Los Pueblos Negros y el Pico Ocejón

Existe una antigua leyenda sobre el pico Ocejón, el Moncayo y el Alto Rey. Según cuenta dicha leyenda, un poderoso Señor de una tribu prerromana, que además tenía poderes de brujería, era poseedor de grandes riquezas y de un extenso territorio entre lo que hoy son las provincias de Zaragoza, Soria y Guadalajara. Al enviudar tuvo que hacerse cargo de sus tres hijos, la envidia y la codicia por conseguir la herencia de su padre hacía que los tres hermanos se llevasen muy mal.

Las duras peleas entre los hijos eran cada vez más frecuentes, hasta que el padre, harto de sus disputas, decidió castigarles con una maldición eterna, de tal manera que pudieran verse siempre pero no pudieran hablarse nunca, les convirtió en tres altas montañas que situó a cada extremo de su territorio, para que además sirviera de ejemplo para las tribus cercanas: el mayor, Moncayo; el mediano, Ocejón, y el pequeño, Alto Rey.

En la ermita situada en la cima del Alto Rey se puede contemplar un grabado en la piedra en la que se muestran tres cabezas situadas las unas al lado de las otras de la misma manera que se sitúan geográficamente el Moncayo, el Ocejón y el Alto Rey.

IMG_4308 copia

Pico Ocejón

 

El Pico Ocejón.

El pico Ocejón es una montaña perteneciente al sistema Central situada en la vertiente sur de la sierra de Ayllón, en la parte noroccidental de la provincia de Guadalajara. Toma importancia por su visibilidad desde gran parte de la provincia, por su sinuosa forma y por los pintorescos «pueblos negros» que se hallan ubicados en sus faldas: Majaelrayo, Robleluengo, Campillo de Ranas, Roblelacasa, El Espinar y Campillejo en la vertiente oeste, Valverde de los Arroyos, Zarzuela de Galve, Palancares y Almiruete en la vertiente este.

IMG_9404 copia

Vista de Valverde de los Arroyos con el Pico Ocejón al fondo

 

IMG_4117 copia

Vista de El Espinar

IMG_4343 copia

Vista de Roblelacasa con el Pico Ocejón al fondo

Los Pueblos Negros.

La arquitectura negra es un tipo de arquitectura popular que emplea como elemento constructivo principal la pizarra, compuesto mineral de tonos grises, violetas, azulados, pardos, plateados o negruzcos. Es una técnica empleada tradicionalmente en algunas zonas españolas como la sierra de Ayllón (entre Guadalajara, Segovia y Madrid) y la sierra de Alto Rey (Guadalajara). En estas zonas serranas la pizarra es un material muy abundante, además debido a los precarios medios de comunicación, en estas zonas antiguamente no se disponía de otros materiales alternativos.

IMG_4383 copia

Detalle de un tejado construido en pizarra al estilo tradicional

 

Este tipo de arquitectura es aplicable a todo tipo de construcciones, tanto viviendas como edificios comunitarios (Ayuntamientos e Iglesias), pavimentado de calles, cerramientos y delimitaciones agrícolas y ganaderas, tainas para el ganado, fuentes, caminos, puentes, etcétera.

IMG_4280 copia

Puente sobre el río Jarama entre Roblelacasa y Matallana

 

 

IMG_4385 copia

Espadaña de la Iglesia de Roblelacasa

 

IMG_9418 copia.jpg

Fuente, plaza y Ayuntamiento de Valverde de los Arroyos

 

IMG_4359 copia

Una calle de Roblelacasa

 

Los ayuntamientos de Campillo de Ranas, Majaelrayo y Valverde de los Arroyos han aprobado nuevas normas encaminadas a proteger el estilo arquitectónico tradicional propio de la arquitectura negra, tales como el uso exclusivo de la pizarra propia de la zona, la prohibición de cables cruzando las calles, de cubiertas planas, de buardillones y de terrazas o ventanas sobre la cubierta.

IMG_9242 copia

Iglesia de Campillo de Ranas

 

IMG_9218 copia

Vivienda típica de Campillo de Ranas

 

La pizarra es el elemento estructural fundamental en las construcciones de este tipo de arquitectura, sirviendo para cubiertas y paramentos. El uso exclusivo de la pizarra provoca que sus pueblos presenten un aspecto negruzco en sus vistas, de ahí el nombre de Pueblos Negros.

IMG_9200 copia

Iglesia de Majaelrayo

Anuncio publicitario

El Hayedo de Montejo

Si quieres disfrutar de uno de los lugares mas bellos e interesantes de la sierra norte de Madrid tienes una cita obligada con el Hayedo de Montejo, donde sus árboles parecen sacados de un cuento de hadas.

IMG_8439 copia

El hayedo de Montejo es un bosque de hayas de poco más de 220 hectáreas de superficie, situado en las faldas de la Sierra de Ayllón y perteneciente al municipio de Montejo de la Sierra (Comunidad de Madrid, España), al norte de la provincia madrileña y separado con la provincia de Guadalajara por el río Jarama. La presencia del río Jarama ayuda a ensalzar aún más la belleza del paisaje, con esas aguas claras, que fluyen y dotan de vida al Hayedo.

IMG_8461 copia

Fue catalogado como Sitio Natural de Interés Nacional en 1974, siendo uno de los hayedos más meridionales de Europa. En 2017, junto con otros hayedos de España y Europa, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco como extensión de los Hayedos primarios de los Cárpatos y otras regiones de Europa. Popularmente se suele afirmar que este hayedo es el más meridional de toda Europa, pero esto es sólo un falso mito, ya que no es ni siquiera el más meridional de España. En España el hayedo más meridional es «el hayedo del Retablo», que se encuentra entre las provincias de Tarragona y Castellón.​ Y el hayedo más meridional de Europa se encuentra en Sicilia, en la vertiente sur del Etna.

IMG_8447 copia

 

Es uno de los hayedos más estudiados de la Península Ibérica, y la gran afluencia de personas ha hecho que las visitas estén restringidas. La única forma de visitar el hayedo de Montejo es a través de las visitas guiadas que gestiona el centro de recursos de la Sierra del Rincón.

IMG_8423 copia

El Hayedo es un paraje insólito dentro de la Comunidad de Madrid, de ahí su importancia. Es difícil que se generen estos bosques en estas latitudes, de ahí la curiosidad que despierta. Su origen se remonta a etapas lluviosas y húmedas postglaciares en Europa. El hayedo representa los restos de la vegetación caducifolia centroeuropea en el centro de España.

IMG_8457 copia

El microclima existente en la zona debido a la captación de humedad proveniente de las masas de aire que chocan contra la Sierra, y el hecho de que la ladera de la colina permanezca en la sombra (zona de umbría), han hecho posible que se conserve el hayedo existente en Montejo desde épocas postglaciales.

IMG_8449 copia

El Hayedo está delimitado en su parte inferior por el río Jarama. En su ribera crecen brezos, abedules, serbales, etc. En las laderas de esta zona montañosa, las hayas surgen señoriales, demostrando su poderío en esta parte de la Sierra. Algunas veces forman agrupaciones, pero casi siempre aparecen mezcladas con robles y rebollos. Otra especie muy característica del Hayedo son los acebos, que asoman de vez en cuando y sirven de refugio para ciertos animales. La altitud del Hayedo oscila entre los 1.200 y los 1.600 metros, dependiendo de la zona donde nos encontremos.

IMG_8441 copia

Cuenta la leyenda, que «algunos antiguos carboneros y leñadores de Montejo afirmaban que el bosque conocido como El Chaparral está habitado por duendes y hadas y que éstas, juguetonas y curiosas, gustaban de engatusar a los visitantes y caminantes del bosque con sus caricias y dulces cánticos. Estos cantos tan melosos y atractivos servían para llevar a los paseantes hasta sus guaridas y convertirlos en animales tales como la lagartija o el petirrojo, con el objetivo de dotar al mencionado bosque de mayor número de habitantes y lograr así mayor encanto».

IMG_8421 copia

El Hayedo de Montejo es un monte comunal, allá por el año 1.460 el pueblo compra a un noble de Sepúlveda el monte de hayas y robles, a orillas del río Jarama, conocido como El Chaparral, hoy el Hayedo de Montejo de la Sierra. Aún así, se produjo algún contencioso por la propiedad de dicho monte. En un principio los señores de Buitrago expresaban que la propiedad era suya, pero cuenta la tradición que el propio Emperador Carlos I de España y V de Alemania dejó bien claro que el citado monte y bosque eran de los vecinos de Montejo.

IMG_8435 copia

Podemos encontrar multitud de colores en el Hayedo, pero todos guardan una cosa en común: la belleza con la que dotan al paisaje que del que forman parte. Pocos árboles como el haya tienen tanta elegancia. Su tronco es fuerte y liso, su copa equilibrada a la vista, donde ramas y hojas se reparten el terreno en capas horizontales para captar el máximo posible de luz.

Su majestuosidad apenas se ve alterada con el cambio en las distintas estaciones. En los períodos veraniegos y primaverales destacan por sus colores verdes, vivos y frescos, llenos de vida. En el invierno su impresionante presencia se vuelve un poco más austera debido a que sus ramas pierden las hojas quedando sus ramas desnudas. Pero sin embargo, en el otoño se muestra más impactante que nunca, con esos tonos color pizarra,  marrones que crean un ambiente para el ensueño, algunos amarillos, algunos verdes, algunos rojizos y anaranjados que resaltan la variedad de sus hojas, que hacen que destaque aún más la figura señorial de este árbol.

Complementando al haya, tenemos a su compañero inseparable, el roble, con un porte tan elegante como el de ésta. Entre estos enormes ejemplares de hayas y robles, también se pueden encontrar cerezos silvestres, avellanos, abedules, enebros, álamos temblones, acebos, brezos y serbales, todos ellos en menor proporción. Algunos de estos ejemplares tienen nombre propio, como el abuelo (un viejo roble, el más longevo de este bosque), pie de elefante, pero el haya de la Roca es la más admirada por sus más de 250 años y por tener sus raíces incrustadas en una roca cubierta de musgo que la sostiene a modo de pedestal.

20444902[2] copia

La fauna existente no es la típica de un hayedo, debido a su pequeño tamaño y a su latitud geográfica; podemos encontrar especies como el corzo, el jabalí, el tejón, la nutria, la garduña, el gato montés, la perdiz, el azor, el águila calzada, el cárabo común, el picapinos, el pico menor, el mirlo acuático y algunas aves paseriformes como carbonero, herrerillo, arrendajo, trepador azul, agateador común, etc.

Por último, también cabe recordar que el término municipal de Montejo de la Sierra es rico en todo lo referente a las setas y hongos. Esto atrae a gran cantidad de curiosos y aficionados a la micología todos los años. De estas especies se pueden destacar: Coprino Blanquinero, Colmenilla, Mucidula, Viscosa, Boleto Real, Boleto del abedul, Falsa Oronja, etc.

 

La Hiruela

La Hiruela es un pueblo situado a 98 kilómetros de la capital, enclavado en la denominada sierra del Rincón, en el límite nororiental de la Comunidad Autónoma de Madrid.

IMG_5560 copia

IMG_5563 copia

IMG_5719 copia

La Sierra del Rincón comprende los términos municipales de cinco pueblos, Prádena del Rincón, Montejo de la Sierra, Horcajuelo, Puebla de la Sierra y la Hiruela. Está catalogada como reserva de la Biosfera por la UNESCO desde 2005.

SDC11014 copia

SDC11018 copia

Gracias a su aislamiento ha conseguido mantener un ecosistema prácticamente inalterado a lo largo de los siglos. Rodeado de montañas tiene un gran valor paisajístico, donde predomina el roble melojo en su dehesa y con una variada mezcla de otros árboles como enebros, abedules, avellanos o fresnos entre otros, que ofrecen un verdor propio de las tierras del Norte.

IMG_5701 copia

IMG_5741 copia

Siendo la producción de carbón vegetal de roble, junto con la producción de miel en sus colmenas de abejas, unas de las principales actividades económicas de este y otros pueblos de la zona durante los tiempos pasados.

IMG_5637 copia

El Molino

Uno de sus mayores atractivos actuales, sobre todo de cara al turismo, es su molino harinero. Está situado en la orilla occidental del río Jarama en un privilegiado lugar rodeado de árboles. Según parece su origen data de la segunda mitad del siglo XVIII. Fue de propiedad comunal hasta el año 1888 que fue vendido a un particular. Tras varios cambios de propietario volvió a ser adquirido por 65 familias de la Hiruela y mantuvo su carácter comunal hasta 1975 que finalizó su actividad.

IMG_5599 copia

IMG_5596 copia

IMG_5587 copia

En 2001 fue restaurado con fondos de la Unión Europea y de la Comunidad de Madrid, recuperando las muelas y la estructura del edificio que se había hundido con el paso del tiempo.

IMG_5600 copia

IMG_5611 copia (2)

IMG_5639 copia

La fiesta del Pero

Desde el año 2006 se celebra en La Hiruela la denominada fiesta de recolección del pero. Aunque su nombre induce al error, el pero es una variedad de manzana que se caracteriza por un olor agradable y un exquisito sabor.

SDC10923 copia