita al Norte con Lozoyuela, al Este con El Berrueco, al Sur con Cabanillas de la Sierra y Torrelaguna, y al Oeste con Valdemanco.

El núcleo urbano se sitúa en la parte más oriental de la Sierra de La Cabrera, con una altitud sobre el nivel del mar de unos 1.038 m. La Sierra de La Cabrera es un macizo granítico de origen paleozoico que configura un escenario berroqueño de rocas de granito. Destacan especialmente las cumbres del Cancho Gordo (1.564 m), el Pico de la Miel (1.392 m) y el Cerro de la Cabeza (1.247 m).

Desde el Hontanar de día con el Pico de la Miel de fondo.

SDC19073 - copia

Desde el Hontanar de noche.

SDC18933 - copia copia

Desde el Cancho Gordo.

SDC18703 (2) copia

Desde el Cancho de la Bola.

SDC15760 copia

Desde los siete sillones con el cancho Gordo, el Collado Alfrecho y el cancho de la Bola de fondo.

SDC12462 copia

Desde el Murillón con el cerro de La Cabeza de fondo.

SDC12259 copia

Desde la falda del Pico de la Miel.

IMG_4826 copia

Desde el Pico de la Miel

IMG_4796 copia 2

Desde la dehesa de Roblellano de noche.

IMG_3913 copia

Desde el Hornillo con nieve.

IMG_2736 copia

Desde casa con el cerro de La cabeza de fondo.

Desde el cerro de La Cabeza con el Roblellano vestido de otoño.

IMG_1680 copia

Desde el Tobarejo por la noche con toda la sierra de fondo.

IMG_0108 copia

Las Atalayas de la comarca del Jarama

Durante la reconquista de la península ibérica, los árabes construyeron una serie de atalayas entre Toledo y la Sierra de Guadarrama para reforzar la vigilancia de los pasos de montaña y para controlar las rebeliones en el mismo Toledo entre los siglos IX y X. Se levantaron en tiempos del último emir Mohammad I y el primer califa de Córdoba Abderramán III, entre los siglos IX y X.

También servían para comunicarse con otras atalayas, a través de un sistema de espejos y señales de humo durante el día, y con la luz de las hogueras durante la noche. Este era el sistema de comunicación que avisaba a las autoridades competentes de que había problemas en la frontera, referidos sobre todo, a la incursiones de tropas cristianas a través de los puertos del Sistema Central.

Las atalayas de la Marca Media de la sierra de Madrid constituyeron la frontera entre cristianos y musulmanes. Se encontraban en el margen izquierdo del río Jarama. Se controlaban desde la villa amurallada de Talamanca del Jarama, que en esta época fue centro neurálgico del sistema defensivo de Toledo. Las atalayas de la Marca Media controlaban los pasos naturales de montaña entre Somosierra y Guadarrama. Controlando el acceso a Torrelaguna, Talamanca del Jarama y el acceso al valle del Manzanares. Es decir, controlando el paso del puerto de Somosierra, que pudo ser utilizado por Tariq durante la conquista de 711. Y controlando el paso de los puertos de Navacerrada, Fuenfría y el Alto del León o puerto de Guadarrama, es decir, controlando los cuatro pasos del Sistema Central, la calzada romana de Talamanca del Jarama y la calzada del puerto de Fuenfría (que aún hoy en día une Cercedilla y Segovia).

Atalaya proviene del árabe “tala’la” que significa pequeña torre, generalmente de forma circular. Se encontraban en lugares estratégicos y no muy distantes entre si, pero siempre aisladas unas de otras.

SDC12292 - copia copia

Las atalayas de la comarca del Jarama formaban una línea defensiva en forma multidireccional, completada por la cercanía de los puestos de Venturada, El Berrueco (Torrepedrera), Torrelaguna (Arrebatacapas), El Vellón, además de la desaparecida de El Molar, cuya finalidad era vigilar y prevenir a las poblaciones de Talamanca del Jarama y Torrelaguna. Estas atalayas probablemente estaban en contacto visual con otra construida en el alto del Cerro de San Pedro que comunicaría con los puestos del valle del Manzanares, la atalaya de Torrelodones (restaurada en 1928) y la atalaya del collado de la Torrecilla en Hoyo de Manzanares de la cual solo se conserva el zócalo.

Atalaya de Venturada

Es una atalaya o torre de vigía situada junto a la entrada de la urbanización de Cotos de Monterrey (Venturada). Es de planta circular, cuyos muros exteriores forman un perfil ligeramente troncocónico, con la existencia de 4 cuerpos. Desde este lugar se puede observar la Sierra de La Cabrera, el Mondalindo, la Pedriza, el Cerro de San Pedro, la urbanización de Cotos de Monterrey y al sur la vista alcanza hasta Madrid capital.

El grosor de los muros de mampostería es de algo más al 1 metro. Los restos de la torre vigía están consolidados con argamasa entre las piedras que forman la mampostería.

SDC13892 copia

El cuerpo inferior o base arranca de la roca y está construido en parte por mampostería, alcanzando 3 m de altura. Sobre esta base, se alza el segundo cuerpo, donde se halla la puerta de entrada a la torre vigía, a un nivel ligeramente superior al suelo actual. Alcanza hasta el inicio de un segundo piso, formado por el tercer cuerpo. El suelo de este piso estaba compuesto por un entramado de vigas empotradas sobre los muros, y a la que se accedería mediante una escalera de mano. Del cuerpo superior de la estructura, que formaría el tercer piso sólo quedan restos ruinosos.

SDC16047 (2) copia

Fue declarada, junto con las otras atalayas mencionadas, Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento, en 1983 (Real Decreto 2363/1983 de 14 de Septiembre). Bajo la protección del Decreto de 22/04/49, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

 

Atalaya de Torrelaguna

Es una atalaya también conocida como atalaya de Arrebatacapas, está ubicada en el término municipal de Torrelaguna, en el puerto del mismo nombre. En la actualidad se encuentra parcialmente en ruinas. Está construida con hiladas de mampostería y argamasa mezclada con piedras para rellenar las rocas.

SDC12483 - copia copia

De estructura cilíndrica aunque con una leve tendencia tronco-cónica, consta de un perímetro exterior de unos 19 metros y una altura aproximada de 12-13 metros, aunque actualmente presenta uno o dos menos debido a su estado de ruina. Sus cimientos arrancan en la roca viva del terreno, pero se alza sobre una base de 30 cm. La única entrada está ubicada a unos 2,5 m del suelo. El interior estaba dividido en tres pisos separados por un suelo de madera con un hueco en el que estaba situada una escalera de mano.

 

Atalaya de El Berrueco

Es una atalaya también conocida como atalaya de Torrepedrera, es una torre-vigía de origen musulmán, situada en el término municipal de El Berrueco, en el norte de la Comunidad de Madrid. Se encuentra enclavada en lo alto de un cerro de 1.030 m de altitud, cerca del embalse de El Atazar.

SDC12522 copia

La atalaya de Torrepedrera tiene planta circular y forma cilíndrica, aunque con irregularidades que la asemejan a un tronco de árbol. Construida en sillarejo, es maciza en su primer piso. Se accede por el segundo, donde se sitúa la puerta, a unos 2,25 m de altura sobre el suelo.

SDC12514 copia

Sus muros tienen un grosor que va desde los 1,58 m de la base hasta los 1,05 de la parte superior. Su diámetro interior es de 3,3 m. Actualmente se ha restaurado, siendo punto de observación contra incendios.

 

La atalaya de El Vellón

Esta atalaya se encuentra a medio camino entre El Vellón y el Espartal, sobre un cerro, desde donde se domina el alfoz de Talamanca, de donde era arrabal. Construida de mampostería, de sección cilíndrica. El diámetro es de algo más de 6 m y su altura de unos 9 m.

SDC12650 copia

El espesor de los muros es de algo más de 1 m. La puerta de acceso se encuentra a unos 2,50 m del suelo, teniéndose acceso mediante escalera portátil que se escondía cuando no se utilizaba para evitar el acceso de terceros. Tenía tres plantas comunicadas interiormente por escalera de un solo tramo.

 

 

 

La Hiruela

La Hiruela es un pueblo situado a 98 kilómetros de la capital, enclavado en la denominada sierra del Rincón, en el límite nororiental de la Comunidad Autónoma de Madrid.

IMG_5560 copia

IMG_5563 copia

IMG_5719 copia

La Sierra del Rincón comprende los términos municipales de cinco pueblos, Prádena del Rincón, Montejo de la Sierra, Horcajuelo, Puebla de la Sierra y la Hiruela. Está catalogada como reserva de la Biosfera por la UNESCO desde 2005.

SDC11014 copia

SDC11018 copia

Gracias a su aislamiento ha conseguido mantener un ecosistema prácticamente inalterado a lo largo de los siglos. Rodeado de montañas tiene un gran valor paisajístico, donde predomina el roble melojo en su dehesa y con una variada mezcla de otros árboles como enebros, abedules, avellanos o fresnos entre otros, que ofrecen un verdor propio de las tierras del Norte.

IMG_5701 copia

IMG_5741 copia

Siendo la producción de carbón vegetal de roble, junto con la producción de miel en sus colmenas de abejas, unas de las principales actividades económicas de este y otros pueblos de la zona durante los tiempos pasados.

IMG_5637 copia

El Molino

Uno de sus mayores atractivos actuales, sobre todo de cara al turismo, es su molino harinero. Está situado en la orilla occidental del río Jarama en un privilegiado lugar rodeado de árboles. Según parece su origen data de la segunda mitad del siglo XVIII. Fue de propiedad comunal hasta el año 1888 que fue vendido a un particular. Tras varios cambios de propietario volvió a ser adquirido por 65 familias de la Hiruela y mantuvo su carácter comunal hasta 1975 que finalizó su actividad.

IMG_5599 copia

IMG_5596 copia

IMG_5587 copia

En 2001 fue restaurado con fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid, recuperando las muelas y la estructura del edificio que se había hundido con el paso del tiempo.

IMG_5600 copia

IMG_5611 copia (2)

IMG_5639 copia

La fiesta del Pero

Desde el año 2006 se celebra en La Hiruela la denominada fiesta de recolección del pero. Aunque su nombre induce al error, el pero es una variedad de manzana que se caracteriza por un olor agradable y un exquisito sabor.

SDC10923 copia