Presa del Pradillo en el arroyo de La Angostura, otro trocito del Lozoya.

Hay una expresión popular que reza: el Lozoya lleva el agua y el Jarama la fama. El río Lozoya es el principal abastecedor de agua potable de la provincia de Madrid. Su agua está considerada como una de las de mayor calidad para el consumo humano de España.

IMG_5628 copia

Arroyo de la Angostura a su paso por “La isla”

IMG_5629 copia

Arroyo de La Angostura desde el puente de “la Isla”

En su tramo inicial, el río Lozoya recoge las aguas de los arroyos de la Laguna Grande de Peñalara, de las Guarramillas y de las Cerradillas, todo ello dentro del término municipal de Rascafría, en este primer tramo el río recibe el nombre de Arroyo de La Angostura. Empieza a ser identificado como Lozoya cuando a este se unen a los arroyos de Umbría y Aguilón.

IMG_6393 copia

Pequeña cascada debajo del puente de “La Isla”

Rascafría es uno de los municipios más sorprendentes y bellos de la Comunidad de Madrid. Además de ser uno de los mayores de la provincia, su ubicación rodeado de montañas le otorga multitud de rincones naturales y otros creados por el hombre que desde hace siglos le han dado un gran valor ecológico e histórico.

IMG_1056 copia

Vista de la Presa del Pradillo desde el margen izquierdo del arroyo de La Angostura.

El límite sur del término de Rascafría discurre por la Cuerda Larga, en donde se elevan las cumbres de Guarramillas, Valdemartín y la Cabeza de Hierro (2.383 m). Al norte de estas cumbres nace el arroyo de la Angostura que más tarde toma el nombre de río Lozoya. En él vierten numerosos arroyos: desde el Sur, el Aguilón, Guarramillas, el de las Cerradillas, el de Valhondillo, el de los Machos y el de la Najarra, que llegan al río a través de profundas gargantas. Desde el Norte destaca el Arroyo de la Umbría que, procedente de Peñalara (2430 m), recoge las aguas de los arroyos de la Pedriza, el Berzal, el de los Pájaros, y el Arroyo del Artiñuelo, que bordea el pueblo.
A los numerosos valles, arroyos y torrenteras que tiene Rascafría hay que añadir las lagunas glaciares de Peñalara, en el Parque Natural de Peñalara.

IMG_6397 copia

Vista superior de la presa del Pradillo desde su margen izquierdo.

Su curso va de oeste a este, a diferencia de la mayoría de los ríos madrileños que surcan la comunidad de norte a sur. El río atraviesa primero la fosa tectónica comprendida entre la sierra de la Cuerda Larga y los Montes Carpetanos, en la zona conocida como valle alto del Lozoya.

IMG_6487 copia

Vista de la presa del Pradillo desde su margen derecho

El territorio posee un alto valor paisajístico, es bellísimo, encontrándose poblado de espesos bosques de robles, abedules, acebos y pinares que alternan con prados.

IMG_3447 copia

Vista de la Presa del Pradillo rodeada de bosques.

La Presa del Pradillo

Tomando desde Rascafría la carretera M-604 que va a hacia el Puerto de Los Cotos, pasamos junto al Monasterio del Paular, al otro lado de la carretera dejamos el arboreto Giner de los Ríos y el Puente del Perdón. Unos kilómetros después pasaremos de largo el área recreativa de Las Presillas, para llegar a otra zona recreativa llamada La Isla, donde hay varios restaurantes en una gran explanada que sirve de aparcamiento, y de donde parte un camino junto al arroyo de la Angostura, aguas arriba.

IMG_7429 copiaIMG_7438 copiaIMG_7440 copia

Tras un corto paseo desde La Isla, se llega a la antigua presa del Pradillo, un antiguo salto de agua ya abandonado que sirvió como fábrica de luz para el pueblo de Rascafría, se sitúa en pleno valle de la Angostura, el embalse del Pradillo retiene las aguas del arroyo que da vida después al río Lozoya, sus aguas saltan por encima de la misma creando una bonita cascada digna de ver en cualquier época del año.

IMG_2703 copiaIMG_2707 copia

En las inmediaciones de la presa del Pradillo, aún se pueden ver las antiguas estructuras que se usaban para la generación de electricidad con el salto de agua, el embalse del Pradillo está totalmente rodeado por un viejo bosque de pinos, muy espeso, haciendo así que pasear en verano por sus senderos sea una delicia debido a las sombras y la frescura que le da el arroyo de la Angostura antes de convertirse en el famoso río Lozoya tras recibir las aguas del arroyo de la Umbría y del Aguilón.

IMG_1054 copia

Subiendo a la presa, por un pequeño sendero, el estruendoso espectáculo de la cascada cambia por un plácido embalse rodeado de pinos que se reflejan en sus aguas tranquilas. Continuando por la orilla, el agua, el bosque y las pequeñas praderas hacen de este lugar un rincón único para pasar una buena jornada en plena naturaleza.

 

De Porquerizas a Miraflores, la parada del Rey.

Hubo un tiempo en que el paso desde Miraflores de la Sierra (por entonces llamado Porquerizas) hacia el Valle del Lozoya era muy transitado. Cuenta la leyenda que durante el siglo XVII, los Reyes de España (Felipe IV e Isabel de Borbón) marchaban hacia el Monasterio de El Paular en uno de sus viajes. Isabel de Borbón se detuvo a descansar en uno de los parajes más bonitos del municipio macureño, La Parada del Rey, en la cima de la Raya y al pie de la Najarra. Debió quedar maravillada por aquel idílico paisaje cubierto de flores, y espontáneamente exclamó: “¡Mira, flores!”. Parece ser que a continuación pregunto a algún miembro del séquito por el nombre de aquel bello lugar. “Se llama Porquerizas majestad” le contestaron. La reina torció el gesto no entendiendo que tan bello lugar tuviera un nombre tan poco apropiado. El miembro del séquito, interpretando el desagrado de la reina por el nombre de ese lugar, la sugirió que ordenara cambiarlo por el que acababa de expresar. Y desde entonces pasó a llamarse Miraflores en vez de Porquerizas, o al menos eso se dice.

IMG_9485 copia

Parada del Rey, en la cima del monte de La Raya al pie de la Najarra

Situado en un enclave privilegiado, de destacado valor natural y ecológico, Miraflores de la Sierra forma parte del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, área natural protegida y declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO. Se encuentra a tan sólo 50 km. de Madrid, se trata de un cruce de caminos entre los puertos de
La Morcuera y de Canencia, paso privilegiado al Valle del Lozoya, y entrada al Valle de Bustarviejo.

Realizaremos una ruta de senderismo partiendo del aparcamiento de la Fuente del cura, disfrutando del bello embalse de Miraflores, precioso rincón donde las cristalinas aguas del Puerto de la Morcuera se reúnen. Subiremos por el robledal hasta la cima del monte de la Raya para visitar la Parada del Rey y el corro de robles denominado los doce hermanos, para bajar de nuevo hacia el embalse y recorrer de vuelta el arroyo de Miraflores.

PANO_20200628_091546 copia

Embalse de Miraflores desde la subida al puerto de la Morcuera con la Najarra a la izquierda

Por el camino atravesaremos un denso robledal, a pesar de que ya estamos en verano podemos ver el musgo agarrado a las paredes de piedra que delimitan las fincas.

IMG_20200628_101654 copia

Cuando salimos del robledal, en los claros del bosque podemos ver gran cantidad de flores. No es difícil imaginar que la reina Isabel cambiase el antiguo nombre de Porquerizas.

IMG_20200628_104056 copia

La vista del embalse rodeada por la sierra de la Morcuera es espectacular. Se puede apreciar donde termina el robledal y comienza el pinar por los distintos tonos del verde del bosque en la ladera oeste de la Perdiguera.

IMG_9457 copia

Vista del embalse con la Perdiguera al fondo.

Las flores aromáticas como el cantueso son abundantes en la subida al monte de la Raya

IMG_9469 copia

Retamas y piornos colorean de amarillo los claros del bosque en un paisaje donde los robles y más arriba los pinos son los grandes protagonistas.

IMG_20200628_105508 copia

Por fin llegamos a la cima del monte de La Raya, donde un corro de robles nos dejan descansar al frescor de su sombra.

IMG_20200628_104955 copia

La Najarra asoma por encima del pinar

IMG_9490 copia

Vista del embalse de Miraflores desde los doce hermanos de la parada del rey

Estamos en la llamada parada del Rey, lugar de descanso de las comitivas reales cuando marchaban al Monasterio cartujo de El Paular.

IMG_9494 copia

Los doce hermanos, un corro de robles en el monte de La Raya. Parada del Rey

IMG_9499 copia

Parada del rey, al fondo el embalse de Miraflores, a la derecha los doce hermanos

Por el camino de vuelta nos encontramos con algunas mariposas tomando sus dosis de néctar

Finalmente volvemos a pasar por el embalse de Miraflores, un lugar realmente bonito totalmente rodeado de montañas, quizá en un tiempo pasado fue un circo glaciar.

IMG_9551 copiaIMG_20200628_124909 copia

La flora de la Sierra de La Cabrera 12, dedaleras.

Existe un dicho en Galicia que dice, “Donde crecen las dedaleras se cree que es donde bailan las meigas las noches de luna llena”.

SDC14816 copia

Digitalis purpurea, llamada popularmente dedalera o digital, entre otros muchos nombres, es una especie herbácea bienal de la familia de las plantagináceas.

SDC14815 copia

La dedalera se desarrolla en un ciclo de dos años; en el primero, tras germinar, produce únicamente una roseta de hojas basales, ovales, dentadas y de largo peciolo, mientras que durante el segundo año se desarrolla un tallo largo de 0,50 a 2,5 m y cubierto de hojas rugosas; todas las hojas de esta planta son ligeramente pubescentes, dentadas, simples y alternas, con el envés finamente texturado; se hacen más pequeñas hacia la cima del tallo.

SDC14407 copia 2

Las flores forman racimos colgantes terminales; son tubulares, de hasta 5 cm de largo, con pétalos de color que varía desde el amarillo pálido hasta el rosa intenso por el exterior y púrpura en el interior de la corola. Florecen de junio a septiembre en el hemisferio norte, dando lugar luego a una cápsula. La polinización es realizada por abejas. Las semillas son dispersadas por el viento.

SDC14408 copia

Es una planta nativa de Europa, el noroeste de África y Asia central y occidental. En estado silvestre se suele encontrar en terraplenes, linderos boscosos o entre peñascos en zonas montañosas. En países de Sudamérica como Chile fue introducida desde Europa, alcanzando gran propagación en la zona sur entre el Maule y Magallanes, siendo frecuente en La Araucanía y Los Lagos. En Argentina se da en las provincias de Jujuy, Neuquén, Río Negro y Tierra del Fuego, es común encontrarla más al norte también, especialmente en Colombia.

IMG_20200606_114323 copia

Esta planta se encuentra normalmente en medios montañosos como claros de bosques, márgenes de caminos y taludes, terraplenes, acantilados, entre rocas o zonas de reciente tala. En general, se encuentra en terrenos húmedos y silícicos, raramente en terrenos calcáreos.

IMG_20200531_110857 copia

En Europa aparece con mayor frecuencia cerca de robles, hayedos y abetos, aunque también se puede ver con encinas y alcornoques en el sur y centro de la península ibérica. Predomina en zonas de climas templados, de sombra o semi-sombra.
Su época de floración es de verano a otoño, según la altitud.

IMG_8927 copia

Es una planta apreciada como ornamental, además de por el valor medicinal de su principio activo. Prefiere los climas templados, la sombra o semisombra, y los suelos ácidos y húmedos. Se naturaliza con facilidad, pero no es invasiva.
La digital ha sido objeto de intenso cultivo, y varios cultivares se han difundido entre los jardineros.

IMG_6266 copia

Digitalis purpurea fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum. El nombre de Digitalis purpurea se debe a la forma y color de las flores. El nombre genérico de Digitalis proviene de la palabra latina digitus, que significa dedo, y purpurea, que significa lila o purpúreo.

IMG_8891 copia

Muchos de los medicamentos actuales, son obtenidos gracias a plantas y desde tiempos remotos, se vienen empleando para tratar variadas patologías. En algunos casos, sus usos perduran desde la primera descripción, pero en otros casos, el conocimiento evoluciona y lo que era una planta considerada “saludable”, pasó a convertirse en planta venenosa. Este es el caso, de entre otros muchos, de la Digitalis purpurea L., conocida como dedalera o chupamieles.

El órgano de la planta utilizado por sus virtudes medicinales son las hojas. Presentan escaso olor, aunque característico y un sabor amargo. Son hojas grandes, ovalanceoladas y con un limbo irregularmente dentado. Son de un color verde oscuro y glabro por el haz y de un verde blanquecino y muy pubescente en el envés. Presentan nervadura reticulada y muy prominente.

La Digitalis purpurea es conocida desde 1542 cuando Leonard Fuchs, la denominó como digitulus (dedo pequeño) y que actualmente es conocida por diversos nombres como dedalera, digital, guante de zorra, chupamieles, San Juan, etc… es una escrofularia que destaca por una flores fuertemente coloreadas (rosadas, amarillas, blancas…) en forma de dedo y que normalmente aparece en grandes agrupaciones en claros de bosques, caminos, etc… y que en muchos casos se ha ido cultivando como forma ornamental por ser un atrayente para determinados insectos.

La dedalera; se trata de una planta que tradicionalmente se vino empleando como medicación contra deficiencias cardíacas desde el siglo XVIII, cuando William Withering descubrió los efectos de la Digitalis sobre el organismo, mediante la publicación An Account of the Foxglove and some of its Medical Uses (1785) (puedes acceder al texto completo gracias al Proyecto Gutenberg), donde ya se tenían en cuenta análisis clínicos y se observaban y describían los efectos y así como la posible toxicidad, aunque no fue hasta 1850 cuando Traube, describió los efectos sobre el músculo cardíaco observando que pequeñas dosis estimulaban al corazón, aunque cuando se excedía en dichas dosis, se podía provocar la paralización del músculo cardíaco.
La toma de las hojas de forma ocasional era indicado para la regulación del pulso o el tratamiento de epilepsia e incluso las infusiones de hojas estaban indicadas contra los resfriados, de forma que se solía recomendar como “saludable” para el organismo y el paciente.

No fue hasta hace unas cuantas décadas, cuando este uso tradicional en la medicina se comenzó a rechazar, hasta que actualmente se suele considerarla como planta venenosa por los efectos sobre el organismo humano.
A mediados del siglo pasado ya se alertaba de los peligros del empleo de dicha planta (Elmqvist et al., 1950) y conforme los primeras alertas iban llegando a la comunidad médica, se comenzaron a hacer análisis para comprobar qué había de cierto en aquello.
Se sabía que ocurrían algunas muertes pero en otros casos se veía la muerte no se producía (en torno al 20% de los pacientes presentaba complicaciones) y algunas de las primeras teorías eran que se debía a factores propios de cada individuo o a la aplicación errónea de las dosis.
Sin embargo, conforme se comenzó a analizar la planta y se aislaba el compuesto que producía todos los efectos anteriormente descritos; la digitalina y el concreto el glucósido cardíaco digitoxina, se veía que en realidad era venenoso bajo determinadas condiciones
Se veía que en realidad la cantidad de digitalina, iba variando a lo largo del día. Si bien por la tarde se acumulaba una gran cantidad de digitalina en las hojas, por la noche los niveles comenzaban a descender, ya que la propia planta los destruía y así hasta el amanecer cuando los niveles de digitalina eran mínimos o inexistentes.

Incluso la existencia de unas mayores cantidades de horas de sol o el tipo de terreno en el que se encontraba la planta, podían incrementar o hacer descender el nivel de digitalina contenido e incluso si las hojas eran jóvenes o viejas, la cantidad era muy diferente.
En determinadas condiciones, unas tres hojas, eran suficientes para ser mortales de ahí que estén ampliamente documentados casos de envenenamientos producidos por la planta y tanto en televisión como en literatura ha sido una planta con cierto reconocimiento para el crimen.
Poco a poco, la comunidad médica y botánica, fue rechazando su uso directo para los problemas antes descritos debido a la dificultad de calcular correctamente la cantidad de sustancia activa que había en cada momento. Incluso algunos farmacéuticos experimentados; que en teoría deberían de saber a la perfección cómo calcular las concentraciones, no se salvaban de tener problemas con las dosis.
Si alguien observa Guías de Campo o libros de botánica de principios de siglo; o incluso en algunas publicadas sobre 1950-70, puede ver como la planta era recomendada pero en la actualidad en la práctica mayoría de Guías se advierte de los efectos perjudiciales y/o que se trata de una planta venenosa, aunque se suele mencionar que se sigue empleando por la farmacología.

Hoy en día se sabe que con una cantidad superior a 2 mg de digitoxina, hace que los latidos del corazón vayan a un menor ritmo, pero al poco tiempo se producen arritmias hasta llegar a un paro cardíaco que en la gran mayoría de los casos acaba llevando a la muerte, al inhibir la actividad de la enzima sodio-potasio ATPasa, que provoca un incremento inmediato de los niveles de calcio intracelular.
Sin embargo, varios medicamentos empleados por pacientes con problemas cardíacos, se siguen basando en la digitoxina, siendo muy valorados por muchos cardiólogos.
Aunque a pesar de que es valorada, al igual que ocurre en la planta, en el organismo del paciente se aplica con concentraciones decrecientes ya que se acumula en el organismo y podríamos llegar a los problemas que teníamos en condiciones naturales.
La razón de que en la actualidad se siga empleando en la farmacología, se debe a unas condiciones especiales de recogida de la planta y de la extracción química que se realiza posteriormente.

De esta forma, la planta se sigue cultivando pero con una recogida a unas horas determinadas (generalmente al inicio de la tarde) y de unas hojas determinadas que en teoría tendrían la cantidad óptima de digitoxina.
Posteriormente se realiza un tratamiento de desecado y de conservación especiales para evitar tanto la pérdida del principio activo como de su intensificación, así como diferentes controles en todo el proceso para saber en todo momento las concentraciones en las que nos estamos moviendo.

IMG_8916 copia

Leyendas.

Existe una leyenda en Galicia que dice, “donde crecen las dedaleras se cree que es donde bailan las meigas las noches de luna llena”.

Según la tradición, la noche del 23 de junio en la víspera de San Juan, es una fecha muy propicia para la aparición de las meigas, que suelen colarse por las puertas, ventanas o incluso por los agujeros de las cerraduras de nuestras casas. Y lo peor de todo, es que estas brujas tienen la costumbre tan poco higiénica de lavarse sus partes en la leche que se guarda en el interior de los domicilios, trasmitiendo o meigallo a aquel que la consumía. Por eso, una solución era introducir la leche en el interior de una artesa, quedando así a resguardo de estas molestas ocupas. Otro ritual protector de la casa es el de colgar fiuncho o hinojo, bieiteiro o saúco, xesta o retama, abeluria o dedalera en puertas y ventanas, e incluso en las rendijas de las tejas del faiado, para evitar que entren las meigas.

La dedalera, en gallego abeluria, estraloque o croque, estos últimos nombres provienen del ruido parecido a un cloc o croc que hacen los niños al estallar la flor, sujetándola por el extremo abierto con una mano y golpeándola en la palma de la otra, tal y como se hace con una bolsa hinchada–, es de hecho, una planta con fama popular de tóxica.

Es muy curioso que no haya referencias de las dedaleras en los textos griegos o romanos, la referencia botánica de médicos, boticarios y curanderos no aparece hasta casi los tiempos modernos. Es probable que en otros tiempos la planta no tuviera la extensión que hoy tiene por el área mediterránea.

Por el contrario, la digital ha sido una planta bien conocida y utilizada tradicionalmente por los pueblos septentrionales de Europa. Las referencias escritas más antiguas, se encuentran en Irlanda, hacia el siglo XI. En Gales se han recogido tradiciones muy antiguas, donde la dedalera se la considera como planta protectora contra los malos espíritus. En Galicia, zona de la Península donde más extendida está la digital, tiene fama de planta útil contra las mordeduras de víbora y también como protectora de las casas frente a las meigas y los malos espíritus, sobre todo en la noche de San Juan.

En la tradición anglosajona también tiene un papel destacado. En inglés se la llama principalmente foxglove, es decir, guante de zorro, pero también fairyfingers, dedos de hada; términos que aluden a la forma de las flores, que semejan los dedos cortados de un guante. En la tradición gallega no se encuentra ninguna relación de esta planta con el raposo, pero existe una bella leyenda nórdica que habla de este astuto animal y la dedalera. Según se cuenta por esos lares, las hadas malas le dieron estas flores al zorro para que se las calzara en los dedos de sus patas y de esta manera ser más sigiloso cuando merodea los gallineros de los desdichados campesinos. El nombre noruego de la planta, revbielde, campana de zorro, es otra alusión en la misma línea.

Según parece, las manchas de las flores de la dedalera tienen la función de servir como de “señalizaciones de aterrizaje” para abejas y abejorros, que son los insectos que más las visitan. También se dice que es donde los elfos han tocado con sus dedos la planta y que son una seria advertencia de lo nocivo que es esta planta, de hecho, en Irlanda, se la conoce como dead man’s thimbles, dedal de muerto.

El nombre que los alemanes daban a la planta, fingerhut, dedal, es el que sugirió a Leonhard Fuchs (importante botánico alemán, por el que las Fucsias llevan ese nombre) el nombre latino por el que se la conoce, Digitalis: “del grosor de un dedo”, puesto que hasta que él la nombró, en 1542, no tenía nombre ni en griego ni en latín.

Hoy en día, la digital sigue incrementando su fama y su leyenda: de ella se han obtenido los digitálicos, como la digitalina y otros, sustancias de una importancia médica tal, que se considera como uno de los más importantes fármacos utilizados en la actualidad para el tratamiento de las afecciones cardiacas, en especial para regular las arritmias cardiacas. El estudio de sus complejos glucósidos y azúcares activos presentes en sus hojas y en las semillas, ha llevado a las digitales a ser una de las plantas mejor estudiadas desde el punto de vista bioquímico.

Vemos cómo una planta considerada tradicionalmente como tóxica, pues ciertamente sintetiza sustancias venenosas con el fin de evitar que se la coman los herbívoros, estas mismas sustancias se emplean en medicina para pacientes que padecen arritmia cardiaca. En definitiva, plantas que, mal empleadas, pueden ocasionar la muerte, se convierten, con gran esfuerzo y tras muchos años de estudio e investigación, en herramientas indispensables para salvar todos los días innumerables vidas.

Como en el caso del tejo, por poner otro ejemplo, la muerte y la vida se vuelven a encontrar en un mismo punto: las digitales y los glucósidos de ellas obtenidos, que incrementan la leyenda de una planta que en Galicia ya decían que “espanta ás meigas”, en este día tan señalado como es la noche de san Juan.

 

La flora de la sierra de La Cabrera 11, amapola, “La protectora de almas”.

Si hay una flor agradecida, esta es la amapola silvestre (papaver rhoeas). Aunque las amapolas silvestres no suelen plantarse para engalanar un balcón o decorar un jardín, es innegable que cuando su color rojo escarlata nos llama la atención desde una cuneta, un descampado, un campo de cereal, una cuneta o las grietas de una acera cualquiera, algo se alegra en nuestra alma. Y es que esta humilde flor, puede nacer donde quiera. Pero no te dejes engañar por su sencillez, su historia es legendaria.

IMG_4360 copia

Es probablemente la flor de la que hay más literatura y leyendas por estar asociada desde tiempos inmemoriales al hombre y a la agricultura. De todas las leyendas sobre las Amapolas, hay una que destaca sobre todas las demás. Esta leyenda esta sacada del antiguo libro Oriental  “La protectora de las almas”. Ey-chan-Y-Taipu

LA PROTECTORA DE ALMAS. 

Se dice que, hace incontables lunas, cuando nuestro mundo aún era joven no existían las amapolas.
En aquel tiempo vivía una joven muchacha a la que llamaban Idariel, de hermoso corazón y apariencia. Cuentan que tenía un largo cabello rojo y unos ojos profundos del color del azabache, amables y dulces como los de una madre. Habla la leyenda de que ella tenía la capacidad de hablar con los árboles; ellos le contaban hechos pasados, la aconsejaban y ayudaban cuando la duda aparecía en su corazón, y ella usaba la sabiduría del bosque para ayudar a su pueblo y sus amigos, sin embargo ella no tenía familia.
Un día, en el que ella hablaba con el castaño más viejo, un joven de ojos verdes como las hojas de los árboles en primavera, que paseaba por el bosque, quedó embobado al contemplar su agraciada naturaleza. El anciano castaño, al ver que el chico se había quedado de pie como un pasmarote cerca de donde ellos estaban, divertido le dijo a su joven amiga que la estaban observando. Ella se dio la vuelta y miró al chico de cabellos de color arena, y lejos de estar molesta le invitó a que se sentara junto a ella. El chico un poco avergonzado al principio de que lo hubieran descubierto aceptó la invitación, y así pasaron las tarde ellos juntos. El chico le contó que provenía del pueblo al otro lado del río, que él era hijo de un cazador y que tenía dos hermanas menores. Ella le habló de su pueblo y sus gentes, y también del bosque y de su especial don.
Al anochecer se despidieron, sin embargo, antes de marcharse el chico, de nombre Atero le preguntó: “¿Vendrás mañana?”
Ella sonrió de forma amable “Siempre vengo al bosque, todos los días”.
Y así se despidieron para volverse a ver al día siguiente, y al siguiente, y el siguiente también. Pasaron muchos días juntos, riendo y hablando en el bosque; Y los árboles eran felices, pues ahora su amiga ya no estaba tan sola.
Un día Atero decidió mostrar a Idariel su particular habilidad, y donde antes había un joven en ese momento un lobo de color arena y ojos verdes se encontraba delante suya. Sorprendida y a la vez alegre, pues no se había percatado de que su amigo era un lobo, se sintió contenta de que confiara en ella. Y así pasaron días, semanas y meses, en los que ambos disfrutaban de la compañía del otro.
Sin embargo llegó una mañana en la que el rostro de Atero no mostraba la sonrisa despreocupada de siempre, pues había malas noticias. Una guerra entre clanes había arrastrado a su pueblo a una batalla, y él debía ir. Por supuesto ella le rogó que no fuera, la guerra era una enfermedad que corrompía a los mortales y podría morir, pero él tenía que irse, para proteger su familia y su pueblo, y para evitar que la discordia cruzara el río y llegara hasta el hogar de Idariel.
Aún así ella se negó, y suplicó y suplicó para que se quedara y no se marchara de su lado, pero la decisión ya estaba tomada. No obstante Atero decidió quedarse una noche más junto a Idariel, una noche que ellos nunca olvidarían, en la que sus cuerpos y sus almas se fundieron en uno solo, y desde la cual sus corazones latirían al unísono por siempre.
A las primeras luces Atero se marchó, pero le hizo prometer algo a Idariel; que ella fuese todos los días al lugar en el que se vieron por primera vez, pues el tiempo en el que volviera allí estaría. Así lo prometió ella y así se marchó él.
Desde aquel día pasó una luna completa, en la que Idariel iba cada amanecer a esperar en el viejo castaño, y donde se quedaba hasta el crepúsculo. Sin embargo una funesta noticia recorrió todo el bosque la noche después al cumplirse la primera luna, fue tal el conocimiento que ningún árbol se atrevería a contárselo a Idariel, pero alguien debía hacerlo, y así el anciano castaño fue el encargado de comunicar la noticia.
Aquella mañana, como siempre Idariel se sentó entre las raíces del viejo árbol a esperar, con las piernas rodeadas por sus brazos y su rostro sobre las rodillas.
“Mi niña, no esperes más, él ya no volverá” dijo la voz profunda del anciano.
Los ojos de la joven se abrieron de forma antinatural, y se dirigieron a su longevo amigo, su cabeza empezó a moverse de izquierda a derecha ligeramente, “No…”. De sus ojos comenzaron a sangrar cristales líquidos, y su cuerpo inició su temblor. Su llanto por nadie podría ser detenido.
La angustia y el dolor oprimían su pecho, y aquellos sentimientos pasaron a los árboles, pues para la tierra conocedora de todo no existían los secretos, y el bosque entero conoció el sufrimiento de su amiga. Idariel lloró, lloró hasta que no le quedaron lágrimas, hasta que su cuerpo no pudo aguantar más el sufrimiento. Tomó aquel pequeño cuchillo que ella solía llevar para cortar con delicadeza los frutos de la tierra, y se lo clavó en el pecho. Sus amigos habrían tratado de impedirlo, pero ¿qué podrían haber hecho ellos? No eran más que árboles.
La sangre manó de la herida, e Idariel cerró los ojos y se recostó sobre la robusta corteza de su anciano amigo, para nunca abrirlos más.
El bosque entero se conmocionó ante ello, y rogaron a Lhan, el dios de la tierra y los humanos que hiciera algo por su hija, que no permitiera que muriera así. Lhan oyó las súplicas de los árboles, pero existían antiguas normas, y él no podía actuar así, el bosque debía ofrecer algo a cambio.
Aquella espesura sacrificó una única cosa, se encerrarían en si mismos y nunca jamás un mortal podría volver a escuchar las voces de los árboles, y ese fue el precio que pagaron.
Pese a todo, a Lhan no le estaba permitido devolver a la vida a la joven, pero si pudo hacer algo. De la primera gota carmesí que Idariel derramó surgió una bella flor, de pétalos rojos y corazón negro, como el azabache. Y así de la sangre de Idariel nacieron las flores, y con su cuerpo ocurrió lo mismo, quedando a los pies del castaño un hermoso manto de algodones rojos.
Cuentan que, en la tumba de Atero, al poco de ser enterrado, aparecieron más de estas flores, y pasados los años, en cada tumba siempre surgía alguno de estos brotes.
Al convertir Lhan a Idariel en aquella nueva vida le encomendó una misión, ella cuidaría de los muertos hasta que llegara el momento de llegar al Taront, y a cambio tendría un compañero que nunca se apartaría de ella, de ojos verdes y de cabello del color de la arena.
Y así fue como decidieron llamar a la flor de pétalos rojos y corazón negro Amapola, que significa, “la protectora de las almas”. ihcuc arap.

Ey-chan-Y-Taipu

20170507_130730 copia

LAS AMAPOLAS EN LAS DISTINTAS CULTURAS

Los egipcios ya incluían amapolas en sus tumbas y ritos funerarios.

Para los chinos son un símbolo de lealtad y fe entre amantes. La leyenda cuenta que Lady Yee acompañaba a su marido en todas las batallas y se quedaba junto a él mientras luchaba. Durante una de esas contiendas, cuando quedó claro que el ejército de su marido iba a ser derrotado, ella bailó con la espada de él para reconfortarle. Pero su danza fue inútil. Desolada, Lady Yee acabó con su vida y de su tumba nacieron amapolas como símbolo de su entereza y la fuerza de su espíritu.

IMG_4378 copia

El mundo clásico no es ajeno a las leyendas sobre las amapolas. Los griegos usaban estas flores como amuleto para el amor y las consideraban un símbolo de fertilidad y una fuente de energía, a la vez que también sabían de sus poderes somníferos. Para estimular a sus atletas, por ejemplo, les proporcionaban un brebaje de semillas de amapola, vino y miel antes de competir.
Además, los griegos tenían varios mitos para explicar su origen. Según algunos fueron creadas por Somnus, el dios del sueño, para ayudar a Ceres, la diosa del maíz. Ceres no conseguía que el maíz creciera ya que estaba exhausta intentando encontrar a su hija. Las amapolas le ayudaron a conciliar el sueño y el maíz pudo crecer mientras Ceres dormía. Según otros, la creadora fue Demeter, diosa de la agricultura y de la fertilidad, se la asocia con los cereales, lugar donde crece la amapola. Su hija Perséfone estaba recogiendo amapolas cuando fue raptada por Hades, dios de los Infiernos. Demeter ignoraba el destino de su hija, como esposa de Hades, y se dedicó a recorrer el mundo para buscarla y prohibió a la tierra que produjera frutos hasta que no la encontrara. Zeus, padre de los dioses, tuvo que intervenir y ordenó que Perséfone pasara seis meses al año con Hades y seis meses en la tierra con su madre. Por eso la tierra duerme durante la ausencia de Perséfone y despierta a su regreso. Así pues la amapola es el símbolo de la fertilidad, pues crece en lo trigales, del sueño, al ser pariente de la adormidera y de la resurrección por la alternancia de Perséfone en los infiernos y su vuelta a la tierra.

IMG_4377 copia

Los romanos creían que las amapolas podían curar el mal de amores y las usaban como planta mágica para la adivinación. Fueron ellos quienes las introdujeron en Britania, donde se asociaron al descanso y al olvido.
En el cristianismo medieval se solían representar talladas en muchos de los bancos de las iglesias para simbolizar el sueño eterno. En la Edad Media también creían que el humo que desprendían las amapolas al quemarse ahuyentaba a los malos espíritus.
Aparentemente, durante las guerras napoleónicas era muy común ver amapolas alrededor de las tumbas de los soldados caídos en combate.

IMG_4368 copia

Pero las leyendas no acaban aquí. Se cuenta que una bruja malvada convirtió a una mujer en amapola y la condenó a vivir entre estas flores durante el día. Solo se le permitía visitar a su familia por la noche. Una de esas noches, la mujer le confesó a su esposo que para poder romper el hechizo debía encontrarla entre las demás amapolas y arrancarla. Por la mañana, el marido fue al campo y se encontró con cientos de amapolas todas muy parecidas entre sí. Después de observarlas cuidadosamente una a una, y tras pensar y pensar, el hombre tomó una decisión y arrancó la única amapola libre del rocío de la mañana. Esa tenía que ser su esposa ya que había pasado la noche en la casa. Y acertó. Y así deshizo el hechizo de la maléfica bruja y los dos pudieron vivir felices.

IMG_4389 copia 2

 

Pero no es solo mitología lo que dan de sí las amapolas silvestres. Esta flor provoca sudoración, es suavemente narcótica, tiene propiedades anticatarrales, combate la tos, los problemas de pulmón, las anginas y la inflamación de párpados. Tiene efectos calmantes y es un relajante del sistema nervioso. Si has visto El mago de Oz recordarás que Dorothy se queda dormida en un campo de amapolas plantado ex profeso por la Malvada Bruja del Oeste. Hay que recordar que esta planta es una pariente de la adormidera (papaver somníferum), una flor muy parecida pero de pétalos blancos, violeta claro o rosáceos, y la planta de la que se extrae el opio.

Las amapolas son también un antioxidante natural que ayuda a prevenir la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares y, además, sus semillas se utilizan en la cocina para dar sabor y decorar panes y pasteles e incluso para espesar curris y salsas (India).
Por eso, la próxima vez que veas una amapola, no la arranques. Recuerda que en tan solo cuatro pétalos rojos se encierran los misterios de milenios y que incluso pintores y poetas le han dedicado obras y canciones.

 

RED POPPY, UN SÍMBOLO EN EL REINO UNIDO.

Después de la I Guerra Mundial, estas flores también brotaron alrededor de las sepulturas de los soldados en los campos de batalla de Flandes. Por eso, y porque se considera que su color es el de la sangre de los que murieron luchando, las amapolas se han convertido en un emblema para conmemorar a los muertos en combate. En el Reino Unido, por ejemplo, es común ver a gente con una amapola en la solapa cuando quieren recordar a los caídos en la guerra.
Con el otoño, los trajes de los británicos lucen pequeñas amapolas rojas, que siguen ahí hasta el 11 de noviembre. Lo hacen los políticos, pero también los actores, los presentadores de televisión y la gente corriente. Desde finales de octubre y hasta el 11 de noviembre, muchos británicos lucen en la solapa una pequeña amapola, conocida como “red poppy”.
La flor tiene una larga historia detrás, que arranca con el fin de la Primera Guerra Mundial. El 11 de noviembre de 1918 se firmó el armisticio que puso fin al conflicto y, desde entonces, los países de la Commonwealth celebran esa jornada el Día del Recuerdo, con la que se quiere homenajear a los caídos en las guerras.
La “red poppy” es el símbolo que recuerda a todas esas víctimas. Su origen está en el poema “En los campos de Flandes” de John Mc Cae:

“De nuestras inertes manos te lanzamos
la antorcha; es tu tarea mantenerla bien alta.
Si nos traicionas a nosotros que perdimos la vida
nunca descansaremos, aunque las amapolas crezcan
en los campos de Flandes””.

La amapola era la flor que inundaba los campos franceses donde miles de británicos se dejaron la vida en la Primera Guerra Mundial”.

SDC13850 copia

LEYENDAS URBANAS Y SU MALA PRENSA

Circula desde hace mucho tiempo una leyenda urbana que dice que el opio se extrae de la amapola silvestre. Esta planta, cuyo nombre binomial es papaver rhoeas, es una vistosa flor cuyas hojas o pétalos son de un llamativo color rojo, siendo muy común verla crecer en campos, descampados y a los lados de la carretera.
Muchas son las historias que han corrido alrededor de las amapolas en las que se explican todo tipo de hechos que relacionan directamente a esta planta con la droga. Ese es el motivo por el que es muy común que algunos propietarios de terrenos se encarguen de arrancarlas rápidamente tal y como observan que han crecido amapolas en sus campos o fincas, ante el miedo de recibir la visita de los agentes de la autoridad y evitando así cualquier posible sanción.
En realidad, lo que ha llevado a la confusión a muchas personas, para relacionar a las amapolas con la extracción de opio, es su gran parecido con otra planta muy similar llamada comúnmente adormidera (papaver somniferum) cuyos pétalos son blancos, rosáceas o violeta claro, pero no de color rojo.
De la adormidera sí que se extrae el opio debido a que posee un gran número de alcaloides como la morfina, la papaverina o la codeína y su toxicidad desaconseja el consumo continuado.
Respecto a la amapola, lo que sí es cierto es que puede resultar ligeramente venenosa si es ingerida por animales herbívoros, pero cocinada o infusionada pierde su toxicidad. Los alcaloides contenidos en la flor tienen propiedades sedantes, por lo que es utilizada por algunas personas para realizar infusiones, que se recomiendan en casos de insomnio, ansiedad, depresión, nerviosismo. Otras de sus propiedades son sus efectos expectorantes y su uso para combatir la tos.

SDC13668 copia

PAPAVER RHOEAS

Papaver rhoeas, la amapola silvestre, es una especie fanerógama del género Papaver, perteneciente a la familia Papaveraceae (papaveráceas).

IMG_8578 copia

Es una planta de ciclo anual que puede alcanzar más de 50 cm de altura. Posee tallos erectos y poco ramificados con finos pelillos. Las hojas, que nacen alternas a lo largo del tallo, sin peciolo, son pinnadas y muy dentadas en los márgenes con una única nervadura central. Las flores, de color escarlata intenso, acampanadas y casi esféricas, poseen cuatro finos pétalos y dos sépalos vellosos. Los pétalos son muy delicados y se marchitan rápidamente, por lo que las flores no pueden usarse en adornos florales. Los estambres, de color negro, forman un racimo anillado alrededor del gineceo, lo que le da el aspecto de botón negro. El fruto es una cápsula unilocular con falsos tabiques, verde pálido, de forma ovalada/subglobosa, truncada por una especie de tapa en la parte superior (disco) con 8-18 radios y con numerosas semillas inframilimétricas, que escapan a través de poros debajo del disco superior (dehiscencia porícida). Dichas diminutas semillas son, como en todas las especies del género, de forma arriñonada, alveoladas con retículo poligonal y de color pardo. Florecen de principio a final de la primavera. No resisten los climas cálidos ni la humedad.

SDC12708 - copia copia

La amapola se ha asociado a la agricultura desde épocas antiguas. Su ciclo de vida se adapta a la mayoría de los cultivos de cereales, florecen y granan antes de la recolección de las cosechas. Aunque se la considera una mala hierba, es fácil de combatir con los habituales métodos de control de plagas.

SDC12714 - copia copia

Las hojas son levemente venenosas para los animales herbívoros. Las hojas verdes frescas (antes de la floración) pueden cocinarse como las espinacas, y son muy apetecibles, con un sabor característico, y pierden las propiedades venenosas al cocinarse, aunque tienen efectos sedantes por los alcaloides que contiene, por lo que su consumo como alimento ha venido decayendo en el sur de Europa.

SDC12719 - copia (2) copia

Las semillas son inofensivas y a menudo se utilizan como condimento y en bollería, mientras que los pétalos se usan para elaborar siropes y bebidas no alcohólicas. La savia, los pétalos y las cápsulas contienen rhoeadina, un alcaloide de efectos ligeramente sedantes, a diferencia de la especie Papaver somniferum (adormidera u opio), que contiene morfina. El consumo excesivo puede causar molestias intestinales, y hasta dolor de estómago.

SDC12724 - copia copia

No se sabe el origen de Papaver rhoeas, pero se encuentra ampliamente extendida en Eurasia y el norte de África (donde se emplea para la elaboración de cosméticos). Por encontrarse frecuentemente en áreas de cultivo, la Papaver rhoeas se ha extendido con las zonas de agricultura, es decir, han colonizado áreas debido a la influencia del ser humano (plantas hemerochories).

IMG_4397 copia

Papaver argemone fue descrita en Species Plantarum, que fue publicado en 1753, como un trabajo en dos volúmenes por Carlos Linneo. Su principal importancia radica en que es el punto de partida de la nomenclatura botánica que se usa hoy en día. Esto quiere decir que no se aceptan como «válidamente publicados» los nombres de taxones anteriores a la fecha de publicación de este libro, y los primeros taxones «válidamente publicados» son los que aparecen en este libro.

IMG_4398 copia

Etimológicamente: Papaver es el nombre genérico del latín păpāvĕr, vĕris, para la amapola. Rhoeas es el epíteto latino, que significa “amapola roja”.

 

 

La flora de la sierra de La Cabrera 10, crocus vernus.

En las zonas altas de las montañas de la sierra de Guadarrama es fácil ver en primavera unas pequeñas florecillas de gran belleza. El crocus holandés o crocus vernus (crocus de primavera) es una planta ornamental, perenne y bulbosa perteneciente al género Crocus y a la familia Iridaceae.

IMG_20200209_104531 copia 2

Esta especie es originaria de las zonas altas del sur de Europa, a excepción de los Pirineos. Crocus vernus ha dado origen a numerosas variedades de jardín, de flores grandes, conocidas como crocos holandeses.

IMG_2164 copia

La especie típica tiene un cormo redondeado, 2 a 3 hojas lineales con una nervadura central blanca y produce una flor por bulbo, blancas, amarillas o violetas. Los estambres presentan anteras amarillas y filamentos blancos. El estilo se abre en tres ramas estigmáticas con forma de abanico. Florece tempranamente, a fines del invierno o principios de primavera.

IMG_2240 copia

No confundir con el “quitameriendas” que florece en otoño y es habitual verlo en zonas más bajas de la sierra, normalmente en las dehesas.

IMG_2002 copiaIMG_2006 copiaIMG_2172 copiaIMG_3091 copiaIMG_8552 copiaIMG_20200209_104045 copiaSDC11071 copiaSDC19597 copiaSDC19599 copiaSDC19601 copiaSDC19605 copia

Crocus.

Crocus es un género de plantas bulbosas perennes perteneciente a la familia Iridaceae. Con más de 80 especies, el género está ampliamente distribuido en África del Norte, Asia y Europa. Es el único género de la tribu Croceae.

Son plantas perennes cuyo órgano subterráneo de reserva es un cormo. Los cormos de las diferentes especies varían mucho en tamaño y forma. Las túnicas del cormo, o sea, las cubiertas más externas del cormo formadas por las bases foliares expandidas, también varían mucho entre especies. Así, hay especies con túnicas papiráceas, fibrosas o con la textura de la cáscara de un huevo. Además, las especies con túnicas fibrosas pueden tener las fibras de las túnicas dispuestas en forma paralela, o bien, reticulada. Los crocos son plantas pequeñas, cuyas flores no superan los 15 cm de altura, aunque las hojas pueden ser considerablemente más largas. Las hojas de todas las especies presentan una característica estría blanca central que permite identificarlas fácilmente.
Las flores presentan un perigonio acampanado compuesto de 6 tépalos distribuidos en dos series de tres. Los externos son frecuentemente un poco más grandes que los internos. Los tépalos están unidos en su parte inferior, formando un tubo muy largo, que emerge desde el suelo. El color de los pétalos es bastante diverso dentro de la gama del blanco, amarillo y púrpura, con muchísimos tonos y combinaciones de los colores básicos. Las flores son actinomorfas y hermafroditas, tienen 3 estambres y las anteras pueden ser amarillas, blancas o negras. El polen puede ser de color blanco o amarillo. El ovario es ínfero, trilocular, con los lóculos pluri ovulados. El estilo se extiende por el centro de la flor entre las anteras y se halla dividido en 3 o más ramas. El tipo de ramificación del estilo es una característica importante para distinguir las diferentes especies. Muchas especies tienen una deliciosa fragancia a miel. La polinización en Crocus es entomófila y la llevan a cabo abejas, avispas y mariposas. El ovario es subterráneo y, a medida que las semillas van madurando, es empujado hacia arriba por el tallo que se va elongando. De este modo las semillas en desarrollo quedan protegidas de los herbívoros hasta el momento en que se hallan listas para su dispersión. Las semillas en general ya están maduras en el momento en que las hojas se secan. El fruto es una cápsula dehiscente por tres valvas. Algunas especies florecen en el otoño, antes, conjuntamente o después de que emergen las hojas, otras florecen en el invierno y, finalmente, otras lo hacen en la primavera.

Por ser tan variables en su época de floración y de colores tan brillantes son muy apreciadas en jardinería. Se conocen más de cien especies y subespecies de crocos, de las que se cultivan unas 30.
Como curiosidad, decir que el azafrán, utilizado en la cocina de muchos países, son los estigmas secos de Crocus sativus, una especie que florece en otoño, del que se necesitan recolectar unas 150.000 flores para obtener un kilo de azafrán, a partir de los estigmas de éstas.

El género fue descrito y publicado en Species Plantarum, publicado en 1753, como un trabajo en dos volúmenes por Carlos Linneo. Su principal importancia radica en que es el punto de partida de la nomenclatura botánica que se usa hoy en día. Esto quiere decir que no se aceptan como «válidamente publicados» los nombres de taxones anteriores a la fecha de publicación de este libro, y los primeros taxones «válidamente publicados» son los que aparecen en este libro.
Etimología

Crocus: nombre genérico que deriva de la palabra griega: κρόκος ( krokos ).​ Esta, a su vez, es probablemente una palabra tomada de una lengua semítica, relacionada con el hebreo כרכום karkom, arameo ܟܟܘܪܟܟܡܡܐ kurkama y árabe كركم kurkum, lo que significa “azafrán” (Crocus sativus), “azafrán amarillo” o la cúrcuma (ver Curcuma). La palabra en última instancia se remonta al sánscrito kunkumam (कुङ्कुमं) para “azafrán” a menos que sea en sí mismo descendiente de la palabra semita.​

La flora de la sierra de La Cabrera 9, narcissus bulbocodium y la leyenda de Narciso.

Existen algunos tipos de flores que llevan asociadas mitos o leyendas desde tiempos ancestrales. Probablemente el Narciso sea la más representativa de todas ellas. Veremos unas fotitos de los narcisos que crecen en las dehesas de La Cabrera y el gusto que muestran por ellas las vacas. Al final recordaremos la leyenda asociada a esta flor.

IMG_8744 copia

El narcissus bulbocodium es una especie botánica de la familia de las amarilidáceas. Se trata de una planta pequeña con flores grandes y solitarias. Hojas de color verde oscuro de 1,5 a 4 mm de ancho, ascendentes. Tallo cilíndrico de color verdoso, de 10 a 25 cm de altura y raíz bulbácea. Sus flores son de color amarillo claro, espata visible y papirácea. Tiene corola obcónica de 8 a 25 mm de largo, tépalos pequeños puntiagudos, estambres largos con los filamentos curvados que no sobresalen del borde y estilo largo. fruto en cápsula con 3 valvas.
Se trata de una planta vivaz. Florece temprano, entre los meses de marzo y abril; en el sur, incluso en febrero. En la montaña florece más tarde. En cualquier caso, los narcisos son unas de las primeras flores en aparecer en primavera.
Crece en praderas y claros de bosques o matorrales desde el nivel del mar hasta la montaña en la Península Ibérica y el suroeste de Francia. También alcanza Marruecos, aunque algunos autores consideran que se trata de una especie diferente.
Crece en prados y pastos de colinas y montañas, arenales y cervunales en alta montaña. Se distribuye por Francia, Portugal y norte de África. En España en la Cordillera Cantábrica y en el Sistema Central.

IMG_8749 copia

Narcissus bulbocodium fue descrita por Carlos Linneo en Species Plantarum, que fue publicado en 1753, como un trabajo en dos volúmenes por Carlos Linneo. Su principal importancia radica en que es el punto de partida de la nomenclatura botánica que se usa hoy en día. Esto quiere decir que no se aceptan como «válidamente publicados» los nombres de taxones anteriores a la fecha de publicación de este libro, y los primeros taxones «válidamente publicados» son los que aparecen en este libro.

IMG_20200222_115251 copia

Narcissus es el nombre genérico que hace referencia del joven narcisista de la mitología griega Νάρκισσος (Narkissos) hijo del dios río Cephissus y de la ninfa Leiriope; que se distinguía por su belleza.
El nombre deriva de la palabra griega: ναρκὰο, narkào (narcótico) y se refiere al olor penetrante y embriagante de las flores de algunas especies (algunos sostienen que la palabra deriva de la palabra persa نرگس y que se pronuncia Nargis, que indica que esta planta es embriagadora).
Bulbocodium es el epíteto latino que significa “bulbo lanoso”.

SDC10543 copia

Las amarilidáceas (Amaryllidaceae) son una familia de plantas herbáceas, perennes, bulbosas o rizomatosas, pertenecientes al orden Asparagales de las monocotiledóneas. Pueden ser fácilmente reconocidas por sus flores trímeras dispuestas en inflorescencias similares a umbelas, las cuales se hallan rodeadas de dos brácteas en la extremidad de un escapo. La familia está compuesta por alrededor de 73 géneros y aproximadamente 1600 especies y se distribuye por todo el mundo. La diversidad de esta familia se halla taxonómicamente organizada en tres subfamilias, a las que hasta hace poco tiempo se les reconocía la categoría de familia: amarilidóideas, alióideas y agapantóideas. Salvo esta última, que presenta un solo género, las dos restantes se dividen en varias tribus.​
Las amarilidáceas presentan una considerable importancia económica y cultural. De hecho, muchas de sus especies son utilizadas como condimento, plantas ornamentales, hortícolas y medicinales.

Las amarilidáceas son plantas terrestres, raramente acuáticas o epífitas, herbáceas o suculentas y, excepto cuatro especies, perennes. Presentan bulbos o, más raramente, rizomas —por ejemplo en Clivia, Scadoxus y Agapanthus—. Los bulbos se hallan recubiertos por las bases membranosas de las hojas, formando una estructura que se denomina «túnica». La raíz primaria se halla bien desarrollada.2​
Las hojas son simples, paralelinervadas, de borde entero, lineares, oblongas, elípticas, lanceoladas o filiformes, sésiles o pecioladas, generalmente arrosetadas, espiraladas o dísticas. Presentan un meristema basal persistente y desarrollo basípeto.

Una flor con leyenda propia, la leyenda de Narciso.

En los tiempos pasados de la civilización griega, había un joven que respondía al nombre de Narciso. Era distinguido, alegre y sobre todo apuesto. Algo que volvía realmente locas a las jóvenes griegas de aquel momento.
Sin embargo, Narciso tenía un defecto, solo sabía quererse a sí mismo. Daba igual lo guapas o ricas que fueran las mujeres que se le acercaban, él siempre las rechazaba. Su ego y vanidad le impedían querer más a una persona, sólo se quería a sí mismo.
Fue cuando Eco, una ninfa del monte Helicón, intentó agasajar al joven Narciso con su bella e inocente voz. Antiguos mitos y leyendas decían que la voz de esta deidad femenina podía articular las más bellas y bonitas palabras jamás escuchadas.
Pero sobre Eco caía una fatal maldición. Hera, celosa de esta ninfa, no quería que encandilase a su esposo Zeus, y por ello la maldijo quitándole su voz y provocándole que solo pudiese articular la última palabra de la persona con la que estaba conversando.

Como todos sabemos, el amor es un sentimiento tan fuerte, que Eco no se podía permitir perder a Narciso. Por ello, un día le siguió sigilosamente a través de los bosques para hacerle conocer sus profundos sentimientos. Pero esto se antojaba imposible debido a su más que horrible maldición. ¿Y qué hizo Eco? Se sirvió de su sintonía con la naturaleza y los animales para que estos le dijesen a Narciso que lo amaba profundamente.
Narciso se tomó la declaración de esta ninfa con cierta mofa. ¿Cómo era posible que él se pudiese enamorar de una chica muda? Él, que era el más guapo y apuesto de toda la península del Peloponeso. Él, que podía tener las jóvenes más guapas y bellas de toda Atenas, Esparta o Corinto. Él, que no tenía rival sobre la faz de la tierra… En definitiva, Narciso no salía de su asombro.

Tras la reacción jocosa de Narciso, Eco se marchó a las cuevas para pasar el resto de su vida sola, triste y rota de desamor. Sin embargo, antes de su muerte, esta musa oró a Némesis, deidad de la venganza y la justicia divina, maldijo a Narciso a enamorarse únicamente de su propio reflejo.

Y parece que si tuvo efecto esta maldición. Cuando Narciso fue un día al río Estigia para refrescarse un poco, este se acercó, se vio reflejado el agua y pensó: “Pero qué guapo soy, voy a acercarme un poco más al agua para deleitarme con mi belleza”. Narciso se acercó tanto al borde para admirarse que cayó finalmente al agua y murió ahogado.
La maldición que propuso Eco funcionó a la perfección y Narciso pasó el resto de la eternidad en el Inframundo, atormentado por su soberbia y su vanidad. Con el paso de los siglos se dijo que en este lugar creció una flor de lo más particular, que se caracteriza sobre todo por su enorme belleza y colorido en sus pétalos. Se le dio el nombre de narciso.
Conclusión, huir de las personas vanidosas y narcisistas. Solo te traerán dolores de cabeza ya que son sujetos que solo piensan en sí mismos en la mayoría de ocasiones.
Su ego y su orgullo les impedirá muchas veces empatizar con los demás, algo que ya sufrió Eco, la protagonista de esta leyenda, con la que muchos pueden sentirse identificados.

IMG_4017 copia

La flora de la sierra de La Cabrera 8, rosa canina, rosal silvestre, escaramujo o tapaculos.

En esta ocasión hablaremos de otro arbusto muy común en la sierra de Guadarrama y más concretamente de la sierra de La Cabrera, que es de donde se han tomado todas estas fotos.

IMG_1667 copia

El uso medicinal de la rosa silvestre es viejo, como lo demuestra su presencia en la Capitulare de “villis vel curtis imperii”, una orden emitida por Carlomagno que reclama a sus campesinos para que cultiven una serie de hierbas y condimentos incluyendo las “rosas” identificada actualmente como Rosa canina.

IMG_6547 copia

En el Japón se cree que es muy bueno para la piel y se prepara en forma de infusión.
Su mermelada se prepara marinando la pulpa con el caldo de la cocción de la nuez y triturándola posteriormente, antes de su mezcla con el azúcar. También es antiinflamatorio y cicatrizante.

20190922_102332 copia

Durante la Segunda Guerra Mundial, los escolares británicos tenían asignada la tarea de recolectar escaramujos. Con estos frutos se fabricaba jarabe de escaramujo, una excelente fuente de vitamina C. De esta manera, se reemplazaban las importaciones de naranjas, interrumpidas por el bloqueo naval de los submarinos alemanes.

 

La prueba del arraigo del rosal silvestre en los usos y costumbres de las gentes es la gran cantidad de nombres con los que se conocen estos frutos y la planta en general. Además de rosal silvestre esta planta se conoce como rosal montés, rosal campesino, rosal bravo, rosal perruno, rosal de culebra, rosal del diablo, rosal de escaramojos, escaramojo, escarambrojo, caramujo, calambrujo, escambrujera, escambrujo, escaramujo, escarbaculo, zarraculos, carmín, monjolinos, gabarda, galabardera, garrabera, gavanzo, rosal garbancero, zarza garbancera, agavanzo, zarzarrosa, zarzaperruna, espino vero, picacostillas, picaespalda, alcaracache y tapaculos (referido a su fruto). Algunos de estos nombres definen con castiza elocuencia la principal virtud de este fruto, como veremos a continuación.

IMG_4492 copia

Es una planta nativa de Europa, Canarias, Madeira, el noroeste de África (Argelia, Marruecos y Túnez), el oeste de Asia (Afganistán, Irán, Irak, Líbano, Palestina, Siria, Armenia, Azerbaiyán, Georgia, el sur de Rusia y Tayikistán) y el subcontinente indio. Sin embargo, está naturalizada y asilvestrada prácticamente en todo el mundo, incluyendo América, Australia (sobre todo en Tasmania) y Nueva Zelanda.
En España, exceptuando la línea costera de Canarias y algunas zonas puntuales de la costa andaluza y murciana con clima tropical, se encuentra en cualquier parte, desde el nivel del mar hasta los 1500 m de altitud. Se considera una especie de clima atlántico y mediterráneo (zonas templadas).
No tiene preferencia por suelos específicos; incluso prefiere zonas montañosas o semi-montañosas, como el sotobosque arbustivo de especies caducifolias y quejigares, pero también puede aparecer en otros bosques, setos, lados de caminos, etc., y hasta en áreas costeras, pues tolera bien la salinidad. Agradece los suelos bien drenados y húmedos, algo fértiles y con un pH neutro.
Sus necesidades de agua se sitúan en los 675-900 mm por año. Puede soportar temperaturas muy bajas.

 

Este arbusto mide hasta 3 metros de altura, con tallos colgantes de color verde, cubiertos de espinas pequeñas, fuertes y curvas. Las hojas están compuestas de 5 a 7 folíolos dentados ovales.
Las flores, solitarias o agrupadas en corimbos, son de color rosa pálido o blancas, de 4 a 6 cm de diámetro, con cinco pétalos, y maduran en una fruta ovoide de color rojo intenso, de tipo cinorrodón, de un tamaño entre 1,5 y 2 cm, llamada tapaculo o escaramujo.
El fruto destaca por su alto contenido de vitamina C (aunque también contiene carotenoides y flavonoides) y puede ser usado para hacer mermelada y té.
El rosal silvestre florece de mayo a julio y produce frutos al final del verano o a principios del otoño. La Rosa canina fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum.

IMG_3392 copia

Etimología

Rosa: nombre genérico que proviene directamente y sin cambios del latín rosa que deriva a su vez del griego antiguo rhódon, , con el significado que conocemos: «la rosa» o «la flor del rosal»
canina: epíteto que le fue dado por la forma de los aguijones, similar a los colmillos de los perros. El fruto, el tapaculo o escaramujo, es botánicamente conocido como un cinorrodón. Cinorrodón es una transcripción de una palabra compuesta de origen griego (kion + rhodon), que significa «rosal perruno».

IMG_6606 copia

Un fruto muy especial, el escaramujo.

El escaramujo​ o rosa canina (a veces también llamado en España tapaculo)​ es el fruto pomáceo de los arbustos del género Rosa, y en particular del rosal silvestre. Suele ser de color rojo anaranjado, pero en algunas especies puede variar hasta el morado oscuro y el negro. Es un ejemplo típico de cinorrodón.

El escaramujo es comestible en crudo, resultando en fresco una excelente fuente de Vitamina C tras quitar las semillas pilosas del endocarpio, y es apto para la confección de mermeladas, confituras y jaleas. También es un ingrediente corriente en tisanas, muchas veces mezclado con hibisco. En Suecia se hace sopa de esta fruta del bosque.
Del escaramujo también se puede extraer un aceite apreciado en perfumería.

IMG_6604 copia

Usos curativos.

Tiene un alto contenido en Vitamina C, entre 1700-2000 mg por cada 100 g de producto seco, lo que lo convierte en una de las fuentes vegetales más ricas de esta vitamina. Contiene también vitaminas A, D y E, y flavonoides antioxidantes.
Como remedio natural, se le atribuye la capacidad de prevenir infecciones de la vejiga, y se dice que ayuda en casos de mareo y migraña.

Los escaramujos tienen un alto contenido de taninos que dan un efecto astringente, antidiarreico. Su alto contenido en taninos hace que cause estreñimiento. Por las que en España tiene la denominación vulgar de ‘tapaculo’.

Los flavonoides determinan su acción como diurético y vitamínico P: protector capilar y venotónico. Las flores le confieren una acción suavemente laxante y como tónico general. Las hojas son cicatrizantes en uso externo.
Los cinorrodones son utilizados en la prevención de gripe y resfriados, astenia primaveral, diarreas, dispepsias hiposecretoras, fragilidad capilar, edemas, varices, hemorroides, arteriopatías. Estados en los que se requiera un aumento de la diuresis: como afecciones urinarias (cistitis, ureteritis, uretritis, oliguria, urolitiasis), hiperazotemia, hiperuricemia, gota, hipertensión arterial, edemas, sobrepeso acompañado de retención de líquidos.
Hojas, cinorrodones, en uso tópico: usados en heridas, ulceraciones dérmicas, estomatitis, parodontopatías, faringitis, blefaroconjuntivitis. Su aceite, para uso externo, ayuda a restaurar la firmeza de la piel por sus propiedades nutritivas y astringentes de los tejidos.

IMG_6549 copia

 

 

La flora de la sierra de La Cabrera 7, Ranúnculos acuáticos

Con la llegada de la primavera es fácil contemplar como se tapizan de pequeñas flores blancas, arroyos, charcas y lagunas de la zona de la sierra de Guadarrama y más concretamente en este caso, en las zonas húmedas de las dehesas de La Cabrera.

SDC11486 copiaSDC11514 copia

De nombre científico o latino: Ranunculus aquatilis, también se conoce vulgarmente como: Ranúnculo acuático, Ranúnculos de agua, Hierba lagunera, Cancel de las ninfas, Botón de oro, Milenrama acuática.

SDC10150 (2)SDC11911 copiaSDC19800 - copia

Planta acuática ampliamente distribuida por todo el mundo a excepción de las zonas tropicales, muy común en España y otros países de Europa, Norteamérica y el Noroeste de África, . Ubicada en márgenes de cursos de agua de poco caudal o charcas. Se trata de una hierba acuática, de vida más o menos sumergida.

 

Se trata de una planta venenosa, aunque su sabor amargo hace que los animales las eviten. Cuando las flores se secan desaparece su toxicidad. Posee la cualidad de depurar el agua donde se desarrolla, parece ser que a estas plantas herbáceas les gustan las aguas ricas en nutrientes como el nitrógeno y el fósforo, por ello su espléndido desarrollo en las dehesas donde la presencia de ganado favorece su desarrollo.

IMG_3419 copia

Planta de tallos flotantes, fistulosos y ramosos. La especie Ranunculus aquatilis tiene dos tipos de hoja: las sumergidas, profundamente divididas, y las flotantes, más enteras, en forma de trébol y de color verde oscuro. Las hojas sumergidas son de contorno ovalado y muy lobuladas, con peciolo corto o nulo, se adhieren entre sí al sacarlas del agua; las nadadoras son pecioladas, con limbo arriñonado con 3 a 5 lóbulos obtusos, a veces manchado de negro. La vaina del peciolo se encuentra en gran parte adherida al mismo. Los pedúnculos están encorvados y son tan largos o más que las hojas.​ Estas plantas pueden alcanzar una altura de 5 a 40 cm. La floración se produce en primavera y cubre las aguas con un blanco tapiz floral de corta duración. Las plantas crecen bien en aguas tranquilas o de poco movimiento, en corrientes fuertes de agua no pueden crecer.
Las flores tienen cinco pétalos blancos con los centros amarillos y se encuentran unos centímetros por encima del agua, son hermafroditas y se agrupan en racimos. Las hojas flotantes mantienen a flote las flores y crecen al mismo tiempo. Los frutos son aquenios.

IMG_3384 copia

El Ranunculus aquatilis fue descrito por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum.

IMG_3378 copia

Etimológicamente, Ranunculus es el nombre genérico que proviene del latín tardío que significa “ranita”  de “rana” y un diminutivo final. Esto probablemente se refiere a muchas especies que se encuentran cerca del agua, como las ranas. Y aquatilis es el epíteto latino que significa “que vive en el agua”.

 

 

 

 

Amanita Muscaria. Setas de la sierra Madrileña I

Cuentan las sagas nórdicas que gritaban como animales salvajes, lanzaban espuma por la boca y mordían el marco de hierro de sus escudos. Su aparición causaba pánico en las filas enemigas. Los “berserker” eran un cuerpo de guerreros de élite de los primeros reyes vikingos. Se vestían con pieles de oso, sus cuerpos reposaban sobre pieles de oso cuando eran incinerados y probablemente rendían un tipo de culto a los osos. Parece ser que el motivo de este fiero comportamiento era debido al estado de trance producido por la ingesta de hongos alucinógenos, más concretamente la AMANITA MUSCARIA.

IMG_7233 copia (2)

Todas las fotos están hechas en la sierra de Guadarrama, más concretamente en el puerto de Canencia, Puerto de la Morcuera y en el Espaldar de la sierra de La Cabrera.

La amanita muscaria, también conocida como matamoscas o falsa oronja,​ es un hongo basidiomiceto muy común, del orden Agaricales.​ El epíteto específico muscaria proviene del latín musca, mosca, y hace referencia a la interacción que se produce entre este hongo y los insectos. Paraliza temporalmente a los insectos que entran en contacto con la seta. Además del de falsa oronja (puede confundirse con la oronja o amanita cesárea cuando el sombrero está muy lavado), otros de los nombres que puede recibir son agárico pintado y oronja pintada.

IMG_4332 copia

Con un tamaño en su madurez que puede ir de 10 a 20 cm, presenta un vivo color rojo rodeado de puntos blancos que se va difuminando con el paso de los días. Su sombrerillo varía entre los 10 cm y 25 cm de diámetro, evolucionando desde la forma globosa a convexa y finalmente plana como casi todas las amanitas. Su cutícula es de color rojo escarlata que vira al naranja con la edad. Sobre ella hay numerosos restos blancos del velo universal. Estos, suelen ser de textura algodonosa y dispuestos en círculos concéntricos, de color blanco que amarillea con el tiempo. Carnoso, consistente y de aspecto atractivo. Margen incurvado y ligeramente estriado en la madurez. Presenta un pie cilíndrico, fácilmente separable del sombrero, blanco a ligeramente amarillo claro, recto, robusto, lleno y con anillo. Su tamaño varía desde unos 12 a 20 cm de altura y de 1 a 3 cm de diámetro. El anillo es amplio, membranoso y con el borde ligeramente teñido de amarillo. La base del pie es claviforme, rodeado de una volva, blanca, fugaz, a manera de verrugas que componen círculos incompletos.

IMG_4651 copia

En sus primeros estados el sombrero aparece envuelto por un velo blanquecino, presentando una forma globoide que posteriormente, al desgarrarse, se tornará hemisférica para terminar extendiéndose, con el margen ligeramente incurvado. También presenta unas granulaciones blancas o amarillentas que se dispersan por toda la superficie. Estas son los restos de la volva o cobertura inicial y, con el tiempo, van desapareciendo de forma gradual. La cutícula es de color rojo, muy brillante, con matices que van desde el anaranjado al amarillo oscuro. La superficie inferior aparece recubierta por láminas, generalmente blancas, independientes y ventrudas.
El pie, de coloración clara, puede llegar a medir hasta 24 cm de altura y 3 cm de grosor, presentando un aspecto bulboso en la base, sobre la que pende un característico anillo blanco de aspecto membranoso.

 

El uso peculiar de este hongo como enteógeno está documentado desde 1730. Una leyenda koryak habla de un héroe, Gran Cuervo, que capturó una ballena pero después no pudo devolverla al mar debido a su gran peso. El dios Vahiyinin (Existencia) le dijo que consumiera espíritus de wapaq para conseguir la fuerza que necesitaba. Vahiyinin escupió sobre la tierra y surgieron plantas de color blanco, pequeñas. Eran los espíritus de wapaq. Apenas comió wapaq, Gran Cuervo se convirtió en alguien muy fuerte y suplicó: “¡Oh wapaq, crece por siempre en la tierra”. Después de esto le dijo a su gente que debían aprender lo que wapaq tenía para enseñarles. Wapaq es la amanita, regalo de Vahiyinin.
En la Rusia siberiana estos hongos son consumidos por los chamanes de algunas tribus. Estas tribus de Siberia no conocían otros intoxicantes hasta que los rusos introdujeron el alcohol. Secaban los hongos al sol y se los comían. Podían comérselos ya fuera solos o en un extracto con agua, con leche de reno o con el jugo de varias plantas dulces. Si se iba a comer solo se humedecía primero en la boca, o bien, una mujer no dejaba de ensalivarlo hasta formar una bolita que el hombre consumía. El uso ceremonial de la amanita dio origen posiblemente a la práctica ritual de beber orina, pues estas tribus sabían que los principios psicoactivos de los hongos son filtrados por el riñón en forma de metabolitos aún activos, algo inusual en relación a los compuestos alucinógenos de las plantas.​ Los koryaks derramaban agua sobre algunos hongos y los hervían. Luego beben este licor y se intoxican: los más pobres se apostaban alrededor de las tiendas de los ricos buscando la oportunidad de recoger la orina de los invitados que salían a orinar. Así lograban intoxicarse ricos y pobres.
En 1968, el estudioso de etnomicología R. G. Wasson propone la identificación del soma, sustancia divina fundamental en los ritos de la India védica, con la Amanita muscaria. Para justificar su tesis hace referencia a la traducción de distintos versos escritos en el Rig-veda (el más antiguo de los Vedas); Wasson cree identificar en ellos pruebas de la ingestión ritual de orina, algo que reforzaría la identificación del soma con la Amanita muscaria: “los hombres hinchados orinan el soma que fluye. Los señores con las vejigas hinchadas, orinan el soma con rápidos movimientos”. Los sacerdotes que personificaban a Indra y Vayu orinaban soma tras ingerirlo en la leche. En los poemas védicos la orina no es un término ofensivo; es una metáfora que describe la lluvia. Las nubes fertilizan la tierra con su orina.​ La propuesta de R. G. Wasson, sin embargo, no está demostrada de forma definitiva,​ y el debate sobre la identidad del soma aún no se ha zanjado.

IMG_5177 copia

Este hongo puede encontrarse en condiciones de hábitat muy amplias, desde las regiones más bajas, hasta las zonas de media y alta montaña, siendo éstas últimas circunstancias las más probables. Aunque vive en todo tipo de bosques, es más frecuente encontrarla en los de hayas, pinos negros, abetos y abedules. Crece asociada a las raíces de éstos, con los que intercambia sales minerales y agua por otras sustancias orgánicas, pudiendo llegar a formar grupos relativamente numerosos. Se desarrolla entre finales de verano y otoño, dentro de la estación micológica.

IMG_6757 copia

Comestibilidad y propiedades

Su sabor, al igual que su olor, no son especialmente intensos y está considerada como una seta peligrosa por su toxicidad. En dosis muy altas, tiene un gran efecto neurotóxico, mientras que si está seca su potencial alucinógeno es mucho más alto. En grandes cantidades puede inducir al coma. Sus principales propiedades son enteógenas, por lo que se ha utilizado desde tiempos remotos como estimulante. Administrada por vía oral es también tóxica para el intestino y el hígado, por lo que si se ingiere inadvertidamente, se debe recurrir a un centro médico, mostrar el espécimen ingerido y sugerir pruebas de función hepática para descartar daño permanente. El efecto neurotóxico está dado por un componente llamado muscimol, un potente alucinógeno. El muscimol actúa a nivel de las sinapsis neuronales, como agonista en los sitios de interacción de los receptores de ácido gamma-aminobutírico, también llamados receptores de benzodiazepinas (ejemplo de éstas es el componente activo del Valium, la metildiazepinona), y, entre muchas de sus acciones sobre el sistema neurológico, causa la apreciación deformada de formas y distancias. El compuesto enteógeno o psicoactivo se llama ácido iboténico y si el hongo se deja secar se convierte en muscimol. La seta también produce un alcaloide tóxico llamado muscarina.
Se dice que el consumidor de este hongo siente una alegría retozona, que suele manifestarse con cantos; y cualquier esfuerzo físico que trate de realizar se le hace fácil, porque el tono muscular se eleva considerablemente. En ciertos sujetos, y según la dosis de amanita muscaria ingerida, de la exaltación suceden la calma, un notable decaimiento y la somnolencia. El consumidor acaba durmiéndose, y en sueños cree contemplar sucesos futuros.
Por lo regular, y sobre todo al principio de la intoxicación, el conocimiento se mantiene en buenas condiciones, y el afectado coordina bien, se siente feliz y satisfecho. Luego sobrevienen las alucinaciones. Ve junto a él personas inexistentes, a quienes habla y comunica sus intimidades; pretende hacerlas partícipes de sus bienandanzas, de las maravillas y bellezas que contempla. Con sus dilatadas pupilas, todo cuanto le muestra la realidad se le agranda de manera tan prodigiosa, que de una pequeña concavidad puede antojársele sima profundísima; un vaso de agua, inmenso lago.

IMG_6794 copia

Un potente alucinógeno.

Son muchos los usos psicotrópicos de estos hongos a lo largo de la historia. Según los últimos estudios, parece ser que constituía el componente principal del “soma”, el elixir de la juventud de los antiguos vedas, ya presente en el 1500 a.c. en lo que sería actualmente el norte de la India. Este pueblo de guerreros obligaba a sus esclavos a comer este hongo y posteriormente recogían la orina, con la cual fabricaban el soma. De esta manera, a través de la orina podían disponer de sus propiedades psicotrópicas sin sus efectos físicos negativos, dado que el organismo expulsa por la orina el ácido iboténico, principal responsable de estos efectos, mientras que la mayoría del muscinol, que produce la mayoría de los efectos desagradables físicos es retenido en el organismo y metabolizado por el hígado.

De igual manera, la Amanita Muscaria fue muy utilizada por los vikingos. Esta seta es muy abundante en Escandinavia, donde crece debajo de abetos y abedules. Este pueblo de fuertes guerreros ingería este hongo para obtener más fuerza en la batalla y no sentir cansancio o dolor. Entre ellos destacaban los “berserkers”, una élite especial de guerreros. Parece ser que bebían un elixir confeccionado especialmente con esta seta, que les proporcionaba un estado de trance muy característico; luchaban como posesos, e incluso llegaban a morir por deshidratación, al no sentir la necesidad de beber. Por la forma que aparecen en los antiguos escritos, como luchaban, el aspecto físico de su cuerpo, la mirada de sus ojos o sus reacciones corporales, se supone que estaban bajo los efectos de la Amanita Muscaria.

IMG_6798 copia

Protagonista en la literatura y el la tradición.

Dada su gran belleza, es el hongo que aparece dibujado en muchos cuentos infantiles o pintado en muchos cuadros. Es el hongo que se describe constantemente en los libros de los Gnomos, Duendes de los bosques, Elfos y otras criaturas similares. En todos estos libros existen similitudes respecto a la conducta y vida de estos seres. Todos ellos viven en los bosques y lo hacen dentro de unos hongos muy vistosos y de color rojo.

Todos estos seres pueden ser al mismo tiempo seres bondadosos, capaces de realizar las mejores acciones cuando están tranquilos y ser completamente malvados cuando se muestran nerviosos o intranquilos. Las propiedades alucinatorias y los cambios de comportamiento que origina la Amanita Muscaria se reflejan claramente en el carácter de estos personajes.

SDC19069 - copia copiaSDC19077 copia

 

 

 

 

En vía muerta II. Valdemanco- Lozoyuela.

Miracielos se levantaba todos los días antes del alba para ir andando desde La Cabrera a Valdemanco. Hubo un tiempo durante la postguerra que trabajaba en la construcción las vías del tren, más concretamente en el Túnel del Medio Celemín del Directo Madrid-Burgos, un trabajo que le permitía ganar unas pesetas y un pequeño suministro de alimentos como naranjas y bacalao para llevar a casa en los tiempos de miseria.

Esta historia podría ser de cualquiera de los miles de trabajadores que participaron en la construcción de la línea del Directo Madrid-Burgos. A diferencia de Miracielos, muchos de esos trabajadores no tuvieron la suerte de hacerlo libremente, lo hacían como presos obligados a realizar trabajos forzados, para redimir las penas de cárcel que cumplían por haber tenido ideas diferentes o haber luchado en el bando que defendía la democracia.

Seguiremos con la ruta que dejamos junto a la estación de Bustarviejo para dirigirnos hacia el este, camino de Valdemanco. Atrás dejamos la silueta del cerro del Pendón y avanzaremos paralelo a la ladera sur del Mondalindo.

IMG_3991 copia

Vista de la estación de Bustarviejo con el Pendón de fondo.

Tras pasar un par de trincheras construidas a cielo abierto en los que la vía atraviesa unos pequeños cerros, llegamos a un punto donde se puede ver Valdemanco al fondo. En un principio la estación de Bustarviejo lo era también de Valdemanco, pero como quedaba bastante lejos de ambos pueblos y la línea después pasa junto a Valdemanco se construyó un pequeño apeadero que ya no existe.

IMG_4079 copia

Vista de Valdemanco desde donde estuvo su apeadero. A la derecha el Cancho Gordo de la sierra de La Cabrera.

Valdemanco se encuentra situado a los pies del Collado del Medio Celemín, este Collado es el paso natural entre la sierra del Mondalindo y la sierra de La Cabrera hacia el Norte, de hecho unos metros más arriba del pueblo y paralelo a la vía del tren, discurre la cañada real que durante siglos fue el camino seguido por los trashumantes que buscaban pastos frescos para el ganado ovino en el Norte de España.

IMG_4080 copia

Entrada al Túnel 13 Medio Celemín desde el puente de la carretera de La Cabrera-Valdemanco. 

Dejamos atrás el puente de la carretera que une La Cabrera con Valdemanco y que cruza por encima de la vía en dirección al Túnel 13 del Medio Celemín.

IMG_3965 copia

Puente de la carretera La Cabrera-Valdemanco.

El Túnel del Medio Celemín tiene 2291 metros de longitud y une los términos de Valdemanco y Lozoyuela.

IMG_3971 copia

Entrada desde Valdemanco al Túnel 13, Medio Celemín.

Al adentrarse en los túneles uno se sobrecoge sólo de pensar las penurias que tuvieron que padecer los hombres que lo construyeron con poca más ayuda que la fuerza de sus brazos.

IMG_3974 copia

Interior del Túnel del Medio Celemín.

Salimos del túnel del Medio Celemín para dejarlo detrás nuestro, ya estamos en el término municipal de Lozoyuela.

IMG_5188 copia

Salida del Túnel 13 en el término de Lozoyuela.

A la salida del Túnel del Medio Celemín aun se pueden ver los restos de edificaciones construidas para alojar a los trabajadores que participaron en las obras.

IMG_5186 copia

Cartel informativo sobre las ruinas de antiguas edificaciones relacionadas con esta vía.

Continuamos nuestro recorrido hacia el norte y dejamos detrás el Collado del Medio Celemín y la sierra de La Cabrera

IMG_5200 copia

Vista de la sierra de La Cabrera y del Collado del Medio Celemín.

Sólo nos encontraremos un puente que cruza por encima la vía en un recorrido que discurre por la ladera Este del Mondalindo.

IMG_5202 copia

Puente sobre la vía antes de llegar al apeadero de Lozoyuela.

Continuamos nuestro camino hacía el Norte y pronto avistamos el antiguo apeadero de Lozoyuela, situado a casi cuatro kilómetros del pueblo.

IMG_5208 copia

Antiguo apeadero de Lozoyuela.

Después de pasar por el antiguo apeadero de Lozoyuela, pronto divisamos el Túnel 14 “Mata Águila”, el segundo más largo de esta vía en su recorrido por la Comunidad de Madrid.

IMG_5221 copia

Vista del cerro de Mata Águila.

El Túnel de Mata Águila tiene una longitud de 2848 metros y une los términos de Lozoyuela y Garganta de los Montes.

IMG_5222 copia

Túnel 14, “Mata Águila”

Estamos en Verano y el sol comienza a apretar a medida que pasan las horas, el contraste de temperaturas al entrar en los túneles hace que esa sensación sobrecogedora se convierta en un escalofrío.

IMG_5226 copia

Entrada al Túnel Mata Águila desde Lozoyuela.

El Túnel Mata Águila atraviesa un cerro con este mismo nombre y al salir de él entraremos de lleno en el Valle del Lozoya.

IMG_5230 copia

Interior del Túnel 14.

Próxima estación … Garganta de los Montes