La flora de la sierra de La Cabrera 11, amapola, “La protectora de almas”.

Si hay una flor agradecida, esta es la amapola silvestre (papaver rhoeas). Aunque las amapolas silvestres no suelen plantarse para engalanar un balcón o decorar un jardín, es innegable que cuando su color rojo escarlata nos llama la atención desde una cuneta, un descampado, un campo de cereal, una cuneta o las grietas de una acera cualquiera, algo se alegra en nuestra alma. Y es que esta humilde flor, puede nacer donde quiera. Pero no te dejes engañar por su sencillez, su historia es legendaria.

IMG_4360 copia

Es probablemente la flor de la que hay más literatura y leyendas por estar asociada desde tiempos inmemoriales al hombre y a la agricultura. De todas las leyendas sobre las Amapolas, hay una que destaca sobre todas las demás. Esta leyenda esta sacada del antiguo libro Oriental  “La protectora de las almas”. Ey-chan-Y-Taipu

LA PROTECTORA DE ALMAS. 

Se dice que, hace incontables lunas, cuando nuestro mundo aún era joven no existían las amapolas.
En aquel tiempo vivía una joven muchacha a la que llamaban Idariel, de hermoso corazón y apariencia. Cuentan que tenía un largo cabello rojo y unos ojos profundos del color del azabache, amables y dulces como los de una madre. Habla la leyenda de que ella tenía la capacidad de hablar con los árboles; ellos le contaban hechos pasados, la aconsejaban y ayudaban cuando la duda aparecía en su corazón, y ella usaba la sabiduría del bosque para ayudar a su pueblo y sus amigos, sin embargo ella no tenía familia.
Un día, en el que ella hablaba con el castaño más viejo, un joven de ojos verdes como las hojas de los árboles en primavera, que paseaba por el bosque, quedó embobado al contemplar su agraciada naturaleza. El anciano castaño, al ver que el chico se había quedado de pie como un pasmarote cerca de donde ellos estaban, divertido le dijo a su joven amiga que la estaban observando. Ella se dio la vuelta y miró al chico de cabellos de color arena, y lejos de estar molesta le invitó a que se sentara junto a ella. El chico un poco avergonzado al principio de que lo hubieran descubierto aceptó la invitación, y así pasaron las tarde ellos juntos. El chico le contó que provenía del pueblo al otro lado del río, que él era hijo de un cazador y que tenía dos hermanas menores. Ella le habló de su pueblo y sus gentes, y también del bosque y de su especial don.
Al anochecer se despidieron, sin embargo, antes de marcharse el chico, de nombre Atero le preguntó: “¿Vendrás mañana?”
Ella sonrió de forma amable “Siempre vengo al bosque, todos los días”.
Y así se despidieron para volverse a ver al día siguiente, y al siguiente, y el siguiente también. Pasaron muchos días juntos, riendo y hablando en el bosque; Y los árboles eran felices, pues ahora su amiga ya no estaba tan sola.
Un día Atero decidió mostrar a Idariel su particular habilidad, y donde antes había un joven en ese momento un lobo de color arena y ojos verdes se encontraba delante suya. Sorprendida y a la vez alegre, pues no se había percatado de que su amigo era un lobo, se sintió contenta de que confiara en ella. Y así pasaron días, semanas y meses, en los que ambos disfrutaban de la compañía del otro.
Sin embargo llegó una mañana en la que el rostro de Atero no mostraba la sonrisa despreocupada de siempre, pues había malas noticias. Una guerra entre clanes había arrastrado a su pueblo a una batalla, y él debía ir. Por supuesto ella le rogó que no fuera, la guerra era una enfermedad que corrompía a los mortales y podría morir, pero él tenía que irse, para proteger su familia y su pueblo, y para evitar que la discordia cruzara el río y llegara hasta el hogar de Idariel.
Aún así ella se negó, y suplicó y suplicó para que se quedara y no se marchara de su lado, pero la decisión ya estaba tomada. No obstante Atero decidió quedarse una noche más junto a Idariel, una noche que ellos nunca olvidarían, en la que sus cuerpos y sus almas se fundieron en uno solo, y desde la cual sus corazones latirían al unísono por siempre.
A las primeras luces Atero se marchó, pero le hizo prometer algo a Idariel; que ella fuese todos los días al lugar en el que se vieron por primera vez, pues el tiempo en el que volviera allí estaría. Así lo prometió ella y así se marchó él.
Desde aquel día pasó una luna completa, en la que Idariel iba cada amanecer a esperar en el viejo castaño, y donde se quedaba hasta el crepúsculo. Sin embargo una funesta noticia recorrió todo el bosque la noche después al cumplirse la primera luna, fue tal el conocimiento que ningún árbol se atrevería a contárselo a Idariel, pero alguien debía hacerlo, y así el anciano castaño fue el encargado de comunicar la noticia.
Aquella mañana, como siempre Idariel se sentó entre las raíces del viejo árbol a esperar, con las piernas rodeadas por sus brazos y su rostro sobre las rodillas.
“Mi niña, no esperes más, él ya no volverá” dijo la voz profunda del anciano.
Los ojos de la joven se abrieron de forma antinatural, y se dirigieron a su longevo amigo, su cabeza empezó a moverse de izquierda a derecha ligeramente, “No…”. De sus ojos comenzaron a sangrar cristales líquidos, y su cuerpo inició su temblor. Su llanto por nadie podría ser detenido.
La angustia y el dolor oprimían su pecho, y aquellos sentimientos pasaron a los árboles, pues para la tierra conocedora de todo no existían los secretos, y el bosque entero conoció el sufrimiento de su amiga. Idariel lloró, lloró hasta que no le quedaron lágrimas, hasta que su cuerpo no pudo aguantar más el sufrimiento. Tomó aquel pequeño cuchillo que ella solía llevar para cortar con delicadeza los frutos de la tierra, y se lo clavó en el pecho. Sus amigos habrían tratado de impedirlo, pero ¿qué podrían haber hecho ellos? No eran más que árboles.
La sangre manó de la herida, e Idariel cerró los ojos y se recostó sobre la robusta corteza de su anciano amigo, para nunca abrirlos más.
El bosque entero se conmocionó ante ello, y rogaron a Lhan, el dios de la tierra y los humanos que hiciera algo por su hija, que no permitiera que muriera así. Lhan oyó las súplicas de los árboles, pero existían antiguas normas, y él no podía actuar así, el bosque debía ofrecer algo a cambio.
Aquella espesura sacrificó una única cosa, se encerrarían en si mismos y nunca jamás un mortal podría volver a escuchar las voces de los árboles, y ese fue el precio que pagaron.
Pese a todo, a Lhan no le estaba permitido devolver a la vida a la joven, pero si pudo hacer algo. De la primera gota carmesí que Idariel derramó surgió una bella flor, de pétalos rojos y corazón negro, como el azabache. Y así de la sangre de Idariel nacieron las flores, y con su cuerpo ocurrió lo mismo, quedando a los pies del castaño un hermoso manto de algodones rojos.
Cuentan que, en la tumba de Atero, al poco de ser enterrado, aparecieron más de estas flores, y pasados los años, en cada tumba siempre surgía alguno de estos brotes.
Al convertir Lhan a Idariel en aquella nueva vida le encomendó una misión, ella cuidaría de los muertos hasta que llegara el momento de llegar al Taront, y a cambio tendría un compañero que nunca se apartaría de ella, de ojos verdes y de cabello del color de la arena.
Y así fue como decidieron llamar a la flor de pétalos rojos y corazón negro Amapola, que significa, “la protectora de las almas”. ihcuc arap.

Ey-chan-Y-Taipu

20170507_130730 copia

LAS AMAPOLAS EN LAS DISTINTAS CULTURAS

Los egipcios ya incluían amapolas en sus tumbas y ritos funerarios.

Para los chinos son un símbolo de lealtad y fe entre amantes. La leyenda cuenta que Lady Yee acompañaba a su marido en todas las batallas y se quedaba junto a él mientras luchaba. Durante una de esas contiendas, cuando quedó claro que el ejército de su marido iba a ser derrotado, ella bailó con la espada de él para reconfortarle. Pero su danza fue inútil. Desolada, Lady Yee acabó con su vida y de su tumba nacieron amapolas como símbolo de su entereza y la fuerza de su espíritu.

IMG_4378 copia

El mundo clásico no es ajeno a las leyendas sobre las amapolas. Los griegos usaban estas flores como amuleto para el amor y las consideraban un símbolo de fertilidad y una fuente de energía, a la vez que también sabían de sus poderes somníferos. Para estimular a sus atletas, por ejemplo, les proporcionaban un brebaje de semillas de amapola, vino y miel antes de competir.
Además, los griegos tenían varios mitos para explicar su origen. Según algunos fueron creadas por Somnus, el dios del sueño, para ayudar a Ceres, la diosa del maíz. Ceres no conseguía que el maíz creciera ya que estaba exhausta intentando encontrar a su hija. Las amapolas le ayudaron a conciliar el sueño y el maíz pudo crecer mientras Ceres dormía. Según otros, la creadora fue Demeter, diosa de la agricultura y de la fertilidad, se la asocia con los cereales, lugar donde crece la amapola. Su hija Perséfone estaba recogiendo amapolas cuando fue raptada por Hades, dios de los Infiernos. Demeter ignoraba el destino de su hija, como esposa de Hades, y se dedicó a recorrer el mundo para buscarla y prohibió a la tierra que produjera frutos hasta que no la encontrara. Zeus, padre de los dioses, tuvo que intervenir y ordenó que Perséfone pasara seis meses al año con Hades y seis meses en la tierra con su madre. Por eso la tierra duerme durante la ausencia de Perséfone y despierta a su regreso. Así pues la amapola es el símbolo de la fertilidad, pues crece en lo trigales, del sueño, al ser pariente de la adormidera y de la resurrección por la alternancia de Perséfone en los infiernos y su vuelta a la tierra.

IMG_4377 copia

Los romanos creían que las amapolas podían curar el mal de amores y las usaban como planta mágica para la adivinación. Fueron ellos quienes las introdujeron en Britania, donde se asociaron al descanso y al olvido.
En el cristianismo medieval se solían representar talladas en muchos de los bancos de las iglesias para simbolizar el sueño eterno. En la Edad Media también creían que el humo que desprendían las amapolas al quemarse ahuyentaba a los malos espíritus.
Aparentemente, durante las guerras napoleónicas era muy común ver amapolas alrededor de las tumbas de los soldados caídos en combate.

IMG_4368 copia

Pero las leyendas no acaban aquí. Se cuenta que una bruja malvada convirtió a una mujer en amapola y la condenó a vivir entre estas flores durante el día. Solo se le permitía visitar a su familia por la noche. Una de esas noches, la mujer le confesó a su esposo que para poder romper el hechizo debía encontrarla entre las demás amapolas y arrancarla. Por la mañana, el marido fue al campo y se encontró con cientos de amapolas todas muy parecidas entre sí. Después de observarlas cuidadosamente una a una, y tras pensar y pensar, el hombre tomó una decisión y arrancó la única amapola libre del rocío de la mañana. Esa tenía que ser su esposa ya que había pasado la noche en la casa. Y acertó. Y así deshizo el hechizo de la maléfica bruja y los dos pudieron vivir felices.

IMG_4389 copia 2

 

Pero no es solo mitología lo que dan de sí las amapolas silvestres. Esta flor provoca sudoración, es suavemente narcótica, tiene propiedades anticatarrales, combate la tos, los problemas de pulmón, las anginas y la inflamación de párpados. Tiene efectos calmantes y es un relajante del sistema nervioso. Si has visto El mago de Oz recordarás que Dorothy se queda dormida en un campo de amapolas plantado ex profeso por la Malvada Bruja del Oeste. Hay que recordar que esta planta es una pariente de la adormidera (papaver somníferum), una flor muy parecida pero de pétalos blancos, violeta claro o rosáceos, y la planta de la que se extrae el opio.

Las amapolas son también un antioxidante natural que ayuda a prevenir la osteoporosis y las enfermedades cardiovasculares y, además, sus semillas se utilizan en la cocina para dar sabor y decorar panes y pasteles e incluso para espesar curris y salsas (India).
Por eso, la próxima vez que veas una amapola, no la arranques. Recuerda que en tan solo cuatro pétalos rojos se encierran los misterios de milenios y que incluso pintores y poetas le han dedicado obras y canciones.

 

RED POPPY, UN SÍMBOLO EN EL REINO UNIDO.

Después de la I Guerra Mundial, estas flores también brotaron alrededor de las sepulturas de los soldados en los campos de batalla de Flandes. Por eso, y porque se considera que su color es el de la sangre de los que murieron luchando, las amapolas se han convertido en un emblema para conmemorar a los muertos en combate. En el Reino Unido, por ejemplo, es común ver a gente con una amapola en la solapa cuando quieren recordar a los caídos en la guerra.
Con el otoño, los trajes de los británicos lucen pequeñas amapolas rojas, que siguen ahí hasta el 11 de noviembre. Lo hacen los políticos, pero también los actores, los presentadores de televisión y la gente corriente. Desde finales de octubre y hasta el 11 de noviembre, muchos británicos lucen en la solapa una pequeña amapola, conocida como “red poppy”.
La flor tiene una larga historia detrás, que arranca con el fin de la Primera Guerra Mundial. El 11 de noviembre de 1918 se firmó el armisticio que puso fin al conflicto y, desde entonces, los países de la Commonwealth celebran esa jornada el Día del Recuerdo, con la que se quiere homenajear a los caídos en las guerras.
La “red poppy” es el símbolo que recuerda a todas esas víctimas. Su origen está en el poema “En los campos de Flandes” de John Mc Cae:

“De nuestras inertes manos te lanzamos
la antorcha; es tu tarea mantenerla bien alta.
Si nos traicionas a nosotros que perdimos la vida
nunca descansaremos, aunque las amapolas crezcan
en los campos de Flandes””.

La amapola era la flor que inundaba los campos franceses donde miles de británicos se dejaron la vida en la Primera Guerra Mundial”.

SDC13850 copia

LEYENDAS URBANAS Y SU MALA PRENSA

Circula desde hace mucho tiempo una leyenda urbana que dice que el opio se extrae de la amapola silvestre. Esta planta, cuyo nombre binomial es papaver rhoeas, es una vistosa flor cuyas hojas o pétalos son de un llamativo color rojo, siendo muy común verla crecer en campos, descampados y a los lados de la carretera.
Muchas son las historias que han corrido alrededor de las amapolas en las que se explican todo tipo de hechos que relacionan directamente a esta planta con la droga. Ese es el motivo por el que es muy común que algunos propietarios de terrenos se encarguen de arrancarlas rápidamente tal y como observan que han crecido amapolas en sus campos o fincas, ante el miedo de recibir la visita de los agentes de la autoridad y evitando así cualquier posible sanción.
En realidad, lo que ha llevado a la confusión a muchas personas, para relacionar a las amapolas con la extracción de opio, es su gran parecido con otra planta muy similar llamada comúnmente adormidera (papaver somniferum) cuyos pétalos son blancos, rosáceas o violeta claro, pero no de color rojo.
De la adormidera sí que se extrae el opio debido a que posee un gran número de alcaloides como la morfina, la papaverina o la codeína y su toxicidad desaconseja el consumo continuado.
Respecto a la amapola, lo que sí es cierto es que puede resultar ligeramente venenosa si es ingerida por animales herbívoros, pero cocinada o infusionada pierde su toxicidad. Los alcaloides contenidos en la flor tienen propiedades sedantes, por lo que es utilizada por algunas personas para realizar infusiones, que se recomiendan en casos de insomnio, ansiedad, depresión, nerviosismo. Otras de sus propiedades son sus efectos expectorantes y su uso para combatir la tos.

SDC13668 copia

PAPAVER RHOEAS

Papaver rhoeas, la amapola silvestre, es una especie fanerógama del género Papaver, perteneciente a la familia Papaveraceae (papaveráceas).

IMG_8578 copia

Es una planta de ciclo anual que puede alcanzar más de 50 cm de altura. Posee tallos erectos y poco ramificados con finos pelillos. Las hojas, que nacen alternas a lo largo del tallo, sin peciolo, son pinnadas y muy dentadas en los márgenes con una única nervadura central. Las flores, de color escarlata intenso, acampanadas y casi esféricas, poseen cuatro finos pétalos y dos sépalos vellosos. Los pétalos son muy delicados y se marchitan rápidamente, por lo que las flores no pueden usarse en adornos florales. Los estambres, de color negro, forman un racimo anillado alrededor del gineceo, lo que le da el aspecto de botón negro. El fruto es una cápsula unilocular con falsos tabiques, verde pálido, de forma ovalada/subglobosa, truncada por una especie de tapa en la parte superior (disco) con 8-18 radios y con numerosas semillas inframilimétricas, que escapan a través de poros debajo del disco superior (dehiscencia porícida). Dichas diminutas semillas son, como en todas las especies del género, de forma arriñonada, alveoladas con retículo poligonal y de color pardo. Florecen de principio a final de la primavera. No resisten los climas cálidos ni la humedad.

SDC12708 - copia copia

La amapola se ha asociado a la agricultura desde épocas antiguas. Su ciclo de vida se adapta a la mayoría de los cultivos de cereales, florecen y granan antes de la recolección de las cosechas. Aunque se la considera una mala hierba, es fácil de combatir con los habituales métodos de control de plagas.

SDC12714 - copia copia

Las hojas son levemente venenosas para los animales herbívoros. Las hojas verdes frescas (antes de la floración) pueden cocinarse como las espinacas, y son muy apetecibles, con un sabor característico, y pierden las propiedades venenosas al cocinarse, aunque tienen efectos sedantes por los alcaloides que contiene, por lo que su consumo como alimento ha venido decayendo en el sur de Europa.

SDC12719 - copia (2) copia

Las semillas son inofensivas y a menudo se utilizan como condimento y en bollería, mientras que los pétalos se usan para elaborar siropes y bebidas no alcohólicas. La savia, los pétalos y las cápsulas contienen rhoeadina, un alcaloide de efectos ligeramente sedantes, a diferencia de la especie Papaver somniferum (adormidera u opio), que contiene morfina. El consumo excesivo puede causar molestias intestinales, y hasta dolor de estómago.

SDC12724 - copia copia

No se sabe el origen de Papaver rhoeas, pero se encuentra ampliamente extendida en Eurasia y el norte de África (donde se emplea para la elaboración de cosméticos). Por encontrarse frecuentemente en áreas de cultivo, la Papaver rhoeas se ha extendido con las zonas de agricultura, es decir, han colonizado áreas debido a la influencia del ser humano (plantas hemerochories).

IMG_4397 copia

Papaver argemone fue descrita en Species Plantarum, que fue publicado en 1753, como un trabajo en dos volúmenes por Carlos Linneo. Su principal importancia radica en que es el punto de partida de la nomenclatura botánica que se usa hoy en día. Esto quiere decir que no se aceptan como «válidamente publicados» los nombres de taxones anteriores a la fecha de publicación de este libro, y los primeros taxones «válidamente publicados» son los que aparecen en este libro.

IMG_4398 copia

Etimológicamente: Papaver es el nombre genérico del latín păpāvĕr, vĕris, para la amapola. Rhoeas es el epíteto latino, que significa “amapola roja”.

 

 

La flora de la sierra de La Cabrera 10, crocus vernus.

En las zonas altas de las montañas de la sierra de Guadarrama es fácil ver en primavera unas pequeñas florecillas de gran belleza. El crocus holandés o crocus vernus (crocus de primavera) es una planta ornamental, perenne y bulbosa perteneciente al género Crocus y a la familia Iridaceae.

IMG_20200209_104531 copia 2

Esta especie es originaria de las zonas altas del sur de Europa, a excepción de los Pirineos. Crocus vernus ha dado origen a numerosas variedades de jardín, de flores grandes, conocidas como crocos holandeses.

IMG_2164 copia

La especie típica tiene un cormo redondeado, 2 a 3 hojas lineales con una nervadura central blanca y produce una flor por bulbo, blancas, amarillas o violetas. Los estambres presentan anteras amarillas y filamentos blancos. El estilo se abre en tres ramas estigmáticas con forma de abanico. Florece tempranamente, a fines del invierno o principios de primavera.

IMG_2240 copia

No confundir con el “quitameriendas” que florece en otoño y es habitual verlo en zonas más bajas de la sierra, normalmente en las dehesas.

IMG_2002 copiaIMG_2006 copiaIMG_2172 copiaIMG_3091 copiaIMG_8552 copiaIMG_20200209_104045 copiaSDC11071 copiaSDC19597 copiaSDC19599 copiaSDC19601 copiaSDC19605 copia

Crocus.

Crocus es un género de plantas bulbosas perennes perteneciente a la familia Iridaceae. Con más de 80 especies, el género está ampliamente distribuido en África del Norte, Asia y Europa. Es el único género de la tribu Croceae.

Son plantas perennes cuyo órgano subterráneo de reserva es un cormo. Los cormos de las diferentes especies varían mucho en tamaño y forma. Las túnicas del cormo, o sea, las cubiertas más externas del cormo formadas por las bases foliares expandidas, también varían mucho entre especies. Así, hay especies con túnicas papiráceas, fibrosas o con la textura de la cáscara de un huevo. Además, las especies con túnicas fibrosas pueden tener las fibras de las túnicas dispuestas en forma paralela, o bien, reticulada. Los crocos son plantas pequeñas, cuyas flores no superan los 15 cm de altura, aunque las hojas pueden ser considerablemente más largas. Las hojas de todas las especies presentan una característica estría blanca central que permite identificarlas fácilmente.
Las flores presentan un perigonio acampanado compuesto de 6 tépalos distribuidos en dos series de tres. Los externos son frecuentemente un poco más grandes que los internos. Los tépalos están unidos en su parte inferior, formando un tubo muy largo, que emerge desde el suelo. El color de los pétalos es bastante diverso dentro de la gama del blanco, amarillo y púrpura, con muchísimos tonos y combinaciones de los colores básicos. Las flores son actinomorfas y hermafroditas, tienen 3 estambres y las anteras pueden ser amarillas, blancas o negras. El polen puede ser de color blanco o amarillo. El ovario es ínfero, trilocular, con los lóculos pluri ovulados. El estilo se extiende por el centro de la flor entre las anteras y se halla dividido en 3 o más ramas. El tipo de ramificación del estilo es una característica importante para distinguir las diferentes especies. Muchas especies tienen una deliciosa fragancia a miel. La polinización en Crocus es entomófila y la llevan a cabo abejas, avispas y mariposas. El ovario es subterráneo y, a medida que las semillas van madurando, es empujado hacia arriba por el tallo que se va elongando. De este modo las semillas en desarrollo quedan protegidas de los herbívoros hasta el momento en que se hallan listas para su dispersión. Las semillas en general ya están maduras en el momento en que las hojas se secan. El fruto es una cápsula dehiscente por tres valvas. Algunas especies florecen en el otoño, antes, conjuntamente o después de que emergen las hojas, otras florecen en el invierno y, finalmente, otras lo hacen en la primavera.

Por ser tan variables en su época de floración y de colores tan brillantes son muy apreciadas en jardinería. Se conocen más de cien especies y subespecies de crocos, de las que se cultivan unas 30.
Como curiosidad, decir que el azafrán, utilizado en la cocina de muchos países, son los estigmas secos de Crocus sativus, una especie que florece en otoño, del que se necesitan recolectar unas 150.000 flores para obtener un kilo de azafrán, a partir de los estigmas de éstas.

El género fue descrito y publicado en Species Plantarum, publicado en 1753, como un trabajo en dos volúmenes por Carlos Linneo. Su principal importancia radica en que es el punto de partida de la nomenclatura botánica que se usa hoy en día. Esto quiere decir que no se aceptan como «válidamente publicados» los nombres de taxones anteriores a la fecha de publicación de este libro, y los primeros taxones «válidamente publicados» son los que aparecen en este libro.
Etimología

Crocus: nombre genérico que deriva de la palabra griega: κρόκος ( krokos ).​ Esta, a su vez, es probablemente una palabra tomada de una lengua semítica, relacionada con el hebreo כרכום karkom, arameo ܟܟܘܪܟܟܡܡܐ kurkama y árabe كركم kurkum, lo que significa “azafrán” (Crocus sativus), “azafrán amarillo” o la cúrcuma (ver Curcuma). La palabra en última instancia se remonta al sánscrito kunkumam (कुङ्कुमं) para “azafrán” a menos que sea en sí mismo descendiente de la palabra semita.​

La flora de la sierra de La Cabrera 9, narcissus bulbocodium y la leyenda de Narciso.

Existen algunos tipos de flores que llevan asociadas mitos o leyendas desde tiempos ancestrales. Probablemente el Narciso sea la más representativa de todas ellas. Veremos unas fotitos de los narcisos que crecen en las dehesas de La Cabrera y el gusto que muestran por ellas las vacas. Al final recordaremos la leyenda asociada a esta flor.

IMG_8744 copia

El narcissus bulbocodium es una especie botánica de la familia de las amarilidáceas. Se trata de una planta pequeña con flores grandes y solitarias. Hojas de color verde oscuro de 1,5 a 4 mm de ancho, ascendentes. Tallo cilíndrico de color verdoso, de 10 a 25 cm de altura y raíz bulbácea. Sus flores son de color amarillo claro, espata visible y papirácea. Tiene corola obcónica de 8 a 25 mm de largo, tépalos pequeños puntiagudos, estambres largos con los filamentos curvados que no sobresalen del borde y estilo largo. fruto en cápsula con 3 valvas.
Se trata de una planta vivaz. Florece temprano, entre los meses de marzo y abril; en el sur, incluso en febrero. En la montaña florece más tarde. En cualquier caso, los narcisos son unas de las primeras flores en aparecer en primavera.
Crece en praderas y claros de bosques o matorrales desde el nivel del mar hasta la montaña en la Península Ibérica y el suroeste de Francia. También alcanza Marruecos, aunque algunos autores consideran que se trata de una especie diferente.
Crece en prados y pastos de colinas y montañas, arenales y cervunales en alta montaña. Se distribuye por Francia, Portugal y norte de África. En España en la Cordillera Cantábrica y en el Sistema Central.

IMG_8749 copia

Narcissus bulbocodium fue descrita por Carlos Linneo en Species Plantarum, que fue publicado en 1753, como un trabajo en dos volúmenes por Carlos Linneo. Su principal importancia radica en que es el punto de partida de la nomenclatura botánica que se usa hoy en día. Esto quiere decir que no se aceptan como «válidamente publicados» los nombres de taxones anteriores a la fecha de publicación de este libro, y los primeros taxones «válidamente publicados» son los que aparecen en este libro.

IMG_20200222_115251 copia

Narcissus es el nombre genérico que hace referencia del joven narcisista de la mitología griega Νάρκισσος (Narkissos) hijo del dios río Cephissus y de la ninfa Leiriope; que se distinguía por su belleza.
El nombre deriva de la palabra griega: ναρκὰο, narkào (narcótico) y se refiere al olor penetrante y embriagante de las flores de algunas especies (algunos sostienen que la palabra deriva de la palabra persa نرگس y que se pronuncia Nargis, que indica que esta planta es embriagadora).
Bulbocodium es el epíteto latino que significa “bulbo lanoso”.

SDC10543 copia

Las amarilidáceas (Amaryllidaceae) son una familia de plantas herbáceas, perennes, bulbosas o rizomatosas, pertenecientes al orden Asparagales de las monocotiledóneas. Pueden ser fácilmente reconocidas por sus flores trímeras dispuestas en inflorescencias similares a umbelas, las cuales se hallan rodeadas de dos brácteas en la extremidad de un escapo. La familia está compuesta por alrededor de 73 géneros y aproximadamente 1600 especies y se distribuye por todo el mundo. La diversidad de esta familia se halla taxonómicamente organizada en tres subfamilias, a las que hasta hace poco tiempo se les reconocía la categoría de familia: amarilidóideas, alióideas y agapantóideas. Salvo esta última, que presenta un solo género, las dos restantes se dividen en varias tribus.​
Las amarilidáceas presentan una considerable importancia económica y cultural. De hecho, muchas de sus especies son utilizadas como condimento, plantas ornamentales, hortícolas y medicinales.

Las amarilidáceas son plantas terrestres, raramente acuáticas o epífitas, herbáceas o suculentas y, excepto cuatro especies, perennes. Presentan bulbos o, más raramente, rizomas —por ejemplo en Clivia, Scadoxus y Agapanthus—. Los bulbos se hallan recubiertos por las bases membranosas de las hojas, formando una estructura que se denomina «túnica». La raíz primaria se halla bien desarrollada.2​
Las hojas son simples, paralelinervadas, de borde entero, lineares, oblongas, elípticas, lanceoladas o filiformes, sésiles o pecioladas, generalmente arrosetadas, espiraladas o dísticas. Presentan un meristema basal persistente y desarrollo basípeto.

Una flor con leyenda propia, la leyenda de Narciso.

En los tiempos pasados de la civilización griega, había un joven que respondía al nombre de Narciso. Era distinguido, alegre y sobre todo apuesto. Algo que volvía realmente locas a las jóvenes griegas de aquel momento.
Sin embargo, Narciso tenía un defecto, solo sabía quererse a sí mismo. Daba igual lo guapas o ricas que fueran las mujeres que se le acercaban, él siempre las rechazaba. Su ego y vanidad le impedían querer más a una persona, sólo se quería a sí mismo.
Fue cuando Eco, una ninfa del monte Helicón, intentó agasajar al joven Narciso con su bella e inocente voz. Antiguos mitos y leyendas decían que la voz de esta deidad femenina podía articular las más bellas y bonitas palabras jamás escuchadas.
Pero sobre Eco caía una fatal maldición. Hera, celosa de esta ninfa, no quería que encandilase a su esposo Zeus, y por ello la maldijo quitándole su voz y provocándole que solo pudiese articular la última palabra de la persona con la que estaba conversando.

Como todos sabemos, el amor es un sentimiento tan fuerte, que Eco no se podía permitir perder a Narciso. Por ello, un día le siguió sigilosamente a través de los bosques para hacerle conocer sus profundos sentimientos. Pero esto se antojaba imposible debido a su más que horrible maldición. ¿Y qué hizo Eco? Se sirvió de su sintonía con la naturaleza y los animales para que estos le dijesen a Narciso que lo amaba profundamente.
Narciso se tomó la declaración de esta ninfa con cierta mofa. ¿Cómo era posible que él se pudiese enamorar de una chica muda? Él, que era el más guapo y apuesto de toda la península del Peloponeso. Él, que podía tener las jóvenes más guapas y bellas de toda Atenas, Esparta o Corinto. Él, que no tenía rival sobre la faz de la tierra… En definitiva, Narciso no salía de su asombro.

Tras la reacción jocosa de Narciso, Eco se marchó a las cuevas para pasar el resto de su vida sola, triste y rota de desamor. Sin embargo, antes de su muerte, esta musa oró a Némesis, deidad de la venganza y la justicia divina, maldijo a Narciso a enamorarse únicamente de su propio reflejo.

Y parece que si tuvo efecto esta maldición. Cuando Narciso fue un día al río Estigia para refrescarse un poco, este se acercó, se vio reflejado el agua y pensó: “Pero qué guapo soy, voy a acercarme un poco más al agua para deleitarme con mi belleza”. Narciso se acercó tanto al borde para admirarse que cayó finalmente al agua y murió ahogado.
La maldición que propuso Eco funcionó a la perfección y Narciso pasó el resto de la eternidad en el Inframundo, atormentado por su soberbia y su vanidad. Con el paso de los siglos se dijo que en este lugar creció una flor de lo más particular, que se caracteriza sobre todo por su enorme belleza y colorido en sus pétalos. Se le dio el nombre de narciso.
Conclusión, huir de las personas vanidosas y narcisistas. Solo te traerán dolores de cabeza ya que son sujetos que solo piensan en sí mismos en la mayoría de ocasiones.
Su ego y su orgullo les impedirá muchas veces empatizar con los demás, algo que ya sufrió Eco, la protagonista de esta leyenda, con la que muchos pueden sentirse identificados.

IMG_4017 copia

La flora de la sierra de La Cabrera 8, rosa canina, rosal silvestre, escaramujo o tapaculos.

En esta ocasión hablaremos de otro arbusto muy común en la sierra de Guadarrama y más concretamente de la sierra de La Cabrera, que es de donde se han tomado todas estas fotos.

IMG_1667 copia

El uso medicinal de la rosa silvestre es viejo, como lo demuestra su presencia en la Capitulare de “villis vel curtis imperii”, una orden emitida por Carlomagno que reclama a sus campesinos para que cultiven una serie de hierbas y condimentos incluyendo las “rosas” identificada actualmente como Rosa canina.

IMG_6547 copia

En el Japón se cree que es muy bueno para la piel y se prepara en forma de infusión.
Su mermelada se prepara marinando la pulpa con el caldo de la cocción de la nuez y triturándola posteriormente, antes de su mezcla con el azúcar. También es antiinflamatorio y cicatrizante.

20190922_102332 copia

Durante la Segunda Guerra Mundial, los escolares británicos tenían asignada la tarea de recolectar escaramujos. Con estos frutos se fabricaba jarabe de escaramujo, una excelente fuente de vitamina C. De esta manera, se reemplazaban las importaciones de naranjas, interrumpidas por el bloqueo naval de los submarinos alemanes.

 

La prueba del arraigo del rosal silvestre en los usos y costumbres de las gentes es la gran cantidad de nombres con los que se conocen estos frutos y la planta en general. Además de rosal silvestre esta planta se conoce como rosal montés, rosal campesino, rosal bravo, rosal perruno, rosal de culebra, rosal del diablo, rosal de escaramojos, escaramojo, escarambrojo, caramujo, calambrujo, escambrujera, escambrujo, escaramujo, escarbaculo, zarraculos, carmín, monjolinos, gabarda, galabardera, garrabera, gavanzo, rosal garbancero, zarza garbancera, agavanzo, zarzarrosa, zarzaperruna, espino vero, picacostillas, picaespalda, alcaracache y tapaculos (referido a su fruto). Algunos de estos nombres definen con castiza elocuencia la principal virtud de este fruto, como veremos a continuación.

IMG_4492 copia

Es una planta nativa de Europa, Canarias, Madeira, el noroeste de África (Argelia, Marruecos y Túnez), el oeste de Asia (Afganistán, Irán, Irak, Líbano, Palestina, Siria, Armenia, Azerbaiyán, Georgia, el sur de Rusia y Tayikistán) y el subcontinente indio. Sin embargo, está naturalizada y asilvestrada prácticamente en todo el mundo, incluyendo América, Australia (sobre todo en Tasmania) y Nueva Zelanda.
En España, exceptuando la línea costera de Canarias y algunas zonas puntuales de la costa andaluza y murciana con clima tropical, se encuentra en cualquier parte, desde el nivel del mar hasta los 1500 m de altitud. Se considera una especie de clima atlántico y mediterráneo (zonas templadas).
No tiene preferencia por suelos específicos; incluso prefiere zonas montañosas o semi-montañosas, como el sotobosque arbustivo de especies caducifolias y quejigares, pero también puede aparecer en otros bosques, setos, lados de caminos, etc., y hasta en áreas costeras, pues tolera bien la salinidad. Agradece los suelos bien drenados y húmedos, algo fértiles y con un pH neutro.
Sus necesidades de agua se sitúan en los 675-900 mm por año. Puede soportar temperaturas muy bajas.

 

Este arbusto mide hasta 3 metros de altura, con tallos colgantes de color verde, cubiertos de espinas pequeñas, fuertes y curvas. Las hojas están compuestas de 5 a 7 folíolos dentados ovales.
Las flores, solitarias o agrupadas en corimbos, son de color rosa pálido o blancas, de 4 a 6 cm de diámetro, con cinco pétalos, y maduran en una fruta ovoide de color rojo intenso, de tipo cinorrodón, de un tamaño entre 1,5 y 2 cm, llamada tapaculo o escaramujo.
El fruto destaca por su alto contenido de vitamina C (aunque también contiene carotenoides y flavonoides) y puede ser usado para hacer mermelada y té.
El rosal silvestre florece de mayo a julio y produce frutos al final del verano o a principios del otoño. La Rosa canina fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum.

IMG_3392 copia

Etimología

Rosa: nombre genérico que proviene directamente y sin cambios del latín rosa que deriva a su vez del griego antiguo rhódon, , con el significado que conocemos: «la rosa» o «la flor del rosal»
canina: epíteto que le fue dado por la forma de los aguijones, similar a los colmillos de los perros. El fruto, el tapaculo o escaramujo, es botánicamente conocido como un cinorrodón. Cinorrodón es una transcripción de una palabra compuesta de origen griego (kion + rhodon), que significa «rosal perruno».

IMG_6606 copia

Un fruto muy especial, el escaramujo.

El escaramujo​ o rosa canina (a veces también llamado en España tapaculo)​ es el fruto pomáceo de los arbustos del género Rosa, y en particular del rosal silvestre. Suele ser de color rojo anaranjado, pero en algunas especies puede variar hasta el morado oscuro y el negro. Es un ejemplo típico de cinorrodón.

El escaramujo es comestible en crudo, resultando en fresco una excelente fuente de Vitamina C tras quitar las semillas pilosas del endocarpio, y es apto para la confección de mermeladas, confituras y jaleas. También es un ingrediente corriente en tisanas, muchas veces mezclado con hibisco. En Suecia se hace sopa de esta fruta del bosque.
Del escaramujo también se puede extraer un aceite apreciado en perfumería.

IMG_6604 copia

Usos curativos.

Tiene un alto contenido en Vitamina C, entre 1700-2000 mg por cada 100 g de producto seco, lo que lo convierte en una de las fuentes vegetales más ricas de esta vitamina. Contiene también vitaminas A, D y E, y flavonoides antioxidantes.
Como remedio natural, se le atribuye la capacidad de prevenir infecciones de la vejiga, y se dice que ayuda en casos de mareo y migraña.

Los escaramujos tienen un alto contenido de taninos que dan un efecto astringente, antidiarreico. Su alto contenido en taninos hace que cause estreñimiento. Por las que en España tiene la denominación vulgar de ‘tapaculo’.

Los flavonoides determinan su acción como diurético y vitamínico P: protector capilar y venotónico. Las flores le confieren una acción suavemente laxante y como tónico general. Las hojas son cicatrizantes en uso externo.
Los cinorrodones son utilizados en la prevención de gripe y resfriados, astenia primaveral, diarreas, dispepsias hiposecretoras, fragilidad capilar, edemas, varices, hemorroides, arteriopatías. Estados en los que se requiera un aumento de la diuresis: como afecciones urinarias (cistitis, ureteritis, uretritis, oliguria, urolitiasis), hiperazotemia, hiperuricemia, gota, hipertensión arterial, edemas, sobrepeso acompañado de retención de líquidos.
Hojas, cinorrodones, en uso tópico: usados en heridas, ulceraciones dérmicas, estomatitis, parodontopatías, faringitis, blefaroconjuntivitis. Su aceite, para uso externo, ayuda a restaurar la firmeza de la piel por sus propiedades nutritivas y astringentes de los tejidos.

IMG_6549 copia

 

 

La flora de la sierra de La Cabrera 7, Ranúnculos acuáticos

Con la llegada de la primavera es fácil contemplar como se tapizan de pequeñas flores blancas, arroyos, charcas y lagunas de la zona de la sierra de Guadarrama y más concretamente en este caso, en las zonas húmedas de las dehesas de La Cabrera.

SDC11486 copiaSDC11514 copia

De nombre científico o latino: Ranunculus aquatilis, también se conoce vulgarmente como: Ranúnculo acuático, Ranúnculos de agua, Hierba lagunera, Cancel de las ninfas, Botón de oro, Milenrama acuática.

SDC10150 (2)SDC11911 copiaSDC19800 - copia

Planta acuática ampliamente distribuida por todo el mundo a excepción de las zonas tropicales, muy común en España y otros países de Europa, Norteamérica y el Noroeste de África, . Ubicada en márgenes de cursos de agua de poco caudal o charcas. Se trata de una hierba acuática, de vida más o menos sumergida.

 

Se trata de una planta venenosa, aunque su sabor amargo hace que los animales las eviten. Cuando las flores se secan desaparece su toxicidad. Posee la cualidad de depurar el agua donde se desarrolla, parece ser que a estas plantas herbáceas les gustan las aguas ricas en nutrientes como el nitrógeno y el fósforo, por ello su espléndido desarrollo en las dehesas donde la presencia de ganado favorece su desarrollo.

IMG_3419 copia

Planta de tallos flotantes, fistulosos y ramosos. La especie Ranunculus aquatilis tiene dos tipos de hoja: las sumergidas, profundamente divididas, y las flotantes, más enteras, en forma de trébol y de color verde oscuro. Las hojas sumergidas son de contorno ovalado y muy lobuladas, con peciolo corto o nulo, se adhieren entre sí al sacarlas del agua; las nadadoras son pecioladas, con limbo arriñonado con 3 a 5 lóbulos obtusos, a veces manchado de negro. La vaina del peciolo se encuentra en gran parte adherida al mismo. Los pedúnculos están encorvados y son tan largos o más que las hojas.​ Estas plantas pueden alcanzar una altura de 5 a 40 cm. La floración se produce en primavera y cubre las aguas con un blanco tapiz floral de corta duración. Las plantas crecen bien en aguas tranquilas o de poco movimiento, en corrientes fuertes de agua no pueden crecer.
Las flores tienen cinco pétalos blancos con los centros amarillos y se encuentran unos centímetros por encima del agua, son hermafroditas y se agrupan en racimos. Las hojas flotantes mantienen a flote las flores y crecen al mismo tiempo. Los frutos son aquenios.

IMG_3384 copia

El Ranunculus aquatilis fue descrito por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum.

IMG_3378 copia

Etimológicamente, Ranunculus es el nombre genérico que proviene del latín tardío que significa “ranita”  de “rana” y un diminutivo final. Esto probablemente se refiere a muchas especies que se encuentran cerca del agua, como las ranas. Y aquatilis es el epíteto latino que significa “que vive en el agua”.

 

 

 

 

Amanita Muscaria. Setas de la sierra Madrileña I

Cuentan las sagas nórdicas que gritaban como animales salvajes, lanzaban espuma por la boca y mordían el marco de hierro de sus escudos. Su aparición causaba pánico en las filas enemigas. Los “berserker” eran un cuerpo de guerreros de élite de los primeros reyes vikingos. Se vestían con pieles de oso, sus cuerpos reposaban sobre pieles de oso cuando eran incinerados y probablemente rendían un tipo de culto a los osos. Parece ser que el motivo de este fiero comportamiento era debido al estado de trance producido por la ingesta de hongos alucinógenos, más concretamente la AMANITA MUSCARIA.

IMG_7233 copia (2)

Todas las fotos están hechas en la sierra de Guadarrama, más concretamente en el puerto de Canencia, Puerto de la Morcuera y en el Espaldar de la sierra de La Cabrera.

La amanita muscaria, también conocida como matamoscas o falsa oronja,​ es un hongo basidiomiceto muy común, del orden Agaricales.​ El epíteto específico muscaria proviene del latín musca, mosca, y hace referencia a la interacción que se produce entre este hongo y los insectos. Paraliza temporalmente a los insectos que entran en contacto con la seta. Además del de falsa oronja (puede confundirse con la oronja o amanita cesárea cuando el sombrero está muy lavado), otros de los nombres que puede recibir son agárico pintado y oronja pintada.

IMG_4332 copia

Con un tamaño en su madurez que puede ir de 10 a 20 cm, presenta un vivo color rojo rodeado de puntos blancos que se va difuminando con el paso de los días. Su sombrerillo varía entre los 10 cm y 25 cm de diámetro, evolucionando desde la forma globosa a convexa y finalmente plana como casi todas las amanitas. Su cutícula es de color rojo escarlata que vira al naranja con la edad. Sobre ella hay numerosos restos blancos del velo universal. Estos, suelen ser de textura algodonosa y dispuestos en círculos concéntricos, de color blanco que amarillea con el tiempo. Carnoso, consistente y de aspecto atractivo. Margen incurvado y ligeramente estriado en la madurez. Presenta un pie cilíndrico, fácilmente separable del sombrero, blanco a ligeramente amarillo claro, recto, robusto, lleno y con anillo. Su tamaño varía desde unos 12 a 20 cm de altura y de 1 a 3 cm de diámetro. El anillo es amplio, membranoso y con el borde ligeramente teñido de amarillo. La base del pie es claviforme, rodeado de una volva, blanca, fugaz, a manera de verrugas que componen círculos incompletos.

IMG_4651 copia

En sus primeros estados el sombrero aparece envuelto por un velo blanquecino, presentando una forma globoide que posteriormente, al desgarrarse, se tornará hemisférica para terminar extendiéndose, con el margen ligeramente incurvado. También presenta unas granulaciones blancas o amarillentas que se dispersan por toda la superficie. Estas son los restos de la volva o cobertura inicial y, con el tiempo, van desapareciendo de forma gradual. La cutícula es de color rojo, muy brillante, con matices que van desde el anaranjado al amarillo oscuro. La superficie inferior aparece recubierta por láminas, generalmente blancas, independientes y ventrudas.
El pie, de coloración clara, puede llegar a medir hasta 24 cm de altura y 3 cm de grosor, presentando un aspecto bulboso en la base, sobre la que pende un característico anillo blanco de aspecto membranoso.

 

El uso peculiar de este hongo como enteógeno está documentado desde 1730. Una leyenda koryak habla de un héroe, Gran Cuervo, que capturó una ballena pero después no pudo devolverla al mar debido a su gran peso. El dios Vahiyinin (Existencia) le dijo que consumiera espíritus de wapaq para conseguir la fuerza que necesitaba. Vahiyinin escupió sobre la tierra y surgieron plantas de color blanco, pequeñas. Eran los espíritus de wapaq. Apenas comió wapaq, Gran Cuervo se convirtió en alguien muy fuerte y suplicó: “¡Oh wapaq, crece por siempre en la tierra”. Después de esto le dijo a su gente que debían aprender lo que wapaq tenía para enseñarles. Wapaq es la amanita, regalo de Vahiyinin.
En la Rusia siberiana estos hongos son consumidos por los chamanes de algunas tribus. Estas tribus de Siberia no conocían otros intoxicantes hasta que los rusos introdujeron el alcohol. Secaban los hongos al sol y se los comían. Podían comérselos ya fuera solos o en un extracto con agua, con leche de reno o con el jugo de varias plantas dulces. Si se iba a comer solo se humedecía primero en la boca, o bien, una mujer no dejaba de ensalivarlo hasta formar una bolita que el hombre consumía. El uso ceremonial de la amanita dio origen posiblemente a la práctica ritual de beber orina, pues estas tribus sabían que los principios psicoactivos de los hongos son filtrados por el riñón en forma de metabolitos aún activos, algo inusual en relación a los compuestos alucinógenos de las plantas.​ Los koryaks derramaban agua sobre algunos hongos y los hervían. Luego beben este licor y se intoxican: los más pobres se apostaban alrededor de las tiendas de los ricos buscando la oportunidad de recoger la orina de los invitados que salían a orinar. Así lograban intoxicarse ricos y pobres.
En 1968, el estudioso de etnomicología R. G. Wasson propone la identificación del soma, sustancia divina fundamental en los ritos de la India védica, con la Amanita muscaria. Para justificar su tesis hace referencia a la traducción de distintos versos escritos en el Rig-veda (el más antiguo de los Vedas); Wasson cree identificar en ellos pruebas de la ingestión ritual de orina, algo que reforzaría la identificación del soma con la Amanita muscaria: “los hombres hinchados orinan el soma que fluye. Los señores con las vejigas hinchadas, orinan el soma con rápidos movimientos”. Los sacerdotes que personificaban a Indra y Vayu orinaban soma tras ingerirlo en la leche. En los poemas védicos la orina no es un término ofensivo; es una metáfora que describe la lluvia. Las nubes fertilizan la tierra con su orina.​ La propuesta de R. G. Wasson, sin embargo, no está demostrada de forma definitiva,​ y el debate sobre la identidad del soma aún no se ha zanjado.

IMG_5177 copia

Este hongo puede encontrarse en condiciones de hábitat muy amplias, desde las regiones más bajas, hasta las zonas de media y alta montaña, siendo éstas últimas circunstancias las más probables. Aunque vive en todo tipo de bosques, es más frecuente encontrarla en los de hayas, pinos negros, abetos y abedules. Crece asociada a las raíces de éstos, con los que intercambia sales minerales y agua por otras sustancias orgánicas, pudiendo llegar a formar grupos relativamente numerosos. Se desarrolla entre finales de verano y otoño, dentro de la estación micológica.

IMG_6757 copia

Comestibilidad y propiedades

Su sabor, al igual que su olor, no son especialmente intensos y está considerada como una seta peligrosa por su toxicidad. En dosis muy altas, tiene un gran efecto neurotóxico, mientras que si está seca su potencial alucinógeno es mucho más alto. En grandes cantidades puede inducir al coma. Sus principales propiedades son enteógenas, por lo que se ha utilizado desde tiempos remotos como estimulante. Administrada por vía oral es también tóxica para el intestino y el hígado, por lo que si se ingiere inadvertidamente, se debe recurrir a un centro médico, mostrar el espécimen ingerido y sugerir pruebas de función hepática para descartar daño permanente. El efecto neurotóxico está dado por un componente llamado muscimol, un potente alucinógeno. El muscimol actúa a nivel de las sinapsis neuronales, como agonista en los sitios de interacción de los receptores de ácido gamma-aminobutírico, también llamados receptores de benzodiazepinas (ejemplo de éstas es el componente activo del Valium, la metildiazepinona), y, entre muchas de sus acciones sobre el sistema neurológico, causa la apreciación deformada de formas y distancias. El compuesto enteógeno o psicoactivo se llama ácido iboténico y si el hongo se deja secar se convierte en muscimol. La seta también produce un alcaloide tóxico llamado muscarina.
Se dice que el consumidor de este hongo siente una alegría retozona, que suele manifestarse con cantos; y cualquier esfuerzo físico que trate de realizar se le hace fácil, porque el tono muscular se eleva considerablemente. En ciertos sujetos, y según la dosis de amanita muscaria ingerida, de la exaltación suceden la calma, un notable decaimiento y la somnolencia. El consumidor acaba durmiéndose, y en sueños cree contemplar sucesos futuros.
Por lo regular, y sobre todo al principio de la intoxicación, el conocimiento se mantiene en buenas condiciones, y el afectado coordina bien, se siente feliz y satisfecho. Luego sobrevienen las alucinaciones. Ve junto a él personas inexistentes, a quienes habla y comunica sus intimidades; pretende hacerlas partícipes de sus bienandanzas, de las maravillas y bellezas que contempla. Con sus dilatadas pupilas, todo cuanto le muestra la realidad se le agranda de manera tan prodigiosa, que de una pequeña concavidad puede antojársele sima profundísima; un vaso de agua, inmenso lago.

IMG_6794 copia

Un potente alucinógeno.

Son muchos los usos psicotrópicos de estos hongos a lo largo de la historia. Según los últimos estudios, parece ser que constituía el componente principal del “soma”, el elixir de la juventud de los antiguos vedas, ya presente en el 1500 a.c. en lo que sería actualmente el norte de la India. Este pueblo de guerreros obligaba a sus esclavos a comer este hongo y posteriormente recogían la orina, con la cual fabricaban el soma. De esta manera, a través de la orina podían disponer de sus propiedades psicotrópicas sin sus efectos físicos negativos, dado que el organismo expulsa por la orina el ácido iboténico, principal responsable de estos efectos, mientras que la mayoría del muscinol, que produce la mayoría de los efectos desagradables físicos es retenido en el organismo y metabolizado por el hígado.

De igual manera, la Amanita Muscaria fue muy utilizada por los vikingos. Esta seta es muy abundante en Escandinavia, donde crece debajo de abetos y abedules. Este pueblo de fuertes guerreros ingería este hongo para obtener más fuerza en la batalla y no sentir cansancio o dolor. Entre ellos destacaban los “berserkers”, una élite especial de guerreros. Parece ser que bebían un elixir confeccionado especialmente con esta seta, que les proporcionaba un estado de trance muy característico; luchaban como posesos, e incluso llegaban a morir por deshidratación, al no sentir la necesidad de beber. Por la forma que aparecen en los antiguos escritos, como luchaban, el aspecto físico de su cuerpo, la mirada de sus ojos o sus reacciones corporales, se supone que estaban bajo los efectos de la Amanita Muscaria.

IMG_6798 copia

Protagonista en la literatura y el la tradición.

Dada su gran belleza, es el hongo que aparece dibujado en muchos cuentos infantiles o pintado en muchos cuadros. Es el hongo que se describe constantemente en los libros de los Gnomos, Duendes de los bosques, Elfos y otras criaturas similares. En todos estos libros existen similitudes respecto a la conducta y vida de estos seres. Todos ellos viven en los bosques y lo hacen dentro de unos hongos muy vistosos y de color rojo.

Todos estos seres pueden ser al mismo tiempo seres bondadosos, capaces de realizar las mejores acciones cuando están tranquilos y ser completamente malvados cuando se muestran nerviosos o intranquilos. Las propiedades alucinatorias y los cambios de comportamiento que origina la Amanita Muscaria se reflejan claramente en el carácter de estos personajes.

SDC19069 - copia copiaSDC19077 copia

 

 

 

 

En Vía muerta III. Entre Garganta y Gargantilla

Parece mentira que en el tiempo de la España vaciada, del calentamiento global y de la incertidumbre política, nadie apueste por rehabilitar el Directo Madrid-Burgos. Con una pequeña parte del dinero que se gastan en repetir las elecciones se podrían poner en marcha muchas infraestructuras con esta. Algunos dirán que no es rentable, como si los servicios públicos tuvieran que serlo. Otros dirán que es mejor apostar por el transporte de carretera, como si quemar gasolina fuese una moda.

En definitiva, que unos por otros la casa sin barrer y la línea cada año que pasa se encuentra más deteriorada. Ya va siendo hora que Bruselas tire de las orejas a políticos ineptos aunque sólo sea por gastarse la subvención recibida para rehabilitar un tren que no puede andar porque no tiene vías para hacerlo. Aunque suene como un chiste malo es la pura realidad, una realidad que en España suele superar cualquier tipo de ficción.

IMG_5312 copia

Túnel 14, Mata Águila

Seguiremos con nuestro recorrido desde donde lo dejamos en la anterior entrega, en el interior del Túnel 14, “Mata Águila”. El Túnel que une los términos municipales de Lozoyuela y Garganta de los Montes. Conforme vamos saliendo podemos observar el abandono a que está sometido esta vía, la vegetación apenas deja ver las vías, será que con la desidia de la administración la vía férrea acabará convertida en una “vía verde”.

IMG_5311 copia

Salida del túnel Mata Águila en Garganta de los Montes.

Lo cierto es que al salir del Túnel entramos de lleno en el Valle del Lozoya y a pesar de ser verano la exuberante vegetación da un bonito colorido.

IMG_5307 copia

La vegetación parece querer recuperar su espacio.

IMG_5316 copia

Esto no es una vía verde, aunque a algunos se lo parece.

IMG_5318 copia

Aquí, hasta los cardos en verano están verdes.

Seguimos avanzando en dirección Norte, ya en el término Municipal de Garganta de los Montes podemos ver una vieja caseta en estado de ruina que en su día fue el apeadero de este singular y bello pueblo. El apeadero está situado en las afueras del municipio, aunque tiene la suerte de no estar tan alejado como en otros pueblos por donde discurre la vía.

IMG_5340 copia

IMG_5304 copia

Apeadero de Garganta de los Montes.

IMG_5342 copia

Antiguo apeadero de Garganta de los Montes o lo que queda.

Dejamos atrás el antiguo apeadero de Garganta para ir a buscar uno de las construcciones más emblemáticas del Valle, el Viaducto del Lozoya. La vía va serpenteando entre pequeños cerros con una ligera pendiente descendiente hasta llegar al centro del Valle, por donde discurre el río Lozoya encajonado entre profundas gargantas.

IMG_4906 copia

Dejamos atrás Garganta de los Montes.

IMG_4922 copia

Llegando al Viaducto.

IMG_4930 copia

Vista al Oeste desde el Viaducto, Valle del Lozoya.

IMG_4934 copia

Río Lozoya desde el Viaducto

IMG_4936 copia

Vista al sur desde el Viaducto

El Viaducto del Lozoya, (llamado también incorrectamente como Puente de Taboada, probablemente por la asociación con el cercano puente de la carretera 604 que cruza el río unos metros aguas abajo) es una de las obras de ingeniería más singulares levantadas en la región madrileña en el primer tercio del siglo XX.

IMG_4589 copia

Viaducto del Lozoya

El Viaducto fue diseñado en 1928 por Kowalski. Se trata de una soberbia estructura de hormigón, recubierta con falsos sillares, de planta ligeramente curvada, con 240 metros de longitud y una cota de vía de 1063,10 metros.
Sus apoyos los forman 16 enormes arcos de medio punto, de 12 metros de luz cada uno y una altura máxima de 45 metros. Existe otro arco más, de configuración apuntada, que se abre directamente sobre el cauce del Lozoya y sobre el que se sostienen los dos arcos centrales.

IMG_4591 copia

Arco inferior central sobre el río Lozoya

IMG_4597 copia

Detalle del arco central visto desde el río

IMG_4599 copia

Río Lozoya bajo el Viaducto

Dejamos atrás el Viaducto para continuar camino de Gargantilla del Lozoya, aunque como en otras ocasiones la vía pasa de largo de este pueblo cargado de historia.

IMG_4941 copia

Pasado el Viaducto, mirando al Oeste, la carretera que da acceso al Camping Monte Holiday

Aquí podemos ver el pueblo desde la vía, sobre el puente del camino del cementerio, camino que lleva a la Ermita de Santiago.

IMG_5148 copia

Gargantilla del Lozoya

IMG_5147 copia

La Vía continua hacia el Norte, camino de San Mamés.

En vía muerta II. Valdemanco- Lozoyuela.

Miracielos se levantaba todos los días antes del alba para ir andando desde La Cabrera a Valdemanco. Hubo un tiempo durante la postguerra que trabajaba en la construcción las vías del tren, más concretamente en el Túnel del Medio Celemín del Directo Madrid-Burgos, un trabajo que le permitía ganar unas pesetas y un pequeño suministro de alimentos como naranjas y bacalao para llevar a casa en los tiempos de miseria.

Esta historia podría ser de cualquiera de los miles de trabajadores que participaron en la construcción de la línea del Directo Madrid-Burgos. A diferencia de Miracielos, muchos de esos trabajadores no tuvieron la suerte de hacerlo libremente, lo hacían como presos obligados a realizar trabajos forzados, para redimir las penas de cárcel que cumplían por haber tenido ideas diferentes o haber luchado en el bando que defendía la democracia.

Seguiremos con la ruta que dejamos junto a la estación de Bustarviejo para dirigirnos hacia el este, camino de Valdemanco. Atrás dejamos la silueta del cerro del Pendón y avanzaremos paralelo a la ladera sur del Mondalindo.

IMG_3991 copia

Vista de la estación de Bustarviejo con el Pendón de fondo.

Tras pasar un par de trincheras construidas a cielo abierto en los que la vía atraviesa unos pequeños cerros, llegamos a un punto donde se puede ver Valdemanco al fondo. En un principio la estación de Bustarviejo lo era también de Valdemanco, pero como quedaba bastante lejos de ambos pueblos y la línea después pasa junto a Valdemanco se construyó un pequeño apeadero que ya no existe.

IMG_4079 copia

Vista de Valdemanco desde donde estuvo su apeadero. A la derecha el Cancho Gordo de la sierra de La Cabrera.

Valdemanco se encuentra situado a los pies del Collado del Medio Celemín, este Collado es el paso natural entre la sierra del Mondalindo y la sierra de La Cabrera hacia el Norte, de hecho unos metros más arriba del pueblo y paralelo a la vía del tren, discurre la cañada real que durante siglos fue el camino seguido por los trashumantes que buscaban pastos frescos para el ganado ovino en el Norte de España.

IMG_4080 copia

Entrada al Túnel 13 Medio Celemín desde el puente de la carretera de La Cabrera-Valdemanco. 

Dejamos atrás el puente de la carretera que une La Cabrera con Valdemanco y que cruza por encima de la vía en dirección al Túnel 13 del Medio Celemín.

IMG_3965 copia

Puente de la carretera La Cabrera-Valdemanco.

El Túnel del Medio Celemín tiene 2291 metros de longitud y une los términos de Valdemanco y Lozoyuela.

IMG_3971 copia

Entrada desde Valdemanco al Túnel 13, Medio Celemín.

Al adentrarse en los túneles uno se sobrecoge sólo de pensar las penurias que tuvieron que padecer los hombres que lo construyeron con poca más ayuda que la fuerza de sus brazos.

IMG_3974 copia

Interior del Túnel del Medio Celemín.

Salimos del túnel del Medio Celemín para dejarlo detrás nuestro, ya estamos en el término municipal de Lozoyuela.

IMG_5188 copia

Salida del Túnel 13 en el término de Lozoyuela.

A la salida del Túnel del Medio Celemín aun se pueden ver los restos de edificaciones construidas para alojar a los trabajadores que participaron en las obras.

IMG_5186 copia

Cartel informativo sobre las ruinas de antiguas edificaciones relacionadas con esta vía.

Continuamos nuestro recorrido hacia el norte y dejamos detrás el Collado del Medio Celemín y la sierra de La Cabrera

IMG_5200 copia

Vista de la sierra de La Cabrera y del Collado del Medio Celemín.

Sólo nos encontraremos un puente que cruza por encima la vía en un recorrido que discurre por la ladera Este del Mondalindo.

IMG_5202 copia

Puente sobre la vía antes de llegar al apeadero de Lozoyuela.

Continuamos nuestro camino hacía el Norte y pronto avistamos el antiguo apeadero de Lozoyuela, situado a casi cuatro kilómetros del pueblo.

IMG_5208 copia

Antiguo apeadero de Lozoyuela.

Después de pasar por el antiguo apeadero de Lozoyuela, pronto divisamos el Túnel 14 “Mata Águila”, el segundo más largo de esta vía en su recorrido por la Comunidad de Madrid.

IMG_5221 copia

Vista del cerro de Mata Águila.

El Túnel de Mata Águila tiene una longitud de 2848 metros y une los términos de Lozoyuela y Garganta de los Montes.

IMG_5222 copia

Túnel 14, “Mata Águila”

Estamos en Verano y el sol comienza a apretar a medida que pasan las horas, el contraste de temperaturas al entrar en los túneles hace que esa sensación sobrecogedora se convierta en un escalofrío.

IMG_5226 copia

Entrada al Túnel Mata Águila desde Lozoyuela.

El Túnel Mata Águila atraviesa un cerro con este mismo nombre y al salir de él entraremos de lleno en el Valle del Lozoya.

IMG_5230 copia

Interior del Túnel 14.

Próxima estación … Garganta de los Montes

En vía muerta I. Miraflores-Bustarviejo

El ferrocarril es uno de los medios de transporte de personas más populares y fue el motor de la revolución industrial en el transporte de mercancías. Como pasa con casi todos los avances tecnológicos llegó tarde a España, como casi siempre ocurre en nuestra piel de toro se construyó con innumerables improvisaciones y como muchas veces ha pasado con otras infraestructuras, su funcionamiento ha sido bastante mejorable.

Esta es la historia de una línea ferroviaria condenada al fracaso desde su nacimiento. Fue proyectada durante la dictadura de Primo de Rivera, periodo en el que se comienzan las obras. Se paraliza parcialmente durante la época de República y se abandona totalmente durante la guerra civil. Se retoma su construcción durante la dictadura de Franco, que no tuvo ningún reparo en utilizar presos políticos como mano de obra mediante trabajos forzosos, para culminar su construcción en el año 1968.

Para ilustrarlo haremos un recorrido en el que atravesaremos toda la Sierra Norte de Madrid, desde Miraflores hasta el túnel de Somosierra, como el recorrido es largo y tortuoso lo haremos en varios capítulos. Partimos en este singular viaje desde Miraflores, según dejamos atrás su estación tenemos una bonita vista de la Pedriza mirando hacia el oeste.

Miraflores 2 copia

Vista de parte de Miraflores con la Pedriza de fondo.

Después de dejar atrás Miraflores pasamos por el Viaducto construido sobre el arroyo del Valle, con sus siete arcos en dirección este hacia Bustarviejo.

Miraflores 3 copia

Viaducto sobre el arroyo del Valle

Tomamos una larga e interminable recta que discurre por la ladera sur del Pendón en dirección este hacia Bustarviejo, al norte tenemos el monte mencionado, al sur un empinado terraplén de grava que nos da una idea de la dificultad constructiva de esta vía.

Miraflores 1 copia 2

Larga recta recorriendo la ladera del Pendón.

Tras unos largos kilómetros en línea recta, nos encontramos con el túnel número 11, aunque en la placa reza “El Perdón”, debería llamarse El Pendón, que en definitiva es la montaña que atraviesa en su ladera sureste. Un Túnel en curva de 395 metros de longitud, que gira unos noventa grados pasando de dirección Oeste-Este a Sur-Norte. Pese a no ser muy largo, el efecto de la curva hace que en un momento dado dentro de él no se ve ni la entrada ni la salida.

IMG_4058 copia

Túnel nº 11, El Pendón

Cuando salimos de este Túnel en dirección Norte podemos ver la cantidad de vegetación que ha salido debido entre otras cosas a la falta de mantenimiento de esta infraestructura. Al fondo podemos ver el Mondalindo, en cuyas faldas se encuentra Bustarviejo, que nunca llega a ser visible desde las vías.

IMG_4059 copia

Salida del Túnel del Pendón con el Mondalindo de fondo.

Una vez pasado este Túnel nº 11 “El Pendón”, la vía vuelve a girar buscando el Este camino de otro nuevo Túnel que atraviesa un pequeño cerro.

IMG_4054 copia

Giramos hacia el Este en busca del Túnel de La Carguera.

A medida que vamos haciendo la curva pronto podemos divisar en una esplanada situada a la izquierda de la vía una antigua construcción vinculada a la construcción ferroviaria, se trata del Destacamento Penal de Bustarviejo (al que próximamente dedicaremos un capítulo entero).

IMG_4066 copia

Vista del Penal de Bustarviejo.

El Destacamento Penal de Bustarviejo ocupó entre 1944 y 1952 a una media anual aproximada de un centenar de presos. La gran mayoría de los reclusos habían sido detenidos a finales de la guerra civil y al comienzo de la postguerra. Además de los presos políticos había un cierto número de presos comunes, condenados tanto por delitos convencionales como por estraperlo.

Presos condenados a trabajos forzados en la construcción de las vías del tren Madrid-Burgos, una obra que comenzó bajo la dictadura de Primo de Rivera y que continuarían los presos del franquismo (también de los otros ocho destacamentos de los pueblos de alrededor) y que, a pesar de casi una década de trabajos forzosos, no se inauguraría hasta 1968.

Construyeron 9 km de vías, cavaron dos túneles de 395 y 248 metros, dinamitando y barrenando a maza en roca viva; tallaron la piedra y molieron la grava; levantaron un viaducto de 26 metros de altura, con 11 arcos de 12 metros de luz, y construyeron la estación de ferrocarril de Bustarviejo; hicieron taludes a pico y pala y colocaron el balasto y las vías. Las condiciones de trabajo eran muy peligrosas en los túneles y en el viaducto, a 30 metros de altura y sin protecciones.

IMG_4020 copia

Penal de Bustarviejo, “Los Barracones”.

Una vez dejado atrás el Destacamento Penal, podemos divisar el Túnel nº 12″La Carguera”, de 248 metros de longitud y de trazado totalmente recto. Este Túnel atraviesa el cerrillo que separa el Penal de la estación de Bustarviejo.

IMG_4007 copia

Túnel nº 12, La Carguera.

Nada más salir del Túnel nº 12 nos encontramos con el Viaducto sobre el arroyo Gargüera, de 26 metros de altura, con 11 arcos de 12 metros de luz.

IMG_4071 copia

Viaducto sobre el arroyo Gargüera.

Cruzamos el arroyo Gargüera por su viaducto y podemos contemplar a la izquierda de la vía la estación de Bustarviejo-Valdemanco, que está casi tan lejos de un pueblo como del otro.

IMG_3996 copia

Estación de Bustarviejo-Valdemanco.

Dejamos atrás la estación de Bustarviejo camino de Valdemanco en dirección este

IMG_3994 copia

Vista de la estación de Bustarviejo con el Pendón de fondo.

SDC15501 copia

Vista de la sierra de La Cabrera desde la estación de Bustarviejo.

Como curiosidad, comentar que junto a estas infraestructuras ferroviarias abandonadas se crearon optimistas expectativas en torno a su futura reapertura. En la época del boom inmobiliario la especulación no fue ajena a algunos pueblos por donde pasan las vías, construyéndose alguna urbanización en sus inmediaciones. Cuando se construyó esta vía férrea no se pudieron acercar las vías del tren a las casas del pueblo, posteriormente alguien decidió llevar las nuevas casas junto a las vías del tren, al más puro estilo “Buffalo Bill”.

Bustarviejo 1 copia

Urbanización construida junto a la estación de Bustarviejo. Vista desde el Mondalindo.

El Directo Madrid-Burgos

El Ferrocarril directo Madrid-Burgos o Ferrocarril de Madrid a Burgos por Aranda de Duero es una línea de ancho ibérico y vía única (aunque preparada para doble vía) que fue inaugurada por RENFE el 4 de julio de 1968. Cuenta con 282 kilómetros sin electrificar que unen (de la forma más directa posible) Burgos con Madrid.

Tras la falta de mantenimiento y diversos accidentes la línea fue abandonada para el tráfico de pasajeros (excepto los 25 primeros kilómetros del área de Madrid) e infrautilizada para el de mercancías. Los últimos trenes con servicios regulares fueron un Talgo-IV entre Bilbao y Madrid y posteriormente el mismo Talgo haciendo un servicio Burgos-Madrid. El servicio Madrid-Burgos se hizo hasta marzo de 2012 por autobús debido a un desprendimiento en el túnel de Somosierra en marzo del 2011, quedando sepultada una máquina en su interior, lo cual supuso el cierre de la línea en dirección Madrid-Aranda de Duero. El 1 de septiembre de 2015, y pese a la oposición ciudadana, ADIF decreta el cierre definitivo al público de la estación Aranda-Montecillo, única estación intermedia que hasta ese momento continuaba funcionando. Por lo tanto, en la actualidad dicha estación solamente presta servicio al tráfico de mercancías que circula entre las ciudades de Aranda de Duero y Burgos, operado por COMSA Rail Transport.

Historia

Esta línea de ferrocarril se empezó a construir en 1926, formando parte del Plan Guadalhorce de Ferrocarriles de Urgente construcción. Las obras quedaron interrumpidas tanto por la Guerra Civil como por la dilatada resolución de los nuevos enlaces ferroviarios de Madrid, con los cuales debía conectar. Inaugurada por Francisco Franco en 1968, su objetivo era reducir el recorrido entre la capital y la frontera francesa en 90 kilómetros, evitando el paso por Ávila y Valladolid.

Plan Guadalhorce (1926)

El Plan Preferente de Ferrocarriles de Urgente Construcción, más conocido como Plan Guadalhorce por el nombre del entonces ministro de Fomento, el Conde de Guadalhorce, fue un plan de desarrollo de infraestructuras ferroviarias de ancho ibérico iniciado en 1926 en España, durante el periodo de la dictadura de Primo de Rivera. La llegada de la Segunda República supuso la derogación de este plan ferroviario, aunque la construcción de algunas líneas continuó. Debido a la Guerra Civil y la posterior postguerra, la construcción de muchas líneas se retrasó enormemente y debido a esto muchas de ellas se abandonaron durante la década de los años 60.

La Dictadura de Primo de Rivera promulgó un plan de construcción de nuevos ferrocarriles de ancho ibérico, los llamados “ferrocarriles secundarios”, que completaran la red principal. El 5 de marzo de 1926 se aprobó el llamado “Plan Guadalhorce”, que fue llamado así en honor del ministro de fomento, Rafael Benjumea y Burín (Conde de Guadalhorce).​ El plan incluía la construcción de hasta 16 líneas ferroviarias, algunas de las cuales eran:

  • Zamora-Orense-Santiago de Compostela-La Coruña
  • Madrid-Aranda de Duero-Burgos
  • Baeza-Utiel-Lérida-Saint Girons
  • Cuenca-Utiel, conectando el ferrocarril Madrid-Cuenca con Valencia
  • Puertollano-Marmolejo
  • Talavera de la Reina-Villanueva de la Serena
  • Toledo-Bargas, que conectaría la capital manchega con el Ferrocarril Madrid-Lisboa
  • Soria-Castejón, que conectaría con el ferrocarril del Ebro
  • Jerez de la Frontera-Almargen
  • Huelva-Ayamonte, el posterior Ferrocarril Gibraleón-Ayamonte
  • Plasencia-Frontera portuguesa

Aunque las obras comenzaron antes de la caída de la Dictadura y continuaron durante los primeros tiempos de la Segunda República, la Guerra civil y la posterior posguerra retrasaron enormemente la finalización de las obras. Además, el nuevo gobierno republicano decretó la derogación del Plan Guadalhorce en 1932. En 1936 ya había sido finalizado el Ferrocarril Gibraleón-Ayamonte. Durante la dictadura franquista se finalizaron otras obras, como la Línea Lérida-Puebla de Segur (1951), el Ferrocarril Soria-Castejón o el Ferrocarril directo Madrid-Burgos (1968). Sin embargo, un informe del Banco Mundial en 1962 recomendó a RENFE que se abandonaran las construcciones de nuevas líneas ferroviarias y se centraran los presupuestos en la mejora o mantenimiento de la red existente. Así, Línea Baeza-Utiel quedó abandonada cuando su construcción se encontraba muy avanzada y solo faltaba la instalación de las vías.

Otras muchas líneas también se hallaban muy avanzadas en su construcción y fueron abandonadas, por lo que en la actualidad muchas se han reconvertido en vías verdes. Este es el caso de la vía verde de la Jara, la vía Verde de la Sierra o el Camino Natural de las Vegas del Guadiana. Por su parte, el ferrocarril Gibraleón-Ayamonte fue clausurado y desmantelado en 1987, mientras que el Soria-Castejón dejó de prestar servicio en 1996.

Antecedentes

En 1843 con la inauguración en Bilbao de los Altos Hornos de Santa Ana de Bolueta, la primera gran factoría que venía a sustituir las antiguas ferrerías, aparece el primer proyecto de ferrocarril con el trayecto Irún-Deva-Bilbao-Burgos-Valladolid-Madrid. Discutiendo el trazado, Orduña o Valmaseda, la concesión o la financiación, Bilbao ha de resignarse con un trazado a sus espaldas. Aparentemente Burgos no salía perjudicado, y así, el 25 de octubre de 1860, llegaba la primera locomotora a la Estación del Norte a través de línea Madrid-Hendaya.

Sin embargo, para Burgos no fue indiferente el fracaso bilbaíno.​ De los dos caminos que llevaba involucrados el proyecto de 1.845, afectaría a Burgos uno sólo. Perdía el que nos atrevemos a calificar de más importancia: El que llevaba consigo la vinculación económica bilbaína.

El gobierno de Madrid ante el disgusto bilbaíno no juzgó oportuno negarle el permiso para construir el ferrocarril Bilbao-Miranda-Tudela, abriendo un porvenir para el capital bilbaíno en los vinos de rioja. Se ha indicado que a partir de la obstaculización del ferrocarril Bilbao-Madrid, comenzó el retraimiento y la desconfianza de los vascos con el interior y concretamente con la política de Madrid.

Construcción

El primer proyecto de ferrocarril París-Algeciras. La compañía Vasco-Castellana que pretende mediante la compra de concesiones anteriores, entre Burgos y Madrid, la creación de una línea directa Madrid-Bilbao, como mejor alternativa al difícil puerto de Orduña. A Burgos le correspondía unirse directamente con Madrid a través de Lerma, Aranda de Duero y Somosierra, sin el rodeo de Valladolid y Segovia (hoy por Ávila). Como era de esperar la Compañía del Norte (empresa gestora de la línea Madrid-Hendaya) se opuso, al ser competencia a su ferrocarril.

Hasta 1923 el proyecto permanece dormido hasta que durante la Dictadura de Primo de Rivera prima el purismo técnico del sistema radial de comunicaciones frente a los trámites lentos y tortuosos de un sistema parlamentario sin vigor. El decreto Ley de 5 de mayo de 1926, que aprueba el trazado, lo motiva en el deseo de disminuir la distancia de Madrid a las costas y fronteras, reconociendo como no se trata de una vía de explotación económica sino de un trayecto con finalidad administrativa y política:

« Y fue desde este flanco, desde donde le vinieron los golpes más duros, y aún la oposición cerrada de importantes sectores de la vida económica española. Un poderoso grupo de entidades bancarias formularon un informe totalmente negativo…»

Miguel Primo de Rivera y su ministro Benjumea estuvieron por encima de los intereses financieros, comenzaron sin titubeos la obra hasta que en 1928, superado el trozo de meseta entre Burgos y Somosierra, estaban iniciado el tramo Somosierra – Lozoya, con el túnel de cuatro kilómetros y medio y el gran puente de Riaza. Al proclamarse la Segunda República faltaban solamente 70 km, los comprendidos entre Lozoya y Madrid. Indalecio Prieto ya había criticado la desdichada política ferroviaria de la Dictadura y al ser nombrado Ministro de Obras Públicas, señala a la Asociación de Transportes criterios de insostenibilidad que aconsejan no finalizar la obra. Así en el nuevo Plan de Obras Públicas queda catalogado como obra carente de interés general.

«Aún hoy día el ferrocarril sigue ofreciendo el espectáculo triste de un trazado completo en el que se ha enterrado un enorme presupuesto que sólo fecundará el día que tras un mínimo gasto en las obras de tendido el directo Madrid-Burgos entre en pleno funcionamiento.

Nadie podrá negar que a la altura de 1957 la creciente industrialización de Madrid y la modernización del transporte ferroviario, elevan en lugar de disminuir, el interés del antiguo proyecto. Por referirnos únicamente a este último factor, pensemos que el 85% de las plazas del tren Talgo pertenecen a viajeros que lo toman en el primer trayecto Irún-Burgos, con destino a Madrid. Aunque no es propiamente dentro de un punto de vista más nacional, la ciudad de Burgos quien se acerca a Madrid con 280 Km, … Es Bilbao que de 517 km pasa a 428, Santander que de 503, pasa a 455. San Sebastián, en fin, y Logroño, cuya distancia a la Capital de España disminuye de 616 a 508 y de 483 a 394 km respectivamente»

En su época de construcción ya no constituía una opción universal de transporte, la competencia del automóvil impide que las compañías privadas establecidas en el siglo XIX, una vez cumplido su objetivo de establecimiento de una red básica, no muestran interés por construir líneas directas. De hecho, las pretensiones de prestar servicios al mayor número de poblaciones posibles con una misma línea indujo a la Compañía del Norte a construir su línea general Madrid-Irún dando una larga vuelta por Ávila, Valladolid y las cercanías de Palencia.

El objetivo de esta línea desde su concepción fue el acortamiento de las distancias entre el País Vasco y la Frontera Francesa y Madrid, no la prestación de servicios a unas poblaciones pequeñas a las que podía dárselo el transporte por carretera ya suficientemente desarrollado en aquellos años.

Aún cumpliendo su objetivo de acortar distancias, la línea debe atravesar el Sistema Central. A pesar de ello, es notable el hecho de que las rampas máximas no sobrepasan las 12 milésimas y las curvas poseen como mínimo 400 m de radio, lo cual beneficia la capacidad de carga de la línea.

Trazado y Características.

La orografía de los terrenos por los que discurre este ferrocarril no es fácil. Desde Madrid hay que afrontar el paso del Sistema Central, primero abordando las sierras exteriores del mismo y posteriormente el puerto de Somosierra. Son relieves escarpados que condicionan el trazado de la línea férrea. Posteriormente se baja por las estribaciones de la fachada norte del Sistema Central hasta el valle del río Duero, el cual se cruza transversalmente en Aranda de Duero. Desde este punto, la línea discurre por la Submeseta Norte de la Meseta Central por terrenos con abundantes ondulaciones, en busca de la ciudad de Burgos. En esta parte del trazado cruza perpendicularmente los valles de los ríos Esgueva, Arlanza y Ausín, así como sus afluentes menores, lo cual motiva un perfil en dientes de sierra, salpicado de rampas y pendientes.

Dado su carácter de línea principal, se escogieron características de trazado destacables para la época. El radio mínimo de las curvas es, con carácter general, de 500 m aunque existen algunas de 400 m, sobre todo en la difícil subida al puerto de Somosierra, y la rampa máxima de 10 milésimas, algo muy meritorio teniendo en cuenta que desde los 723 m de altitud del punto de origen de la línea hay que ascender hasta los 1.304 m del Túnel de Somosierra, en poco más de 100 km. Por esta razón, la longitud de la línea alcanza los 281 km, cuando la misma ruta por carretera (Autovía del Norte) es de apenas 240 km. Pese a todo, constituye el acceso ferroviario más directo desde Madrid a Burgos y al Norte de España, ahorrando 90 km respecto a la ruta Imperial (vía Valladolid), y 18 km respecto a la combinación de la Línea de alta velocidad Madrid-Segovia-Valladolid y la Imperial entre Valladolid y Burgos.

La condición montañosa del terreno, especialmente entre Madrid y Aranda de Duero, motivó la construcción de abundantes túneles y viaductos. Entre los 44 túneles de la línea, destacan por su longitud los de Somosierra (3895 m), Mata Águila (2848 m), Medio Celemín (2291 m). Entre los viaductos, destacan los del río Lozoya, con 240 m de longitud y 45 de altura, Los Plantíos, con 258 m de longitud y 52 de altura, y el que salva el cañón del río Riaza, de 248m de longitud y 58 de altura.

A nivel de superestructura, la vía se compone de dos carriles de 54 kg/m soldados sobre traviesas bibloque de hormigón (monobloque en la subida a Somosierra y en algunos otros tramos) asentada sobre una generosa capa de balasto. Aunque las obras de fábrica se encuentran preparadas para doble vía, la línea cuenta con vía única sin electrificar. Carece de pasos a nivel.

El sistema de seguridad y control de tráfico es Control de Tráfico Centralizado (CTC), controlado desde dos puestos de control situados en Aranda de Duero y Madrid-Chamartín. Esto posibilita la ausencia de personal en las estaciones, y otorga gran precisión en los cruces y rebases de trenes, con lo cual hoy por hoy no se justificaría la construcción de vía doble salvo aumento importante de la circulación en la línea. También cuenta, desde 1978 con ASFA (Anuncio de Señales y Frenado Automático).

Las características del trazado, condicionadas como se ha visto por la orografía, no permiten altas velocidades, pero sí velocidades sostenidas entre 110 y 140 km/h. De hecho, prácticamente no se baja de los 110 km/h con material Talgo convencional o de 120 km/h con material Talgo Pendular. Con ello se podrían obtener tiempos de viaje competitivos comparados con los del transporte por carretera, incluso teniendo en cuenta los 40km adicionales que tiene que recorrer el tren.

De esta manera, sin ser una vía de Alta Velocidad, se trata de una línea de concepción moderna, y homologable a cualquier línea europea o japonesa con un trazado similar.

Infrautilización y abandono de la línea.

En general, la línea directa de Burgos fue muy útil y frecuentada por los trenes desde su puesta en servicio hasta comienzos de la década de 1990, soportando gran parte del tráfico desde Madrid a la frontera de Irún, siendo otros de los destinos Bilbao (el último tren de larga distancia que hubo), Algeciras, Alicante e incluso de trenes internacionales hacia París. Esta línea dio lugar a la aparición del Expreso Puerta del Sol Madrid-Paris. Sin embargo, la dejadez de los sucesivos políticos hicieron a Renfe aumentar escandalosamente el tiempo de recorrido hasta que acabó siendo más rápido, y fiable, volver a utilizar la línea primitiva vía Valladolid; a pesar de ello ha quedado demostrado que con material moderno se pueden igualar los tiempos de trayecto de antaño.

A pesar de la reitaradas protestas en Burgos y Aranda de Duero la línea entró en decadencia.

En 2008 debido al cierre temporal de la línea por la construcción de la variante de Burgos se decidió suprimir los desvíos en todas las estaciones entre Riaza y Burgos (excepto Aranda de Duero-Montecillo, Campo de San Pedro y Lerma) permitiendo así la eliminación de las limitaciones a 30 km/h. que había en las estaciones intermedias debido al mal estado de las vías. No obstante, la introducción del sistema BLAU (Bloqueo de Liberación Automática en Vía Única) produjo que solo pudiera circular un tren entre estaciones.

Finalmente, pese a las promesas de introducir un Regional, y como consecuencia de la falta de mantenimiento de la línea, se produjo un grave descarrilamiento de un TALGO en el término municipal de Bahabón de Esgueva, que conllevó considerables daños materiales aunque no hubo que lamentar más daños personales que algunos heridos leves; lo que, unido al hundimiento de un túnel en Somosierra, que por las mismas causas dejó sepultada a una máquina bateadora que realizaba labores para ADIF, produjo el cierre definitivo del servicio para pasajeros, siendo titular de Fomento Ana Pastor.

En la actualidad para pasajeros, únicamente en la zona de Madrid se utilizan para servicios de Cercanías los primeros 25 kilómetros de la línea, hasta Colmenar Viejo, que se hallan electrificados y duplicados, usando el trazado del antiguo ramal a la Universidad Autónoma de Madrid, que ha quedado integrado en la línea general en 2007,​ e incluso en un futuro ampliable hasta Soto del Real o Bustarviejo – Valdemanco una vez se electrifiquen y se ponga doble vía en esos tramos.

El servicio de mercancías, desde 2012 tan solo se mantiene entre las ciudades de Burgos y Aranda de Duero, quedando bloqueado en dirección Madrid tras el hundimiento del túnel de Somosierra.

En 2015, nace la Plataforma por la Recuperación del Directo Madrid-Burgos, que pretende luchar hasta su reapertura completa y demostrar su viabilidad total. Por otro lado, tiene la intención de realizar acciones legales por la dejación de mantenimiento y la no reapertura del túnel en el momento de su derrumbe.

El 1 de septiembre de 2015, y pese a la oposición ciudadana, ADIF decreta el cierre definitivo al público de la estación Aranda-Montecillo, única estación intermedia que hasta ese momento continuaba operativa.​ Por lo tanto y desde entonces, solamente presta servicio al tráfico de mercancías que circulan en dirección Burgos.

En febrero de 2018 la Cámara de Comercio de Burgos y las instituciones provinciales escenifican en Burgos la petición de un Corredor Central ferroviario, que usaría la línea directa Madrid Aranda como eje principal en su recorrido por la península.

En junio de 2018 ADIF sella los accesos al túnel de Somosierra mediante un muro de hormigón para evitar accesos no autorizados al mismo.

Los alcornoques de La Cabrera

Cuenta la leyenda, que hace mucho tiempo las ardillas podían atravesar la península ibérica sin bajarse de los árboles … sería fácil imaginarse también que comiendo bellotas de alcornoque.

IMG_2929 copia

Como vestigio de un glorioso pasado, todavía es posible encontrar algunos bellos ejemplares de alcornoque diseminados por algunos lugares de La Cabrera, por algo los celtas lo llamaban “árbol hermoso”.  Lo cierto, es que el roble y la encina, más adaptados a las inclemencias del clima serrano, frios inviernos y secos veranos, y mucho más resistentes al cambio climático, han ido ocupando el lugar que sin duda un día ocupó de forma destacada el alcornoque.

IMG_4195 copiaIMG_5592 copiaIMG_5595 copiaIMG_5598 copiaIMG_5601 copiaIMG_5602 copiaIMG_5607 copiaIMG_5609 copiaIMG_5610 copiaIMG_5615 copiaIMG_5620 copiaIMG_5623 copiaIMG_5628 copiaIMG_5634 copiaIMG_5644 copia

Personalmente creo que el alcornoque es uno de los árboles mas elegantes que se pueden encontrar en estas latitudes. El alcornoque es el “pata negra” de nuestros árboles. Sirvan estas fotos como mi pequeño homenaje a estos fantásticos ejemplares y a mis amigos boleteros que aparecen en dos de las fotos, Federico “El Nen” e Isidro “El Señor de las Praderas Largas”.

IMG_3743 copia

Los dos Señores de las Praderas Largas.

El Alcornoque, Quercus Suber.

El Quercus suber (Alcornoque mediterráneo) es un árbol de porte medio, de hoja perenne, originario del suroeste de Europa y del noroeste de África. Muy extendido por la explotación de su corteza de la que se obtiene el corcho.

Sus hojas tienen de 4 a 7 cm de longitud, pueden ser aserradas en las ramas más bajas o lobuladas en las ramas más altas, una adaptación de las hojas para protegerse contra el ramoneo de los animales. Dichas hojas son de color verde oscuro en el haz y más claras por el envés. Sus bellotas son de 2 a 4 cm de longitud y aunque tienen un sabor amargo son excelentes para el cebado de animales.

Tiene una corteza gruesa y rugosa. Con el tiempo la corteza llega a tener un grosor considerable, y se puede recolectar reiteradamente cada 9 a 12 años, según la zonas y la calidad de estación en que se encuentre corcho, sobre todo por la cuantía y distribución anual de precipitaciones. La calidad del corcho es proporcional al número de años que tarda en producirse. El grosor óptimo de recolección lo marca el diámetro de los tapones, puesto que es el producto obtenido del corcho con mayor valor añadido. Un tapón estándar tiene 24 mm, por lo que un grosor óptimo de corcho sería de unos 30 mm. La recolección del corcho no daña en absoluto al árbol, ya que puede volver a producir una nueva capa, haciendo el recurso totalmente renovable. El árbol se cultiva extensamente en España, Portugal, Argelia, Marruecos, Francia, Italia y Túnez. Los alcornocales cubren una superficie de 2,5 millones de hectáreas en estos países. Portugal tiene el 50 % de la producción mundial, y en este país la tala está prohibida excepto por gestión forestal o para árboles viejos e improductivos.

Viven entre 150 y 250 años. El corcho bornizo es el que se obtiene en la primera recolección, que se hace cuando el árbol alcanza los 30-50 años de edad. A partir de entonces se puede recolectar cada 9-12 años. La recolección del corcho es completamente manual.

La industria europea del corcho produce 340 000 toneladas de corcho al año y da empleo a 30 000 personas. Los tapones para vino representan un 15 % del uso del corcho en peso, pero representa un 80 % del negocio.

El alcornoque es uno de los componentes del bosque mediterráneo. Necesita más humedad y soporta menos el frío y nada la cal en comparación con la encina que lo substituye cuando no se cumplen, juntas, estas tres condiciones y en gran medida sucede conforme se va continentalizando el clima. Una de las razones es que la bellota del alcornoque se produce en los meses de septiembre (migueleñas) hasta enero, cuando las heladas son mucho más frecuentes. El corcho parece ser fruto de la evolución de la especie para la protección contra el fuego, frecuente en este clima de veranos tan secos.

Su interés económico permite la conservación de extensas zonas de monte allí en los países donde habita, así como su desarrollo sostenible. La bellota es usada por una amplia variedad de animales para alimentarse, desde no migratorios hasta las grullas en invierno. En el Parque nacional de Doñana, la zona de más alto valor ecológico, conocida como Las Pajareras, es una formación de gigantescos alcornoques dispersos en el límite del monte con la marisma.

Una parte importante de la industria de corcho reside en España (especialmente en Andalucía y en el sur de Extremadura), en donde se produce alrededor del 30 % de la producción mundial.

El descorche

El alcornoque presenta una característica única, que le diferencia del resto de especies forestales: su aptitud para regenerar la corteza cuando ésta ha sido retirada parcialmente en determinadas condiciones. Si se elige bien el momento de máxima actividad vegetativa, y la operación se realiza con cuidado, es posible separar el corcho del felógeno. Al quedar a la intemperie, el felógeno, el felodermo y la parte externa del floema mueren por desecación, al tiempo que, más al interior, se forma un nuevo felógeno que reinicia la generación del tejido suberoso.

39270_140385415986179_4955866_n

Alcornoque descorchado en Grándola, Portugal año 2010

La operación de separar el corcho de la “casca” o capa madre (resto del floema que queda adherido al tronco) se denomina descorche, y exige un alto nivel de cualificación, por el riesgo que supone para la integridad del árbol si no se realiza en la forma debida. Hay que evitar dañar la “madre” del corcho, la capa viva a partir de la que se genera este (felógeno). La presencia de insectos (culebrilla del corcho, Coraebus undatus) o daños por sequía o defoliadores pueden debilitar esta capa y hacer que se dañe fácilmente durante la extracción, lo que compromete la calidad de futuras extracciones. La experiencia del técnico para poder reconocer estas situaciones y en todo caso para realizar la extracción sin dañar la “madre” es fundamental.

La extracción del corcho se realiza con una periodicidad de 9-12 años, según la producción y el destino del corcho. Cuando el árbol alcanza los 65-70 cm de circunferencia (a la edad de unos 40 años) se descorcha por primera vez, obteniéndose el denominado “bornizo”, profundamente agrietado y de baja calidad, por lo que se destina principalmente a la trituración. Este corcho es la corteza original del árbol, que debido al incremento de la circunferencia desde el tallo inicial hasta el tronco maduro presenta profundas grietas que impiden extraer planchas regulares. Este es el corcho que se emplea en muchas localidades como adorno en los belenes de Navidad, simulando rocas o montañas.

Una vez extraído el bornizo, las siguientes “panas” (planchas de corcho recién extraído) presentan un aspecto más regular, al ser el incremendo relativo de la circunferencia del árbol mucho menor. Entre nueve y doce años después de este primer descorche se obtiene el corcho “segundero” de calidad algo mejor, pero aún deficiente.

Las planchas no alcanzan el óptimo de calidad hasta que ha pasado otro turno de 9-12 años (3º descorche), cuando el árbol tiene aproximadamente 60 años. Las mejores planchas se utilizan en su mayoría para la fabricación de tapones.

La organización del descorche en un monte se realiza por equipos de hasta treinta personas, que se organizan de forma muy tradicional, acumulando y transmitiendo unos conocimientos y una cultura difícil de trasladar a un texto escrito.

Una vez extraído, el corcho se mantiene apilado durante un mínimo de seis meses, siendo posteriormente sometido a un hervido que mejora notablemente sus características físico-mecánicas. A continuación las planchas son clasificadas atendiendo al destino final: tapones, arandelas o trituración para la fabricación de aglomerados.

39270_140385402652847_4690417_n

Apilado de corcho, Santiago do Cacem, Portugal, año 2010

El hervido y clasificación se realiza en instalaciones industriales sencillas, localizadas mayoritariamente en las zonas de producción de las provincias de Cádiz, Sevilla, Huelva, Badajoz y Cáceres.

Usos

Entre los diversos usos del corcho, destacar que se utiliza principalmente para sellar las botellas de bebidas alcohólicas como vinos, licores y cavas o champán (blancos, tintos, rosados, tranquilos, espumosos, etc.), para lo cual se le realizan minuciosas pruebas de calidad. Luego, una vez seleccionadas las cargas aptas para su empleo, se remiten las que son deficientes y el material de corcho restante (que no pudo ser utilizado debido al tipo de corte aplicado a la corteza) a un centro de reciclaje, en donde se tritura todo y se forman planchas del denominado “aglomerado de corcho”, mediante distintos procesos. El aglomerado resultante se utiliza en el revestimiento de cápsulas de satélites (5 a 6 mm de espesor), en el revestimiento de suelos (existe una amplia gama de tarimas de corcho) y paredes (láminas o papel de corcho) o fabricación de plantillas de calzado y ropa. El aglomerado de corcho posee diversas propiedades, como su resistencia al fuego, su absorción parcial de la humedad (entre un 10 % y un 12 %) y aislamiento térmico y acústico.

Otro uso importante de este material natural, y que cada vez tiene más auge, es el destinado a la construcción como material aislante acústico y térmico. También se utiliza corcho natural para sellar juntas de motores y a modo artesanal, ya sea para confeccionar artículos de decoración como bandejas, relojes, cuadros, marcos, maquetas, portales de belén y otros adornos similares.

La madera de alcornoque se ha utilizado tradicionalmente para hacer carbón vegetal, aunque no con tan buen resultado como la encina. La madera es buena como combustible, además, por ser resistente a la humedad y la intemperie, se usa también para fabricar toneles y en la industria pesquera y naval. Por otro lado, la parte interna de su corteza se ha empleado para curtir pieles.

Sus frutos son las bellotas, son amargas y por lo tanto no son utilizadas como comestibles, pero se utilizan para cebar animales, sobre todo a los cerdos ibéricos. Alimentando a los cerdos a base de, consecutivamente, bellota de melojo, quejigo, encina y alcornoque se consigue un recebo de varios meses que da una calidad excepcional al jamón resultante.

162666_183609774997076_7604831_n

Bellotas de Alcornoque, Santiago do Cacem, Portugal, año 2010

Además numerosos géneros de hongos viven asociados a los alcornoques, de entre ellos, muchos comestibles. La recogida de setas es un recurso de gran valor económico cada vez más aprovechado en España y en los alcornocales puedes encontrar especies de gran valor culinario como la amanita de los césares, boletus, rebozuelos, lactarius, etc.

163810_183611061663614_5583053_n

Recolectando níscalos con El Nen en Santiago do Cacem, Portugal, año 2010

El alcornoque favorece la biodiversidad vegetal y animal. Permite el crecimiento de otras plantas a su alrededor, no es como otros árboles que no crece nada debajo, esta característica hace que muchos seres vivos puedan vivir a su lado. Los alcornocales constituyen un hábitat muy rico tanto en especies animales como vegetales.

162759_183611288330258_3550211_n

Recolecta de Níscalos, Santiago do Cacem, Portugal, año 2010.

Gracias a su adaptación al clima mediterráneo, el alcornoque es capaz de aprovechar muy bien el agua del suelo. Los bosques de este árbol evitan la erosión y contribuyen a regular los recursos hídricos conservando el agua en la tierra.

Además el corcho también se emplea para la fabricación de colmenas (trobos), la miel que se obtiene de los alcornocales es de excelente calidad. Además de emplearse el corcho para la fabricación de colmenas (trobos), la miel que se obtiene de los alcornocales, es de excelente calidad.

Etimología

Quercus era el nombre genérico del latín de los robles y encinas en general, así como de su madera, y por extensión de todos los árboles que producen bellota. El origen del vocablo es celta y significa ‘árbol hermoso’. El epíteto específico suber era el que usaban también los romanos en latín para nombrar al alcornoque y que significa corcho.

“Salvemos los alcornoques”

La paradoja de los alcornoques. España justo por detrás de Portugal, es el país con mayor superficie de alcornocales del mundo, alrededor de 725.000 hectáreas. Sin embargo el futuro del alcornoque es incierto. El grosor de su corteza y su gran capacidad para reproducirse convierten al alcornoque (Quercus suber) en una especie única. Existe una acusada falta de regeneración natural en los alcornoques, sobre todo en los que se encuentran en tierra de pastoreo. La regeneración de individuos jóvenes es casi nula y las poblaciones envejecen sin renovación. Pero la falta de regeneración natural y el sobrepastoreo no son las únicas amenazas de esta especie que se extiende por España. Incendios forestales, talas, cambios en los usos del suelo, desertificación, estrés ambiental por el cambio climático, y sobreexplotación los hacen más vulnerables. Si el alcornocal se abandona, se quema o se cambia de uso, numerosas especies protegidas ligadas a este bosque, y a la buena calidad y funcionamiento de estos ecosistemas, pueden verse amenazadas. Sería el caso de ejemplares del águila imperial, el lince ibérico o la cigüeña negra que están en peligro de extinción en los ecosistemas mediterráneos, y viven en los alcornocales, considerados Hábitat europeo prioritario por la Unión Europea. Además de su valor biológico, los alcornocales aportan un rendimiento económico rural a través de la explotación del corcho. No obstante, su mercado se ve amenazado por el uso de otros materiales, como el plástico y el metal, para la fabricación de tapones. La producción de corcho permite la conservación de la biodiversidad, tiene escasa participación de químicos, y sus desechos tienen aplicaciones ambientales escasamente exploradas.