El Nevero, Los Hoyos de Pinilla y la Peña del Cuervo.

Una interesante ruta circular con impresionantes vistas recorriendo una pequeña parte de los montes Carpetanos para visitar el Pico del Nevero, los Hoyos de Pinilla y la Peña del Cuervo.

Partimos del parking del puerto de Navafría (1773 msnm) y tomamos una pista forestal en dirección Oeste hacia el mirador y refugio de Navalcollado, siempre caminando en medio del pinar de Navafría en la provincia de Segovia. Pasado el refugio unos 300 metros, un desvió a la izquierda nos llevará por un sencillo ascenso hasta el Alto del Puerto (2081 msnm) que dejaremos a nuestra izquierda. Iremos viendo como va cambiando el paisaje a medida que vamos ascendiendo, pronto dejaremos atrás los pinares que darán paso a una zona de praderas y matorrales de montaña formado principalmente por piornos y enebros rastreros, donde es fácil encontrarse con ganado pastando. Siguiendo el suave ascenso durante aproximadamente media hora más llegaremos al Pico del Nevero (2209 msnm). Las vistas desde este Pico son espectaculares, al oeste el macizo de Peñalara, al norte la llanura segoviana hasta donde nos alcance la vista, al este el resto de los montes carpetanos y la sierra del Ayllón, y al sur todo el valle del Lozoya con la sierra de la Morcuera de fondo.

IMG_7390 copiaIMG_7395 copiaIMG_7398 copiaIMG_7399 copiaIMG_7405 copiaIMG_7407 copiaIMG_7411 copiaIMG_7418 copiaIMG_7421 copiaIMG_7422 copia

El regreso lo haremos descendiendo hacia las lagunillas, también denominadas Hoyas de Pinilla, que quedan al sur y a los pies del Pico del Nevero, el descenso discurre por una zona rocosa marcada con hitos de piedra, donde podemos disfrutar de la vista del antiguo circo glaciar que originó estas lagunas.

IMG_7423 copiaIMG_7430 copiaIMG_7434 copia

Después de disfrutar de las vistas de este singular lugar tomaremos la senda que nos lleva directo al área recreativa de las lagunillas, situada en medio del pinar a unos metros del Puerto de Navafría donde empezamos el recorrido. Pero antes es obligado hacer una parada más desviándonos ligeramente del camino para asomarnos a la Peña del Cuervo, un formidable colmillo rocoso que surge en mitad de la ladera. Conviene descender hasta el mirador situado en este saliente, uno de los mejores de toda la sierra de Guadarrama, perteneciente al término municipal de Lozoya. Desde este mirador se tiene una fantástica vista del valle del Lozoya destacando el embalse de Pinilla en primer término y de la sierra de la Morcuera al fondo.

IMG_7445 copiaIMG_5768 copia copiaIMG_5774 copiaIMG_5800 copiaIMG_7452 copia

Volveremos a la senda que dejamos atrás momentáneamente para visitar La Peña del Cuervo. En nuestro descenso podremos contemplar distintos ejemplares aislados de pino albar que intentan colonizar la zona de piornos y enebros rastreros. Nos da una idea clara del aire y el frío que hace en este lugar cuando llega el invierno y el motivo de que sólo los matorrales bajos de montaña sean capaces de prosperar en zonas así. Estos árboles presentan formas inquietantes que han sido producto de la acción del viento y de la nieve sobre ellos.

IMG_5798 copiaIMG_5767 copiaIMG_5793 copiaIMG_5818 copiaIMG_5821 copia

Continuamos nuestro descenso zigzagueante dejando atrás la Peña del Cuervo por una senda que atraviesa primero la zona de matorrales y después una bonita zona boscosa con vistas al Valle del Lozoya.

IMG_5823 copiaIMG_5824 copiaIMG_7388 copia

 

El Nevero, con una altura de 2209 metros sobre el nivel del mar, es una de las montañas más importantes y altas de la sierra de Guadarrama dentro del sistema Central. Está situada en límite de la Comunidad de Madrid y la Provincia de Segovia (España). Su cara sur está dentro del término municipal de Pinilla del Valle (Madrid) y su cara norte en el de Torre Val de San Pedro (Segovia). El Nevero se alza al oeste del puerto de Navafría y en la zona norte del valle del Lozoya.

Dicha cumbre pertenece a los Montes Carpetanos, que a su vez pertenecen a la Sierra de Guadarrama, perteneciente a su vez al Sistema Central. Los Montes Carpetanos constituyen la cuerda mas larga de toda la Sierra de Guadarrama, un cordal que se extiende casi 60 km de longitud y que contiene algo más de veinte cumbres. Considerando esta alineación montañosa de Suroeste a Noreste, esta cumbre (El Nevero) es la cumbre mas alta de toda ella con sus 2.209 m. Los Montes Carpetanos van desde el puerto del Nevero (en la base norte del macizo de Peñalara), hasta el puerto de Somosierra, su cordal es el limite entre las provincias de Madrid y Segovia. Como curiosidad, en estos 60 km de longitud de los Montes Carpetanos el único puerto que los atraviesa es precisamente de donde hemos arrancado para esta ruta, el puerto de Navafría.

El Pico del Nevero debe su nombre a que en su cara sureste muy cerca de él, siempre ha existido un visible nevero en la zona del nacimiento del arroyo del Hornillo, aunque con los efectos del calentamiento global, cada año resulta más difícil verlo en verano.

Su cima constituye uno de los mejores miradores de la sierra, desde la que se ve hacia el Norte gran parte de la llanura segoviana, al Sur todo el valle del Lozoya y la sierra de la Morcuera, al Oeste el macizo de Peñalara y al Este la sierra del Ayllón. En sus laderas se dan las praderas alpinas, las pedreras y los matorrales bajos de montaña como los enebros rastreros y los piornos, que al final de la primavera lo cubren todo de un vivo color amarillo. También se pueden encontrar bosques de pino silvestre y roble. Esta montaña está incluida dentro del Parque Nacional de Guadarrama. El entorno que rodea al Nevero es de particular belleza. Aparte de los bosques de Navafría (de los mejores conservados de Madrid y Segovia), cabe destacar también en la zona alta de la cara sur a los pies del Pico, la existencia de tres pequeñas lagunas de origen glaciar, denominado “Los hoyos de Pinilla”, una zona con grandes cortados y espectaculares canales, lo que le otorga un atractivo adicional.

 

 

 

 

Un trocito del Lozoya II, el Puente Congosto y sus Marmitas de Gigante.

El río Lozoya nace en la laguna grande de Peñalara, después va sumando caudal de todos los arroyos situados entre el sur de las montañas y valles de los montes Carpetanos (que separan las provincias de Madrid y Segovia entre Peñalara y Somosierra), la vertiente norte de la sierra de la Morcuera y la vertiente oeste de la sierra del Rincón (que separa Madrid de Guadalajara). Pero es justo antes de llegar al puente Congosto y después del embalse de Pinilla, donde el río se encajona entre las rocas (gneis) y sus aguas se enfurecen a tal punto que su estruendo perturba la tranquilidad que transmite este idílico lugar. En este punto, el agua y su acción erosiva realizada durante miles de años han creado unas formaciones que merecen ser tenidas en cuenta, son las Marmitas de Gigante del Puente Congosto.

Marmitas de Gigante en el río Lozoya.

Un kettle (en original en inglés, que significa «tetera») o marmita de gigante (término procedente del francés) es una formación de origen fluvio-glaciar, que puede tener forma de depresión en los depósitos glaciales —más o menos circulares, y a veces llenos de agua— o de cavidad circular en las rocas de los cauces de los ríos por la acción erosiva de las corrientes fluviales.

IMG_6118 copia

Los de origen fluvial son una concavidad casi circular formada en los cauces de los ríos por la acción giratoria de algunos fragmentos de rocas duras cuando son arrastrados por la corriente y caen en algún hueco en el fondo del cauce, por lo que al girar por el movimiento de las aguas va profundizando y redondeando tal concavidad. La dureza de los fragmentos tiene que ser similar o mayor que la de la roca en la que se forma la concavidad, aunque muchas veces se trata de fragmentos de la misma roca. En la zona del río Lozoya que discurre aguas abajo de la presa de Pinilla, a la altura del puente Congosto, es un ejemplo de río donde las rocas muy duras que han caído en alguna pequeña depresión han ido agrandando en anchura y profundidad esa concavidad formando marmitas de gigante.

IMG_6121 copia

Las marmitas son muy frecuentes en los escudos canadiense y guayanés. En la Guayana de Venezuela, varias de las marmitas fueron horadadas por piedras de cuarzo y por diamantes, razón por la cual estas concavidades son muy apreciadas por los buscadores de diamantes.

IMG_6136 copia

Una de las formaciones erosivas mas curiosas que se produce en los cursos altos de los ríos son las MARMITAS DE GIGANTE.
Una marmita de gigante es una depresión de forma cilíndrica, muchas veces perfecta, que afecta a las rocas situadas en el fondo del cauce fluvial.

IMG_6139 copia

¿Cómo se originan estos agujeros que a veces tienen más de un metro de diámetro?

Se trata de un proceso erosivo ocasionado por la presencia en el cauce de una roca, que encuentra un obstáculo y no puede ser arrastrada por el agua.

La fuerza de la corriente mueve la piedra y ésta comienza a dar vueltas. Al girar va poco a poco perforando la roca del subsuelo y ese efecto de taladro es el que origina la marmita a lo largo del tiempo. La roca “perforadora” termina también erosionándose al final del proceso.

IMG_6155 copia

Puente Canto, Puente Congosto o Puente de la Horcajada.

El puente Congosto, también llamado puente de la Horcajada o puente Canto (no confundir con el puente situado en el arroyo de Canencia con el mismo nombre), se encuentra en el término municipal de Lozoya, en la sierra Norte de Madrid. Está emplazado junto a la carretera comarcal 604 en el Km. 11,800, se levanta aguas abajo del embalse de Pinilla, la primera de las grandes presas que el río Lozoya tiene en su curso antes de verter sus aguas al Jarama. El puente salva las aguas del río Lozoya en una estrecha y profunda garganta horadada en las rocas por la fuerza erosiva del río en un entorno de gran belleza, en el que el Lozoya se precipita con fuerza y estruendo. Situado en un camino de tierra, hoy abandonado que va paralelo a la carretera actual y que conduce de Lozoya a Garganta de los Montes. Es una construcción que sirve para ilustrar las entidades jurídicas medievales representadas por la Sociedad de Quiñones y el Sexmo de Lozoya.

IMG_2643 copia

Puente Congosto, vista aguas abajo del mismo

El puente tiene seis metros de luz que le permiten salvar la profunda garganta. Su rasgo más peculiar es que se construyó cimentándose sobre los estribos de la propia roca que forma las laderas en las que queda encajonado el río. Se construyó en basto sillarejo, toscamente dispuesto, y está formado por un solo arco de medio punto levantado directamente sobre la roca. En su parte central el arco tiene doble rosca con grandes dovelas desiguales. A ambas caras aparecen desagües rectangulares, los dos de la margen derecha completamente cegados. Con respecto al tablero, por él discurre una calzada formada por losas irregulares. Recientemente se instalaron unos muretes en los lados, para evitar posibles caídas del ganado.

La elección del lugar para su construcción responde a que se trata del lugar donde la distancia entre márgenes del río Lozoya es menor. Su gran altura respecto al caudal constituía una garantía de permanencia y estabilidad frente a las grandes fluctuaciones y fuertes avenidas que experimenta el río.

IMG_2660 copia

Puente Congosto, vista aguas arriba del mismo.

Antes de su restauración, el puente se encontraba semioculto a consecuencia de la espesura de la vegetación aguas arriba. Los problemas más graves eran los relacionados con la falta de mantenimiento. Como consecuencia, había perdido el solado de la parte central y diferentes materiales de la estructura, como es el caso de los pretiles originales.

IMG_9675 copia

Puente Congosto antes de su última restauración.

Muy cerca encontramos las ruinas de lo que fue un antiguo molino. El puente, así como el molino harinero que se sitúa aguas arriba, en la margen izquierda del río Lozoya, se encuentran vinculados al camino histórico que comunicaba los núcleos de los municipios del Valle del Lozoya, antes de que se construyese el Monasterio de El Paular y de que se abriesen otras rutas alternativas que comunicarían los valles del río Miraflores con el propio Monasterio. En la actualidad, se realizan prospecciones y estudios arqueológicos, tanto de la construcción del molino como de su entorno, a fin de descubrir los canales que conducían el agua desde el río hasta el molino y desde este de nuevo al río.

IMG_5076 copia

Antiguo Molino Harinero.

El Puente del Congosto es uno de los cuatro puentes medievales (o romanos) existentes en el Valle del Lozoya. Los otros tres son el Puente Canto, el de Cadenas y el de Matafrailes, todos ellos sobre el arroyo de Canencia, en el municipio del mismo nombre.

IMG_2636 copia

Detalle del puente una vez restaurado.

El origen de esta construcción es incierto y se manejan dos hipótesis sobre su origen:

Algunos autores defienden que el puente se construyese durante la dominación romana de la península ibérica, dadas las similitudes de su fábrica con otros puentes de la citada época, especialmente el de Cangas de Onís, en Asturias. También basada en la posibilidad de la existencia de una vía romana que comunicase las tierras de Madrid con Segovia y el hecho cierto de haber sido reparado en el siglo XIV. El tablero además es llano.

Otros investigadores retrasan su construcción a la Edad Media, más en concreto, a los siglos XII o XIII, ya que su tipología y forma parecen corresponderse con este periodo medieval.

Esta hipótesis está basada también en los únicos datos históricos que se conocen, en la cita de este puente y del puente Canto de Canencia, en el libro de montería que Alfonso XI de Castilla mandó escribir a mediados del siglo XIV, y que fue objeto de una reparación en el siglo XV.

En los años 40 del siglo XX se construyeron los muretes laterales para evitar la caída del ganado. En uno de sus extremos se observa un ensanchamiento que mejora la conducción del ganado a la otra orilla. También pudo acometerse esta obra para facilitar las tareas del cobro del pontazgo a los ganados y peatones procedentes de otros lugares.

Un poquito de historia, Sociedad de Quiñones y Sexmo de Lozoya.

El topónimo Lozoya, que da nombre a un valle, un río y una población parece proceder del aumentativo término Loza, oza, osa, que significa pastizal en el dialecto vasco guipuzcoano.

Parece ser que entre las huestes de Alfonso VI que ocuparon el valle de Lozoya, venían gentes del norte de la península, principalmente astur-leoneses y vascuences. Fueron ellos quienes poblaron o repoblaron el valle, y dieron nombre al lugar: LOZOIHA.

El valle fue disputado durante mucho tiempo por Segovia y Madrid. Fue gestionado por la denominada “Sociedad de Quiñones”, dependiente del Concejo de Segovia, y que obligaba a los que se establecieran en estas tierras “a fabricar casa y poseer caballo propio que valiera 200 maravedíes y sirviera para asir e portar lanza”. Parece que ya existían en la zona muchos campesinos y se necesitaban caballeros que defendiesen la zona. Los Quiñones de Lozoya son los antecedentes de los actuales municipios del valle. Estaban integrados en la Comunidad de Tierras de Segovia y defendían en comunidad sus intereses agropecuarios. Todos los habitantes del valle tenían los mismos derechos y estaban sujetos a las mismas leyes y jueces encargados de administrar la misma justicia para todos.

Los concejos representados por los Quiñones estaban sujetos a Lozoya, y lograron independizarse de su jurisdicción en los últimos años del reinado de los Reyes Católicos, quienes intentaron controlar el amplísimo poder autónomo de los municipios mediante los “corregimientos”. La figura jurídica que da vida a los corregimientos es el “corregidor”, un supervisor del Rey, que dirige los destinos del municipio junto al alcalde. El corregidor llega a adquirir tal poder e importancia con el paso del tiempo, que desplaza de sus funciones a los ayuntamientos elegidos por los pueblos, convirtiéndose el poder concejil, de democrático en autocrático, puesto que se necesitaba el visto bueno del corregidor en cualquier decisión que tomase el ayuntamiento.

Los recursos del valle eran también bienes comunales administrados por unidades administrativas de menor rango, conocidas como “sexmos”. El Sexmo de Lozoya continúa en vigor y su alcalde el “sexmero” o representante del mismo.